CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Policías de un pueblo en EE.UU. deben someterse al detector de mentiras

Por Funes

(CNN) —  El nuevo jefe del departamento policial de un pueblo de Tennessee, Estados Unidos intentará limpiar la imagen de la institución sometiendo a los nuevos aspirantes a un detector de mentiras.

“Creo que me ayudará a seleccionar candidatos con la integridad moral necesaria para ser agentes de policía”, le dijo el comisario Shane Sullivan a CNN el último sábado. “El pueblo ha padecido muchos problemas y quiero reconstruir el departamento para que la ley se aplique en forma profesional”, agregó.

El detector de mentiras, o polígrafo, pregunta si la persona ha visto pornografía infantil o cometido un crimen racial. También cuestiona sobre la historia criminal, los antecedentes laborales y el posible abuso de alcohol o drogas, indicó Sullivan, que recientemente asumió como jefe policial de Coopertown, una pequeña localidad de apenas cuatro mil habitantes.

“Ninguno de los que ha hecho la prueba la ha reprobado”, aseguró Sullivan. “Algunos han venido al departamento preguntando por trabajo y, una vez que les conté del polígrafo, no regresaron más”, dijo el comisario.

El Departamento de Policía de Coopertown se vio implicado en un escándalo el año pasado cuando circuló un video que mostraba a un agente profiriendo un insulto racial a un conductor de raza negra. El policía fue echado, el jefe renunció y el departamento fue disuelto, según WSMV, afiliada de CNN.

Hace unos años, el departamento fue acusado de acosar a conductores latinos.

Sullivan aclaró que decidió utilizar el detector de mentiras luego de someterse él mismo a una prueba cuando fue contratado.

El jefe policial aseguró que la comunidad y las autoridades han apoyado esta medida. “Entienden que el cambio es imprescindible para darles la seguridad que necesitan”, dijo.

Michael Primm, vecino de Coopertown, cree que el polígrafo no solucionará todos los problemas del pueblo, pero es optimista sobre su aplicación. “La gente está lista para seguir adelante y no quiere ser asociada al estigma que los últimos policías impusieron”, aseguró Primm.