CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

¿Votarán por Romney los republicanos e independientes en Florida?

Por Paula Andrea Daza

(CNN) — Mitt Romney no perdió tiempo después de su decisiva victoria en Nueva Hampshire, y ha centrado su atención en un estado crucial para sus aspiraciones presidenciales: Florida.

Aunque Carolina del Sur es la siguiente parada en el calendario electoral, el exgobernador de Massachusetts llamó la atención con su primer anuncio televisivo en Florida.

El anuncio, en el que aparece su hijo Craig, quien trabajó durante algún tiempo en Sudamérica trabajando como misionero, podría ser insuficiente para que Romney obtenga la respuesta positiva que espera de los votantes latinos.

Un grupo llamado «Somos Republicanos» emitió este jueves un comunicado que critica a Romney y sus seguidores por su posición sobre el tema de la inmigración.

«Los republicanos SOMOS pide a todos los republicanos de Florida Latino, como la representante Ileana Ros-Lehtinen y el representante Mario Díaz-Balart para que no apoyen a Mitt Romney, quien ya ha recibido el apoyo del arquitecto de todas las leyes antiinmigrantes en la nación», decía el comunicado.

El llamado “arquitecto» es el secretario de Estado de Kansas, Kris Kobach, quien ayudó a redactar la legislación contra la inmigración ilegal en Arizona y Alabama.

publicidad

Romney también ha dicho que vetaría el llamado «Dream Act», el proyecto de ley que abriría un camino hacia la legalización a quienes llegaron ilegalmente a Estados Unidos de niños si asisten a la universidad o se alistas en el ejército.

Los esfuerzos de Romney para ganar el apoyo de la comunidad latina también podría verse obstaculizados por sus rivales políticos.

Newt Gingrich, quien ha desatado una serie de ataques contra él, también ha puesto en marcha un plan para atraer a la comunidad hispana, no sólo en Florida, sino también en Carolina del Sur.

Gregg Torrales, un votante independiente de Colombia, fue contactado por el equipo de Gingrich y dice que está considerando votar por él.

«Newt Gingrich fue el primero en hablar de inmigración y pasos hacia para la ciudadanía cuando los otros candidatos ni siquiera lo considerarían», dijo.

Agregó que esas observaciones llamaron la atención de la comunidad hispana en el estado y que, según él, «levantaron sus antenas».

Diana Salazar, una demócrata de Charleston, declaró que hace unas semanas también recibió una invitación para asistir a un evento de Gingrich y dice que quedó impresionada.

«Creo que él es el único que puede hacer algo por el progreso de los latinos», dijo.

Salazar, quien trabaja como intérprete, apoya la reforma migratoria y se opone a la ley contra la inmigración ilegal de Carolina del Sur, aprobada a principios de año. Añadió que la economía, la educación y la inmigración, en ese orden, son sus prioridades para las próximas elecciones. Señala, que las opiniones del expresidente de la Cámara de Representantes sobre inmigración son una razón por la que pudiera darle su voto.

Los hispanos representan sólo el 5 por ciento de la población del estado, e incluso un porcentaje menor está inscrito para votar, pero su formato de primarias abiertas que le permite participar a personas de otras partes, podría beneficiar a Gingrich si puede convencer a demócratas como Salazar.

No toda la esperanza está perdida para Romney en Carolina del Sur. Edgar Posso es un independiente que participó en el grupo que le proporcionó información a CNN, en tiempo real, sobre los discursos de los candidatos durante los resultados de las primarias en Nueva Hampshire.

Indeciso al principio de la noche, Posso se decantó al final por Romney.

«Creo que la manera en que Romney habla da una sensación de confianza y creo que es el candidato que necesitamos», dijo.

Posso agregó que las políticas del presidente Obama han fracasado y que un republicano podría traer el cambio.

El gerente de planta de una empresa de fabricación dijo que «como estadounidense me duele saber que China tiene un tren que puede viajar a 300 kilómetros por hora y no tenemos nada parecido»