CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

“Martha Marcy May Marlene”: una película para Halloween

Por Juan Carlos Arciniegas, CNN en Español

Hollywood (CNN Español) – Durante estos días resulta lógico, y bien predecible, dejarse contagiar por la fiebre del Halloween, pero como ya algunos estamos bastante grandecitos como para salir a la calle y pedir caramelos -o incluso vestirnos con un ridículo disfraz- no queda otra opción más que el cine.

Algunos alquilarán un capítulo de la interminable serie “Halloween” y otros correrán al ‘cineplex’ buscando alguno de los títulos que Hollywood estrena por estos días con la esperanza de suplir esa necesidad que tenemos de ser espantados. No es casualidad que “Actividad Paranormal 3” se haya estrenado por estas fechas y tampoco el que su desempeño en taquilla esté rompiendo marcas.


“¿Cuáles películas de terror o suspenso son tus favoritas?”, me preguntaban a través de Twitter. Se me viene a la mente “Psycho” de Hitchcock o “Los Otros” de Amenábar, porque la verdad las más gráficas como “Scream”, con Cara de Fantasma, o “Pesadilla en la Calle Elm”, con Freddy Krueger, creo que bordean más en lo cómico.

En lugar de un loco suelto que persigue muchachas guapas en ropa interior, prefiero a un tipo común y corriente, que hasta con cara de bonachón, termina siendo un despiadado asesino en serie. Pero lo que me asusta aún más es un ambiente como el que retrata la nueva cinta “Martha Marcy May Marlene” (que no abreviaré con las siglas ‘MMMM’ por pura muestra de respeto).

En esta cinta el malo, el malvado o el despiadado se esconde en el bosque y no es otra cosa más que una secta que con sus ideas extremas está lavando el cerebro de las chicas, incluida Martha. Me aterroriza más este fenómeno social, por encima de uno sobrenatural, porque a diferencia de los fantasmas de sábana blanca, estos sujetos sí existen!

Aunque “Martha Marcy May Marlene” no es una cinta de terror -pero sí de suspenso-igual me pone los pelos de punta con esta secta que en nombre de la convivencia y autosuficiencia, esconde bajos instintos y perversas intenciones al cazar jovencitas.

Y si bien no es de horror, sí es de elegante suspenso y quizá una buena alternativa para quienes el asesino -con cuchillo en mano- ya no es motivo de espanto sino de nerviosa risa.

En “Martha Marcy May Marlene” conoceremos a una joven que un día se dejó seducir por la promesa de una bucólica existencia, lejos de las distracciones del mundo material y en el que el rito de iniciación consiste en entregarse en cuerpo y alma al líder de esta ‘familia’ (léase ‘comunidad para incautos’).

Aunque Martha cae en la trampa y comienza a ajustarse a esta nueva vida de doncella compartida y también a responder al nombre de Marcy May, será en un momento de claridad, y al descubrir el significado del nombre Marlene, cuando comprende que en la apartada granja no hay intención alguna de convivencia sino de simple explotación.

Al superar en parte su lavado de cerebro, Martha, con todo el trauma emocional que esta especie de secuestro voluntario le ha dejado, intenta recuperar su antigua vida. Una de la que en un principio estaba huyendo pero que por eso de ‘más vale malo por conocido…’ retoma mientras busca refugio en la casa de su hermana.

“Martha Marcy May Marlene” representa un importante debut protagónico para Elizabeth o Lizzie Olsen, como ya comienzan a llamarla en Hollywood. Si bien no es su primera experiencia frente a las cámaras y además sus hermanas, las famosas gemelas Olsen, algo le habrán enseñado, el interpretar a Martha la convierte en toda una revelación. Una revelación de esas que para la joven carrera de una actriz como ella puede significar una nominación al Oscar. Pienso en Amy Adams cuando protagonizó “Junebug” o en Jennifer Lawrence, quien fue candidata este año por “Winter’s Bone”.

En un año en el que ‘menos es más’ parece ser la constante de los estilos actorales que más me han impresionado (Ryan Gosling, por ejemplo), Elizabeth Olsen se convierte en otro claro ejemplo.

A la actriz le ayuda mucho la pureza de su rostro como también el estilo naturalista con el que el director y guionista Sean Durkin y su director de fotografía Jody Lee Lipes retratan esta sobrecogedora historia. Este trabajo en conjunto permite entender los miedos internos de la protagonista y el por qué algunas de sus conductas rayan en lo pueril, pero también en lo aterrador. Esta cinta, sin cuchillos y gritos de terror, es la que recomiendo ver en Halloween.

Sigue a Juan Carlos Arciniegas en Twitter: