CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

3.000 estadounidenses desechan sus pasaportes

Por CNN en Español

Por Sophia Yan

HONG KONG (CNNMoney) — ¡Adiós, Tío Sam!

Esto fue lo que 3.000 estadounidenses eligieron decir el año pasado, cuando hicieron colas en las embajadas de todo el mundo para renunciar a sus ciudadanías. Las cifras para el 2013 representan un incremento impresionante; el triple del promedio de los últimos cinco años, según un análisis de información del gobierno efectuado por CNNMoney.

Parte del ajetreo se debe a los expatriados, quienes están cansados de lidiar con complicadas declaraciones de impuestos, las cuales solo empeoran cada vez que una nueva regulación entra en vigor.

A diferencia de la mayoría de países, Estados Unidos grava a los ciudadanos sobre todos sus ingresos, sin importar de dónde los obtengan o dónde residen. Declarar impuestos puede ser tan complicado que los expatriados frecuentemente se ven obligados a buscar la ayuda de expertos, lo que puede costar miles de dólares.

Brad Westerfield, un abogado especialista en impuestos en Butler Snow, explicó que las renuncias se han incrementado a causa de la implementación de una nueva ley de divulgación; la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras, que está dirigida a impedir la evasión fiscal en el exterior.

La medida, aprobada por el Congreso en el 2010, busca recuperar algunos de los cientos de miles de millones de dólares que el gobierno afirma pierde cada año en impuestos que no se pagan.

«Se han vuelto tan complicadas… las obligaciones de declaración que han aumentado en el transcurso de los años», dijo Westerfield. «Ves a más personas abandonar su ciudadanía o renunciar a sus ‘green cards‘… las personas quieren simplificar sus asuntos financieros, y solo pagar impuesto e informar a una jurisdicción».

Westerfield afirmó que la primera ola de renuncias en el 2010 coincidió con una parte de la ley que exige a los individuos declarar activos extranjeros cuyo valor sea de tan solo 50.000 dólares. Eso es además de una disposición adicional que obliga a los estadounidenses a declarar saldos en cuentas extranjeras superiores a 10.000 dólares.

Las renuncias disminuyeron en 2012, pero otra parte de la ley está jugando un papel importante. La nueva disposición requiere que las instituciones financieras informen de todas las cuentas extranjeras que sean propiedad de estadounidenses.

«Las personas consideran que eso es una intromisión», dijo Westerfield. «Solo porque vives tu vida fuera de Estados Unidos, la mayoría de tus activos son activos extranjeros. Los estadounidenses dicen que ya es suficiente».

La ley ha llevado a que algunos bancos saquen a sus clientes estadounidenses en lugar de que cumplan con ella. Las penalidades pueden ser altas si los bancos cometen un error en informar sobre cuentas propiedad de estadounidenses, incluso si son cuentas básicas, como monetarias y de ahorros.

Algunos estadounidenses podrían estar renunciando a sus pasaportes para proteger su riqueza. Hacer esto podría generar preguntas legales; es ilegal renunciar a tu ciudadanía estadounidense para evitar pagar impuestos, y hacerlo no significa que estás exento de pagar impuestos pendientes.

«Los Estados Unidos solía ser el «Rolls Royce» de los destinos, la tierra de la oportunidad» dice el abogado experto en migración, con sede en Hong Kong, Eugene Chow. Parece que ya no es así. «Los ciudadanos naturalizados y nacidos en Estados Unidos están decidiendo decirle adiós al Tío Sam hoy».