CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Adolescentes acusados de golpiza en un bus en Florida comparecen ante corte juvenil

Por Funes

(CNN) — El video del ataque es impactante. Un niño de 13 años sufre una feroz golpiza en un autobús escolar a manos de tres estudiantes mayores, que le pegan y lo sacuden sin piedad.

Ahora, los supuestos agresores enfrentan las consecuencias.

Los tres adolescentes se presentaron el martes ante un tribunal juvenil en Gulfport, Florida, donde fueron acusados de violencia agravada.

De haber sido juzgados por una corte para adultos, los cargos habrían constituido un delito de segundo grado, explicó el juez Raymond Gross.

“Es una forma de decirles que esta es una acusación extremadamente seria”, dijo el juez.

Padre promete “consecuencias”

publicidad

Al abandonar la sala, los tres muchachos, todos de 15 años, guardaron silencio cuando les preguntaron si tenían algo para decirle a la víctima.

El padre de uno de los acusados ofreció unas breves palabras: “Consecuencias, solo consecuencias; es lo único que puedo decirles”.

Los fiscales aseguran que los tres supuestos agresores buscaban venganza luego de que el niño de 13 años les dijera a los profesores que ellos habían intentado venderle droga.

El departamento juvenil recomendó nueve meses de libertad condicional y terapias de control de ira para dos de los acusados.

El tercero, supuesto líder del grupo, enfrenta cargos adicionales por presuntamente haberle robado dinero a la víctima tras la golpiza.

La fiscalía solicitó que el video que registró la agresión sea presentado como evidencia para exigir un mayor castigo contra los tres adolescentes.

Los acusados, que asisten a la escuela intermedia Lealman, volverán a presentarse ante el juez el 27 de agosto.

John Moody, conductor del autobús, dijo que se sintió “petrificado” durante el ataque, ocurrido el 9 de julio, y que ha tenido pesadillas desde entonces.

Moody, de 64 años, se retiró poco después de lo ocurrido.