CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Deportes

5 cosas que debes saber sobre tu primer triatlón

Por Juan Andrés Muñoz

Por Michael Martínez, CNN

Nota del editor: Michael Martínez es editor de CNN, y un participante en el programa de triatlón de Time Warner, «Fit Nation». CNN también elige a seis lectores para que entrenen para el triatlón junto con el Dr. Sanjay Gupta. Sigue al grupo en Twitter y Facebook en su participación en el Triatlón de Malibú el 8 de septiembre.

(CNN) — Lo único peor que un triatlón -nadar en el océano, practicar ciclismo por las montañas de la costa, y hacer una carrera de larga distancia- es hacerlo dos veces.


El año pasado participé en mi primer triatlón con el equipo «Fit Nation» de Time Warner; quiero darte estos consejos ahora que me preparo para participar en mi segundo triatlón a principios de septiembre. Para todos aquellos que están pensando hacer lo mismo, hay cinco cosas que deben saber:

La edad es sólo un número

Los triatletas son un grupo diverso. Seguro que nos encontramos a las personas de veinte o treinta años en sus bicicletas nuevas, de aspecto atlético, vistiendo camisetas y pantalonetas a juego.

publicidad

Sin embargo, muchos aficionados al triatlón están entre los cuarenta y cincuenta años, y sus cuerpos no son tan intimidantes como los del grupo de aquellos que acaban de graduarse de la universidad. A nosotros simplemente nos gusta nadar, hacer ciclismo y correr.

Entonces, deja de lado tus dudas y temores. La camaradería que verás entre los participantes mientras entrenas alejará cualquier ansiedad. Hay muchos grupos; encuéntralos por medio de clubes locales de triatlón o equipos colectivos. También puedes buscarlos en Internet. Algunos equipos, especialmente los patrocinados por una compañía, incluso ofrecen un entrenador.

Los trajes de neopreno son mejores de lo que parecen

No estás en un triatlón a menos que te pongas el traje negro de neopreno. Sí, te parecerá que tienes el aspecto de una deliciosa foca ante los ojos de un tiburón. Sin embargo, la increíble capacidad para flotar que obtienes aumenta tu velocidad en el mar abierto. También te dará calor.

Tal vez el mayor beneficio de usarlo es la confianza que te dará.

Así como nos dijo un salvavidas del condado cuando estábamos entrenando en la famosa Playa de Zuma, en Malibú, este verano: «Verán, no se van a ahogar en el mar. Van a flotar. Entonces, no entren en pánico».

Entrena más en lo que más te cueste

¿Cuál es la parte más difícil de la carrera? En mi opinión, está entre la natación y el ciclismo.

La parte del ciclismo es el tramo más largo del Nautica Malibu Triathlon (entre 18 y 25 millas, unos 30 a 40 kilómetros, dependiendo de cuándo compitas durante el fin de semana de la carrera). Subir esas colinas equivale a un montón de respiraciones rápidas, el tipo de entrenamiento aeróbico que tu médico te alienta a obtener del ejercicio.

Sin embargo, en lo que probablemente entrenarás más es en la natación, sobre todo si es una competición de aguas abiertas. La natación es el primer tramo de la competición; y el océano es sobrecogedor con su fuerte oleaje. La buena noticia es que en un día de carrera habrá boyas que indiquen el camino, por lo que no te tendrás que preocupar por la navegación.

Uno de mis colegas en CNN participará en su primer triatlón este año. Concentra la mayor parte de su entrenamiento de manera igual en estos segmentos, calculando que el tercer tramo, la carrera, será lo que menos le demande.

Al final, de toda la preparación que se requiere para éste tipo de hazaña, la psicológica es a menudo la más complicada. Una vez que te decidas a afrontar el reto, los próximos pasos son tan naturales como caminar.

Disfruta el paisaje

Hay una gran recompensa a todo el esfuerzo: Cada fin de semana, cuando practiques, te encontrarás con la sorpresa de los descubrimientos.

Cuando practicamos natación los domingos, en el mar abierto, a menudo los delfines nos acompañan a cierta distancia. Los pelícanos vuelan bajo, o flotan alrededor nuestro. Las gaviotas planean en el aire. Mientras continúas tu recorrido bajo el agua, podrás ver cangrejos moviéndose en el fondo del mar.

Una vez llegas a tierra, los tramos en bicicleta y carrera ofrecen vistas espectaculares. Si tienes suerte y estás entrenando en Malibú, entonces podrás apreciar las montañas envueltas por la neblina y su chaparral.

El mundo natural es una muy buena recompensa.

Recuerda que la competición en sí no es lo más importante

Olvida la carrera.

Sí, el día de la carrera es emocionante e intimidante. Fue temprano en una emocionante mañana de domingo el año pasado cuando miles de atletas, entre ellos yo, se reunieron en la playa, como una invasión de hombres rana, todos en trajes de neopreno negros, gafas y gorros de natación con código de color de acuerdo al grupo de género y edad.

Había llegado la hora. La carrera se desarrolló entre las olas, cada grupo comenzó en intervalos separados por algunos minutos.

Los atletas que tuvieron más dificultades fueron aquellos que no habían entrenado. Se notaba. Cuando entraron en las olas rompientes, los socorristas los pusieron a salvo. Los participantes no tenían las condiciones o la práctica para superar el recorrido.

Al final, el ritual semanal de entrenamiento hizo que el día de la carrera me pareciera otra sesión de práctica.

De modo que, respira hondo y lánzate. Disfruta las vistas. Disfruta a las personas.

¿Lo mejor de todo? Hay una celebración después de la carrera que reúne toda la extravagancia que pueda celebrar la buena salud.

Y, por cierto, nadie habla en realidad sobre sus tiempos en la carrera. ¿A quién le importa? Ahora eres un triatleta de verdad.