CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Religión

Anuncios que prohíben estacionar a los musulmanes causan indignación en EE.UU.

Por Funes

(CNN) — Anuncios colocados en los alrededores de una mezquita de Spring Beach, Texas, han generado una ola de indignación entre musulmanes de todo Estados Unidos.

“Los musulmanes tienen prohibido estacionar en el centro comercial Westview. Su vehículo será remolcado”, puede leerse en los carteles.

Aquellos que se dirigían a la mezquita El Farouq para los servicios religiosos dijeron sentirse ofendidos por los afiches.

“Me da pena la persona que lo escribió”, le dijo Ahmed Hassan a KPRC, afiliada de CNN. “Es lo que se me ocurre porque obviamente tiene mucho odio”, agregó.

“Estoy sorprendida porque vivimos en una sociedad que supuestamente acepta a todos y eso es lo que predicamos”, señaló Yara Aboshady. “Que todos tengamos libertad de culto”, añadió.

Los anuncios fueron mencionados el último jueves en un comunicado difundido por el Consejo de Relaciones Islámico-Estadounidenses, una organización que promueve los derechos civiles de los musulmanes.

publicidad

En años recientes, los musulmanes de Estados Unidos han padecido una serie de protestas en contra de la construcción de mezquitas.

La mezquita El Farouq está ubicada enfrente del centro comercial. Los empleados de sus tiendas se negaron a ofrecer declaraciones, pero sí dijeron sentirse molestos cuando los miembros del centro religioso dejan sus carros en el estacionamiento, ocupando lugares que debieran ser para los clientes.

La elección del momento para colocar los anuncios no parece casual, ya que fueron ubicados al finalizar el mes sagrado de Ramadán.

Ningún empleado del centro comercial admitió su responsabilidad en el hecho. Uno de ellos, sin embargo, dijo que Steve Kwon, dueño del establecimiento, fue el autor. El hombre negó esa acusación.

“No coloqué los anuncios”, dijo Kwon. Tras hablar con KPRC, quitó los afiches.

La reacción de la comunidad musulmana, en tanto, fue de esperada indignación.

“Es muy ofensivo y aborrecible”, sostuvo Hassan.