CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

Las películas extranjeras empacan sus maletas para Hollywood

Por Juan Carlos Arciniegas

Hollywood (CNN Español) – Finalmente pude ver la película alemana “Pina”, un documental sobre la desaparecida coreógrafa y bailarina alemana Pina Bausch y que varias personas, como el compositor español Alberto Iglesias y la programadora de festivales cinematográficos Hebe Tabachnik, me habían recomendado con suma insistencia. ¿Mi reacción? ¡GUAU!. Sí, todo en mayúscula.

Esta recomendación de «boca a boca» -lo que en inglés se conoce como «word of mouth»- es clave en esta época en la que Hollywood prepara sus campañas de promoción antes del Oscar y con las que una película puede asegurarse mayor visibilidad y mejor posicionamiento en la carrera por la codiciada estatuilla.

Este mes vencía el plazo impuesto por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos para que los diferentes países enviaran sus representantes –una por país- a la selección de cintas que en febrero competirán por el Oscar a mejor película extranjera.

El grupo de un poco más de 60 títulos, enviados desde Albania hasta Vietnam, pasará por la pre-selección de un comité especializado de la Academia y cuya tarea consiste en elegir nueve candidatas que poco después se reducirán a cinco y que serán anunciadas el 24 de enero.

Una de las primeras películas en llegar a Hollywood fue la candidata de España. La película catalana “Pa Negre” inauguró, con fiesta y alfombra roja, la muestra de cine español que cada año se realiza por estas fechas en Hollywood.

Si bien “Pa Negre” llega con buen pedigrí (arrasó en su país durante la última entrega de los premios Gaudí y los Goya), necesita mucho del «boca-a-boca» para que el público, y en especial los votantes de la Academia, se sientan atraídos a verla.

Los chilenos han entendido el juego y participan bajo otras reglas. Hoy, en el diario Variety, leído por los amos y señores de la industria fílmica de esta ciudad, apareció ya un anuncio publicitario de página entera que invita a los votantes a tener en consideración a “Violeta se fue a los cielos”, su apuesta al Oscar y que habla de la vida de Violeta Parra, figura clave del folclor latinoamericano.

Alemania, con “Pina”, y Chile, con “Violeta”, apuestan en la biografía de artistas reconocidos para meterse en el selecto grupo de las cinco nominadas. Pero países como Colombia, con “Los Colores de la Montaña”, México, con “Miss Bala” y Brasil, con “Tropa Elite 2”, confían en que los conflictos sociales y de seguridad en sus países podrán conmover a la audiencia de esta ciudad.

Argentina se atrevió con un género muy norteamericano: el western. “Aballay, el Hombre sin Miedo” querrá repetir algo de la hazaña de una cinta como «Unforgiven”, que en 1993 obtuvo cuatro premios Oscar, incluido el de mejor película y mejor director. Desde entonces ninguna película de vaqueros ha ganado el principal premio de la noche, aunque “No Country For Old Men” me pareció siempre una de ellas pero contemporánea.

La región del Caribe latinoamericano también estará representada en esta carrera por el Oscar con “Habanastation”, de Cuba, y “La Hija Natural”, de República Dominicana. Ambas tocan temas familiares y de la niñez.

Perú, con “Octubre”, también explora dramas humanos y eso es algo que también retratan las dos últimas hispanas de la lista: Uruguay, con “La Casa Muda” y Venezuela, con “El Rumor de las Piedras”.

La mayoría de estos filmes aún no los he visto. “Aballay”, de Argentina, la tengo ya en mi poder (dvd, por supuesto) y espero que los productores de las otras comiencen a traerlas pronto a Hollywood. Este no es momento de dormirse en los laureles. Los premios que pudieron haber obtenido en el pasado son eso, del pasado. Ha llegado el momento de empacar maletas, sacar del bolsillo para la campaña de promoción y comenzar con el «boca-a-boca». A la cinta alemana le está funcionando muy bien. Como dije: ¡Guau!