CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Viajes y Turismo

En defensa de los complejos turísticos todo incluido

Por Sebastián Jiménez Valencia

Por Katia Hetter, CNN

(CNN) — Vemos que no te agrada la idea de reservar un complejo turístico todo incluido en México, Jamaica o Las Bahamas.

¿Te imaginas que el buffet será malo, que habrá alcohol de mala calidad, que las opciones para divertirte estarán limitadas a las cuatro paredes del hotel y que nunca saldrás a explorar la cultura local?

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

Todo eso existe, y habrá más a tu favor si no eres quisquilloso acerca de las sencillas y asequibles opciones de descanso y relajación. Alrededor del 14% de los viajeros de Estados Unidos se hospedaron en un centro vacacional todo incluido en 2012, en comparación al 8% que lo hizo en 2010, de acuerdo a Douglas Quinby, vicepresidente de investigación de PhoCusWright.

Sabemos que los complejos turísticos con paquetes todo incluido no son la forma más osada de pasar tus vacaciones. Y si estás totalmente en contra, busca otra opción.

Pero si estás indeciso, curioso pero preocupado por los estereotipos, sigue leyendo mientras analizamos algunas de las verdades a medias de esta experiencia de viaje. Hay mucha variedad entre los complejos turísticos todo incluido como la hay entre los hoteles, y está en ti encontrar cuál es el más adecuado para ti.

No todo está incluido  

«Todo incluido» generalmente significa que a los viajeros se les cobra un precio por las habitaciones, todas las comidas y bebidas (entre ellas algunas marcas de alcohol) y algunas otras actividades, dice Tom Hall, el director de la editorial en línea Lonely Planet, con sede en Inglaterra. Los precios de los paquetes pueden variar, dependiendo del tamaño y la ubicación de tu habitación.

Bebidas alcohólicas exclusivas, deportes acuáticos motorizados y excursiones fuera del sitio generalmente no están incluidas, pero podrían ofrecerse en el complejo. «Lo que obtienes en realidad por tu dinero es distinto en cada complejo turístico», dice Hall.

Algunos centros turísticos ofrecen créditos especiales que puedes destinar a los gastos que no están incluidos.

No siempre es barato  

Mientras comprar un paquete puede implicar ahorros significativos, fácilmente podrías gastar mucho dinero dependiendo de lo siguiente: si eliges un paquete todo incluido en un complejo económico o elegante, qué país visitas, la época del año en la que viajas, el tamaño de la habitación y la ubicación de la misma (vista al océano o vista al jardín). Las excursiones fuera del complejo y los tratamientos de spa se suman a la cuenta.

Una semana o dos en un complejo turístico económico todo incluido con el típico buffet podría costar de 1.150 a 1.600 dólares, mientras un paquete moderado todo incluido con algunas opciones adicionales de alimentos podría costar de 1.650 a 3.500 dólares, dice Sara Butruff, una agente de viajes de Travel Leaders en Apple Valley, Minnesota. Un complejo turístico todo incluido de primera calidad podría costar desde 3.600 a 10.000 dólares o más, y muchas amenidades podrían venir incluidas en esa elección de alta gama.

Pero vale la pena conocer el precio final por adelantado.

Debido a que todo se paga por adelantado, «sabes exactamente cuánto pagarás por tu habitación y tus comidas, y si no quieres, no tienes que pagar un centavo más», dice Debby Simonton, una mamá que trabaja en casa en Coldplay, Pensilvania, a quien le encanta llevar a su familia a los centros vacacionales todo incluido cada cierto tiempo.

No todo es insípida comida de buffet  

Simonton sabe qué hacer con las opciones de comida en los complejos turísticos todo incluido. Su complejo favorito, el Hilton Rose Hall Resort & Spa en Jamaica, ofrece seis opciones de restaurantes (algunas requieren reservación), dos bares y servicio a la habitación.

A Simonton le encanta probar los platillos que podrían ser muy caros en casa si resulta que no le gustan. Pero también le gustan los complejos turísticos que tienen alimentos que ella sabe le gustarán a toda su familia.

Y, ¿qué pasa con la línea del buffet? «Aprender a ‘manejar’ el buffet llega con un poco de práctica», dice. «¿Quieres que tu omelet tenga mejor queso que las tiras de queso cheddar que tiene el chef? Ve a la barra de quesos, toma un poco de queso y llévaselo al chef».

El paquete básico todo incluido ofrece buffets y alcohol de marca local, mientras el todo incluido moderado puede ofrecer langosta u otros platos lujosos por un recargo, dice Butruff, el agente de viajes de Minnesota. Los complejos turísticos de primera clase a menudo tienen más restaurantes, restaurantes a la carta y bebidas de primera calidad, todo incluido.

Los complejos turísticos que son propiedad de la misma cadena pueden ofrecer privilegios recíprocos de restaurantes para tener más opciones a la hora de la comida. «Digamos que te estás hospedado en el Sandals Royal Caribbean en Jamaica», dice la agente de viajes Linda D’Arcy, de American Express, con sede en Oak Brook, Illinois. «Puedes aprovechar el traslado gratuito hacia el complejo Sandals Montego Bay y comer (de forma gratuita) en el restaurante japonés del Sandals Mo Bay, el cual no encontrarás en el Sandals Royal Caribbean».

Algunos complejos incluyen cupones de restaurantes en los paquetes de los complejos; los huéspedes pueden usarlos para ir a cenar a algún restaurante de la ciudad sin costo adicional.

Por costo fijo adicional, a menudo puedes añadir platos especializados a tu estadía. El complejo El Dorado Royale de Karisma en la Riviera Maya, México, cobra una tarifa adicional de 260 dólares por su experiencia de vinos de una semana, la cual incluye degustaciones, cursos de cocina, dúos y una cena especial.

Una variación en el «todo incluido»  

También hay complejos turísticos que ofrecen paquetes de comida flexibles, y a menudo elegantes. El costo se establece para que no te sorprendas, pero puedes optar por no participar en algunas comidas diarias a fin de poder explorar los restaurantes locales.

Beverly Ross recientemente regresó del Spa Retreat Boutique Hotel en Negril, donde eligió un plan de comidas que venía incorporado al costo total de su estadía. Ross investigó las opciones para pasar sus vacaciones con un paquete todo incluido en Jamaica antes de elegir el Spa Retreat, el cual ofrece planes de comida parcialmente incluido y todo incluido.

«El menú fue diseñado en torno a pescado fresco y llevado a cabo con comida saludable en mente. No era un buffet, y el chef preparaba lo que le pedías», dijo Ross, un sociólogo que da clases en California University of Pennsylvania.

No pensar no es una opción  

Si no haces bien tu investigación acerca de lo que está incluido (o no) en un complejo turístico en particular, tienes más probabilidades de verte atrapado con comida que no te satisface, alcohol de mala calidad, entretenimiento cursi del personal o precios elevados por las excursiones fuera del hotel. Podrías incluso llegar durante la temporada de huracanes, o durante la época más fría del año.

Algunos complejos tienen marcas locales como parte de las bebidas alcohólicas incluidas, pero cobran más por las marcas de primera calidad, si es que las ofrecen. Los restaurantes de los complejos turísticos – el número y calidad varía de hotel en hotel- podrían tener restricciones respecto a cuántas noches puedes reservar una mesa en los mejores lugares. Mientras más lujoso es el complejo, más probabilidades hay de que ofrezca marcas de mejor calidad, que sirva comida de mejor calidad y que las incluya en el precio.

Butruff, quien trabaja en Minnesota, envía a muchos clientes que viven en climas fríos a complejos turísticos ubicados en áreas de clima cálido. Las parejas a menudo llegan a su oficina con ideas completamente diferentes acerca de lo que quieren hacer en sus vacaciones, así que ella les pasa una prueba.

«¿Qué quieren hacer en sus vacaciones?», dice. «¿En qué tipos de hoteles se han hospedado? ¿Qué clases de aventuras han tenido?»

«A menudo, lo que quieren no es lo que han dicho que quieren».

No todo es borracheras (a menos que quieras que así sea)  

Las bebidas alcohólicas en el paquete todo incluido son parte del atractivo. Pero puedes elegir un complejo turístico que se enfoca en ofrecer muchas bebidas hasta altas horas de la noche, o elegir uno que cierra el bar a las 8 p.m. Algunos complejos mantienen las bebidas aparte en el bar o en algún otro lugar.

Los hoteles más exclusivos serán un poco más tranquilos, dice D´Arcy, aunque la clientela no necesariamente limita cuánto beben. «He visto personas que están bastante ebrias, pero que el personal maneja de excelente manera».

A Melissa McCloud no le molesta que la gente beba.

«En cuanto a las alocadas fiestas, si eso no es lo que te interesa, busca otro lugar en el hotel», dice McCloud, una mamá que trabaja en casa en Bolingbrook, Illinois, quien visita complejos turísticos todo incluido una o dos veces al año. «Estos complejos todo incluido usualmente son lugares enormes; hay muchos lugares a dónde ir y muchas cosas por hacer que no involucran beber».

Eso no significa que eres aburrido  

Es cierto que algunas personas quieren relajarse en sus vacaciones, sentarse al lado de la piscina o en la playa, con bebidas de frutas ilimitadas. No hay nada malo en eso, en especial cuando hay una tormenta de nieve en casa.

Pero no tienes que quedarte dentro de las cuatro paredes del hotel. Sal y explora la cultura y comida del lugar, nada con delfines y haz canopy por una cuota adicional. (Busca los créditos del hotel para financiar esas excursiones). Si quieres experimentar ese sabor local, elige un complejo turístico que no esté a kilómetros y kilómetros de los pueblos y atracciones más cercanas.

Algunas personas quieren ese sentido específico de comunidad que los complejos turísticos todo incluido ofrecen, ya sea un enfoque en el hedonismo, romance, en familias de la comunidad LGBT o en la sobriedad.

Sober Vacations International ha tomado el Club Med Turquoise en las Islas Turcas y Caicos la semana que finaliza el 8 de febrero de 2014. Reservar el complejo le permite a las personas que están en recuperación pasar sus vacaciones con el apoyo de otras personas que también quieren permanecer sobrias.

No hay por qué ser malicioso  

Y tengan cuidado, ustedes que critican los complejos turísticos todo incluido. Ahora mismo viajan como mochileros en América Latina, saltan de trenes en Europa Oriental cuando escuchan que hay una nueva exposición de arte, o recorren Tokio en busca del más reciente bar subterráneo.

Ahora, pongan a un bebé en su porta bebé marca Ergo.

¿Ya no es tan genial verdad? Dentro de unos años, podrían tener a su cargo niños en pañales, dice Hall, de Lonely Planet. Lo «genial» es menos importante que dormir de corrido una noche, enseñarle a tu hija a nadar, o tomar de la mano a tu pareja mientras ven el atardecer.

«Un paquete todo incluido podría ser la mejor decisión», dice.

Tal vez incluso querrás traer a los abuelos.

¿Alguna vez has estado en un complejo turístico todo incluido? ¿Por qué o por qué no? Por favor comparte tus pensamientos y experiencias en la sección de comentarios.