CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fútbol

La misión olímpica de Neymar

Por Luis Gerardo Bucci

Por Luis Gerardo Bucci

Nota del Editor:  Luis Gerardo Bucci es productor y presentador de Deportes en CNN en Español.

(CNN) — Los Juegos Olímpicos se han convertido en la gran obsesión del fútbol brasileño. Muchos se preguntan, cómo es posible que una selección que tiene en sus vitrinas 5 mundiales no haya podido colgarse una medalla de oro. Es por eso que esta selección dirigida por Mano Menezes tiene un reto especial ante sí: subir a lo más alto del podio en Londres 2012.

Brasil llega con Neymar a la cabeza. Un futbolista que despunta como una de las grandes figuras del fútbol mundial. Sin embargo, en su primer gran evento vistiendo la “verdeamarhela” en la pasada Copa América, el jugador del Santos quedó en deuda, víctima de la presión y de un recambio en su selección que apunta a largo plazo.

A sus 20 años, el talento del equipo paulista se ha visto obligado a madurar a pasos de gigante. Su calidad es indiscutible y eso le ha llevado a adquirir mayores compromisos. En suelo olímpico, Neymar dijo que “no le teme a nada” y aseguró que “desde niño siempre ha tenido responsabilidades y ésta es una más”. Pero en el fondo, el brasileño sabe que Londres 2012 es una materia que no puede reprobar.

A lo largo de la historia, el exceso de confianza ha sido el principal enemigo de las grandes selecciones brasileñas. En esta oportunidad, el técnico Mano Menezes ha querido trabajar en ese aspecto con Neymar, a quien ya advirtió que será una ilusión si cree que encontrará facilidades en el torneo olímpico.

publicidad

Para Neymar y Brasil, ganar en Londres 2012 representaría conseguir un título que todavía les carcome el ego, pero que también dejaría las bases de confianza y talento de otra cuenta pendiente: ganar la Copa del Mundo en casa en el 2014.

(Las opiniones expresadas en este artículo corresponden exclusivamente a Luis Gerardo Bucci).