CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

OPINIÓN: No descarten al Partido Republicano para el 2012

Por Juan Andrés Muñoz

Nota del editor: David Frum escribe una columna semanal en CNN.com. Fue colaborador especial del presidente George W. Bush del 2001 al 2002 y es autor de seis libros, incluyendoComeback: Conservatism That Can Win Again”. Asimismo, es editor del FrumForum

Parece que las malas noticias económicas no tienen fin: estadísticas de empleo del mes de mayo que entristecen, débil crecimiento económico en el primer cuarto del año y un mercado de vivienda que ha alcanzado los niveles de subsidio del 2002 – o de 1999, si se hacen los ajustes inflacionarios.

Estas cifras simplemente resumen la ansiedad y la miseria de millones de estadounidenses que viven una situación muy difícil. Políticamente, la molestia y desesperación del país representa una gran vulnerabilidad para el presidente Barack Obama.

Los presidentes que heredan crisis económicas son reelectos cuando entregan resultados positivos.

El desempleo bajó dos puntos porcentuales en el tercer año del primer período de Ronald Reagan y luego en el cuarto año, bajó otros 1.5 puntos porcentuales. Consecuencia: una victoria apabullante en 49 estados.

La economía estadounidense también se recuperó mucho durante el primer período de Franklin. D. Roosevelt. Para el día de las elecciones en 1936, la producción ya casi se emparejaba con los niveles de 1929.

El desempleo también se había reducido, aunque no de manera tan significativa. Consecuencia: Roosevelt ganó en todos los estados menos en Maine y Vermont.

publicidad

A más de la mitad de su administración, Obama no cuenta con una historia similar. Ocho millones de personas perdieron sus empleos entre 2008 y 2009. Dos millones de empleos se crearon entre 2009 y 2011. Ustedes saquen la cuenta.

Por lo tanto, Obama podría perder si –y es un gran si– los republicanos desaprovechan esta oportunidad presentándose como exterminadores del seguro médico y racistas maniacos. Esto parecería obvio, ¿correcto?

Al igual que el senador de Texas Phil Gramm se lo fraseó durante la campaña de 1996 a un combativo contrincante republicano: “Hay dos problemas cuando compites contra alguien en el poder. Su historial y que no estoy loco”.

En ese sentido, la estrategia de los republicanos debería apegarse a un plan sencillo:

1)    Enfocarse al historial del presidente.

2)    No permitir que el ala militante del partido atara todo el partido a temas que hacen perder elecciones.

3)    Sacar a los locos de la palestra.

Y sin embargo, este sencillo plan ha demostrado ser difícil de seguir.

Miren los problemas que el Partido Republicano ha decidido exhibir este verano en la Cámara:

A)   Un presupuesto que retiraría gradualmente la cobertura del seguro médico para todos aquellos menores de 55 años, al punto de que el Departamento de Presupuesto del Congreso estima que los adultos mayores estarán pagando dos tercios de su cobertura médica de su propia bolsa para el 2030.

B)   La amenaza de forzar a una moratoria en las obligaciones de Estados Unidos en agosto a menos de que el presidente ceda en el punto A.

En otras palabras, los republicanos están en peligro de violar el punto 2 del plan para derrotar a Obama.

Mientras tanto, el ala conservadora de entretenimiento parece empeñada en echar el punto 3 a la basura. En lo que va del año, Fox News y programas de radio posicionaron a Donald Trump y a Michele Bachmann como dos candidatos presidenciales de gran impacto. Ahora están intentando lo mismo con Herman Cain, al mismo tiempo que publicitan la gira de recaudación de Sarah Palin.

Sí, los medios de comunicación estadounidenses adoran los circos. Pero un partido político no está obligado a cooperar.

Nunca ningún político republicano –ni siquiera uno retirado sin nada que perder– tomó una posición tan dura contra las teorías que ponen en duda el lugar de nacimiento de Obama como la que el ex presidente Bill Clinton tomó contra aquellos que hablaban de conspiraciones internas en el 9/11.

He escuchado a republicanos lamentar en privado la incitación racial que frecuentemente sustituye la plática conservadora. Pero en público, ¿quién dice algo cuando la popular página de Internet del DrudgeReport hila titulares de noticias locales de la rufianería de estudiantes universitarios respecto al Memorial Day para crear una imagen (obviamente falsa) de que la administración de Obama promueve una erupción de violencia nacional de la comunidad afroamericana contra la comunidad blanca?

ACTUALIZACIÓN: MIAMI, ZONA DE GUERRA DURANTE FIN DE SEMANA URBANO…

“Temía por mi vida”…

El poeta “Da Real One” baleado frente la cafetería Poetry de Miami…

Crimen violento explota en Myrtle durante la Semana de la Bicicleta Negra; 8 horas de infierno…

Festival de la Costilla en Rochester se alborota…

Disturbios en Long Island…

Riña urbana en Charlotte…

Convención Nacional Democrática preocupada por el caos…

Multitud rebelde cierra el parque de agua de Nashville…

Emanuel cierra playa de Chicago repleta de gente; “enfermedades relacionadas con el calor”…

REPORTE: “Decenas de pandilleros”…

PANDILLAS DE ADOLESCENTES DESATADAS EN LA PLAYA DE BOSTON

Obama aplica medidas enérgicas contra los abusos de los derechos civiles de departamentos de policía de las grandes ciudades…

No tiene que ser de esta manera.

El Partido Republicano brinda candidatos presidenciales serios y capaces, con historiales de gobiernos exitosos, incluyendo al puntero Mitt Romney.

El plan presupuestal del republicano Paul Ryan ha sido adoptado por el seno republicano de la Cámara, pero los candidatos presidenciales y para el senado son libres de distanciarse.

El plan de reelección de Obama para el 2012 es distraer la atención de sus cuatro decepcionantes años en el aspecto económico, exhibiendo cada extrema, salvaje o temeraria declaración de algún republicano.

La campaña de Tim Pawlenty puso su granito de arena para ayudar a Obama la semana pasada. El candidato Pawlenty fue cuestionado en Iowa sobre si las mujeres que abortan o los doctores que realizan abortos deberían ser sujetos a castigos penales. Su respuesta: no.

Más tarde ese mismo día, el equipo de campaña de Pawlenty aclaró:

Eric Woolson, el veterano operador de Iowa del Partido Republicano, quien es asesor y consultor en comunicación, se comunicó con el Daily Times Herald después de la entrevista para explicar las declaraciones de Pawlenty.

“Como saben, esta fue la última pregunta entre el tumulto de medios y la discusión se interrumpió”.

Woolson dijo, “para ser claros, si la Roe v. Wade es anulada, el tema del aborto regresará a los estados para que ellos decidan cómo abordarlo y sus  penalizaciones, si es que se penaliza. Respecto a los puntos de vista del gobernador respecto a este tema, él considera que si el aborto se considera ilegal, los practicantes de abortos debería ser sujetos a penalizaciones, posiblemente incluyendo castigos penales. Sin embargo, no cree que las mujeres deban ser penalizadas”.

Este puede ser el primer caso registrado de un candidato que responde bien y posteriormente su equipo de campaña sale a meter la pata.

El equipo de campaña, evidentemente, estaba preocupado por una reacción negativa de los partidarios republicanos pro-vida de Iowa. Un futuro presidente debería estar pensando en la nación entera.

Los conservadores del Partido del Té se quejan de que los republicanos que defienden la limitación, responsabilidad y moderación, lo hacen para ser amables con Obama. Eso está completamente equivocado.

La limitación, responsabilidad y moderación son indispensables para derrotar al presidente Obama. Es precisamente el conservadurismo del Partido del Té, la última gran esperanza de Obama para un segundo período.

La única manera de que la campaña de Obama pueda redirigir la atención del propio historial del presidente hacia la locura del Partido Republicano, es que los propios republicanos cooperen.

La conclusión que te imaginas que viene: no lo hagan.