CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tenis

¿Cómo controlar los gritos de Sharapova?

Por CNN en Español

(CNN) — Este ruido se volvió sinónimo de ver el tenis de primer nivel, el sonido de chillidos que lastiman los oídos y los gritos cuando los jugadores más importantes compiten entre sí buscando obtener los premios más grandes del deporte.

Los aullidos de la ganadora de tres torneos de Grand Slam, Maria Sharapova, y de la número tres del mundo, Victoria Azarenka, han sido la fuente de muchas conversaciones en el Abierto de Australia que se juega esta semana en Melbourne, el primer torneo de Grand Slam del año.

“Sobre Maria, digo, ¿qué puedo decir?», comentó la octava clasificada Agnieszka Radwanska en una conferencia de prensa después de su derrota en el partido de cuartos de final del martes ante Azarenka de Bielorrusia.

“Por supuesto es muy molesto y es demasiado ruidoso”.

A lo largo de su carrera —que incluye alcanzar el puesto número uno del mundo, y una victoria con la que saltó a la fama a los 17 años en Wimbledon en 2004 y dos títulos posteriores en torneos de Grand Slam— Sharapova ha sido reconocida por el volumen de sus ruidos en la cancha.

“Lo he escuchado algunas veces durante mi carrera”, dijo la tenista rusa de 24 años. “Me vieron crecer, me vieron jugar tenis.

publicidad

“He sido la misma a lo largo de mi carrera. Nadie lo suficientemente importante me ha dicho que cambie o haga algo diferente.

“En este momento no hay un cambio en las reglas. No escucho que vaya a haber una, así que realmente no importa lo que pueda responder, ¿verdad?”, aseguró Sharapova.

Actualmente no hay reglamentos en el Tour de la WTA que prohíban directamente los gruñidos. Sin embargo, el organismo rector del tenis femenil, tiene reglamentos que prohíben los obstáculos.

Un obstáculo involuntario puede comprender que se caiga la gorra de un jugador, o que una pelota salga de su bolsillo. Si esto sucede, lo denominan como un let (cuando el servicio de un jugador toca la red y la pelota cae en el cuadro de saque) y se vuelve a jugar el punto. Cualquier obstáculo que el juez considere como intencional tendrá como resultado la pérdida de un punto.

Aunque el tema de los gruñidos no se menciona en el libro de reglamentos 2012 de la Federación Internacional de Tenis, la WTA explicó cómo intentan entrenar a la siguiente generación de jugadores para que eliminen los gruñidos.

“Todas las personas que ven tenis saben que los gruñidos son parte del juego, y estamos conscientes que algunos aficionados lo encuentran molesto”, dice una declaración de la WTA.

“Actualmente estamos en el proceso de explorar cómo podemos reducir el exceso de gruñidos, especialmente en los tenistas jóvenes que están empezado, sin afectar negativamente a los jugadores que ya desarrollaron su juego bajo el entrenamiento actual”.

“Creemos que necesitamos hacer frente a las preocupaciones que expresaron algunos aficionados y revisar cuidadosamente nuestros reglamentos y políticas de educación”.

La tenista suiza Martina Hingis —quien se retiró en 2007 después de una carrera de 13 años— dijo que los ruidos eran más irritantes para los aficionados y para el público, y que la mayoría pasan desapercibidos para los jugadores.

La ex número uno del mundo, logró cinco títulos de torneos de Grand Slam, incluyendo tres victorias consecutivas en el Abierto de Australia entre 1997 y 1999. Este año jugó en el evento para veteranos en Melbourne.

Pero Hingis admitió que algunos de los ruidos que venían del otro lado de la cancha la confundían.

“Solamente en algunas ocasiones cuando se extendían un poco más pensaba: ‘¿Qué haces?’ Mientras más largo es, se vuelve más ruidoso”, explicó Hingis, de 31 años.

“O algunas veces es como un fuerte gruñido y está en la línea de saque y la pelota no tiene ningún peso en eso. Pero creo que es más un problema para el público”.

Debido al volumen y a la naturaleza única de los chillidos de Azarenka, la número tres del mundo, el público en la Arena Rod Laver la imitó durante su triunfo en la segunda ronda sobre la australiana Casey Dellacqua.

“Por supuesto los escuché. Quiero decir, no estoy sorda”, bromeó la tenista de 22 años. “Pero para mí esta bien. Quiero decir, respeto al público, cualquier cosa que haga. Intento permanecer concentrada en mi juego”.

Así que mientras la WTA está concentrada en entrenar a la siguiente generación de talentos para que eliminen los gruñidos, parece que las rivales de Sharapova y Azarenka tendrán que soportar los gritos ensordecedores en el futuro próximo.

O empezar a utilizar tapones para los oídos.