CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

200.000 personas mueren innecesariamente cada año, según estudio

Por Sebastián Jiménez Valencia

Por Nadia Kounang, CNN

(CNN) -- Cada año, alrededor de 800.000 personas mueren a causa de problemas cardiovasculares en Estados Unidos. Esto es el 30% de todas las muertes en personas menores de 75 años, según un estudio del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés). Cerca de un cuarto de esas muertes podrían haberse prevenido, según los autores del estudio.

Esto representa 200.000 vidas que pudieron haber sido salvadas cada año, dijo el Dr. Thomas Frieden, director del CDC. Lo más impactante es el hecho que 56% de esas muertes ocurrieron en personas menores a 65 años.

“Estamos hablando de cientos de miles de muertes que ocurren cuando no tienen que ocurrir”, expresó Frieden.

“Los números en sí no me sorprenden”, dijo el Dr. David May. "Pero sí me avergüenzan”.

May es el presidente del consejo de gobernadores del Colegio Estadounidense de Cardiología y además es un cardiólogo que ejerce.

publicidad

Según el estudio, las personas afroamericanas tenían el doble de probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardiaca que se puede prevenir, en comparación con cualquier otro grupo. Los hombres tenían el doble de probabilidades de morir a causa de una enfermedad cardiaca y derrame, en comparación con las mujeres.

Sin embargo, Frieden mencionó, “probablemente tu longevidad se ve más influenciada por tu código postal que por tu código genético”. Según la investigación, el Distrito de Columbia tuvo los índices más altos de muertes evitables: 99 muertes por cada 100.000 personas. Esto duplica los índices de Minnesota, el estado con el menor número de muertes prevenibles.

Los investigadores dicen que los índices más altos de muerte por hipertensión y enfermedad cardiovascular se encontraron en el sur. Esas diferencias fueron incluso más marcadas si se toma en cuenta el nivel del condado; algunos condados tuvieron índices 10 veces mayores que sus vecinos.

No obstante, hubo un aspecto positivo en el análisis del CDC respecto a los datos de mortalidad. Entre el 2001 y el 2010, los índices de muerte evitable por enfermedad cardiaca, derrame e hipertensión, disminuyeron en general en un 29%. Las mejoras más significativas se encontraron en las personas de 65 a 74 años de edad.

Según el CDC, las discrepancias entre los grupos de edad puede atribuirse al hecho de que las personas mayores tienen más acceso a la atención de salud, debido al programa Medicare.

Mientras la Affordable Care Act (Ley de Atención Médica Asequible) entra en vigor, Frieden anticipa que más personas tendrán acceso a los cuidados preventivos. “Esperamos que si las personas se aseguran y reciben atención médica, veremos que las cifras disminuirán de forma significativa”.

La prevención puede ser tan simple como seguir el ABC, dice Frieden: Aspirina, control de la presión arterial, control de los niveles de colesterol y abstención de fumar.

“Parece muy sencillo”, dice el Dr. Ralph Sacco, el anterior presidente de la Asociación Estadounidense del Corazón. Sin embargo, agrega, “lograr que las personas tengan un mejor control de su presión arterial, de sus niveles de colesterol, y que dejen de fumar, no es fácil”.

Ésta es la razón por la que Frieden también mencionó la necesidad de tener iniciativas en la comunidad, como el programa Sodium Reduction in Communities (Reducción del consumo de sodio en las comunidades), un resultado a nivel del condado para reducir el consumo de sodio en restaurantes y escuelas. Además, él cree que utilizar registros de salud electrónicos puede contribuir a identificar de mejor manera y apoyar a los pacientes que necesiten ayuda para dejar de fumar y controlar su presión arterial.

Nunca es demasiado temprano para empezar, dijo Sacco. “Debemos enfocarnos antes, cuando somos más jóvenes, en hacer lo correcto”, indicó. “Debemos lograr que los niños tengan dietas más saludables y hagan ejercicio”.

“En conclusión”, dice Frieden, “esta es la causa no. 1 de muertes, la muerte prevenible no. 1, y la causa no. 1 de desigualdades. Y podemos hacer cambios para mejorar”.