CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Opinión

Punto de vista: Ahora es el turno de la sociedad peruana

Por Juan Andrés Muñoz

Por Luis Carlos Vélez

Democracia no solo es ir a las urnas a votar, también es participar en cada uno de los foros sociales que permiten construir comunidad y, después de las elecciones del 5 de junio, los peruanos tienen la obligación de participar.

La elección de Ollanta Humala tiene a los mercados nacionales e internacionales preocupados. El origen de su inquietud: incertidumbre.

Los inversionistas se preguntan cuál será el Humala que gobernará Perú. Es una pregunta válida si se tiene en cuenta que desde 2006, Perú ha visto diferentes Ollantas, el primero más cercano a Hugo Chávez y el más reciente más parecido a Lula.

Desde el lunes siguiente a los comicios, los mercados han mostrado gran volatilidad. La primera jornada bursátil en Lima después de que se conocieron los resultados fue la peor de la historia y la del martes fue una de las mejores del año.

Aunque los indicadores bursátiles suelen sobrereaccionar a las noticias inesperadas y no siempre son señales claras del estado de la economía, sí suelen ser fieles aproximaciones del sentimiento de los inversionistas, y en este momento, ese sentimiento es de preocupación.

publicidad

Esta semana dos noticias encendieron mas las alarmas. La primera, uno de los asesores económicos de Humala dijo que una de las primeras cosas que hará la nueva administración sera “revisar” la participación de Perú en el recién inaugurado Mercado Bursátil Regional entre Colombia, Chile y Peru porque según el, las negociaciones se habían hecho muy rápido; y segundo, el anuncio de Southern Copper, una de las mineras mas grandes del mundo, de revaluar sus inversiones en el país debido a la llegada del nuevo gobierno.

Perú ha sido una de las naciones de crecimiento estelar de esta última década en la región. Su crecimiento en los últimos años ha fluctuado entre el 7  y el 8 por ciento y la pobreza pasó del 49% al 37% en el gobierno de de Alan García.

Las cosas en Perú hasta hoy van bien y pueden estar mejor. Pero para eso es importante que el pueblo esté atento, participe y le haga cumplir al  nuevo gobernante sus promesas de campaña, de esta campaña, no de la anterior. La gente eligió al Humala 2011, no a uno diferente. Un país lo hace su gente, no sus presidentes. Al fin y al cabo, los presidentes, deben representar a los intereses de sus pueblos.