CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Expertos dudan de la adolescente que dice ser una asesina en serie

Por CNN en Español

Por Michael Pearson y Matt Smith

(CNN) — El reportero Francis Scarcella entró a la prisión del condado de Northumberland en Sunbury, Pensilvania, con muchas preguntas para la mujer acusada, junto a su esposo, de atraer a un hombre por medio de un anuncio en Craigslist, y luego matarlo.

Salió de ahí con una impactante historia que ha puesto a la policía y a la prensa por igual en busca de respuestas.

Miranda Barbour le dijo a Scarcella, un reportero para el periódico Daily Item en Sunbury, que ya había matado antes. Y no solo una o dos veces.

«Ella dijo que ha, ya sabes, hecho esto antes», le dijo Scarcella a WNEP, afiliada de CNN, respecto a la entrevista llevada a cabo el viernes con la sospechosa de asesinato de 19 años de edad. «Yo le pregunté: ‘¿Cuál es la cifra real?'»

«Y ella dijo: ‘Menos de cien'», informó Scarcella a la estación. Barbour dijo que había dejado de contar cuando ya llevaba 22 víctimas, según el artículo de Scarcella en el Daily Item.

publicidad

«Me dejó helado, en cierta forma», dijo Scarcella a WBRE, afiliada de CNN.

Las autoridades no han corroborado ninguna de las afirmaciones de Barbour, entre ellas declaraciones de que estuvo involucrada en una secta satánica. Su presunta confesión ha generado preguntas entre abogados, expertos en personas desaparecidas e incluso un representante de la Iglesia de Satanás, el ente satánico más grande de la nación.

«Una investigación exhaustiva probablemente demostrará que esta historia de culto es ficticia», expresó Peter Gilmore, el dirigente de la Iglesia de Satanás en Nueva York.

Asesinato en 2013

En el caso en el que las autoridades dicen haber determinado la participación de Barbour, ella y su esposo, Elytte Barbour, de 22 años, han sido acusados de matar a Troy LaFerrara, de 42 años, quien según la policía respondió a un anuncio que solicitaba «compañía» publicado por Miranda Barbour en Craigslist.

La policía dice que Elytte Barbour estranguló a LeFerrara en el asiento delantero de su Honda CR-V mientras Miranda Barbour lo apuñaba al menos 20 veces, en noviembre de 2013.

El cuerpo de LaFerrara fue encontrado al día siguiente en el patio trasero de una casa en Sunbury, una pequeña ciudad a casi 160 kilómetros al noroeste de Filadelfia.

El último número que marcó desde su celular condujo a la policía a los Barbour, según las autoridades.

Los jóvenes, quienes habían contraído matrimonio solo tres semanas antes del asesinato, simplemente querían matar a alguien juntos, dijo la policía. Después de la boda, se trasladaron de Carolina del Norte a Pensilvania.

Elytte Barbour le dijo a la policía que él y su esposa habían tratado de matar a otros, pero que sus planes no habían resultado.

«Lo recuerdo todo», palabras de Miranda Barbour citadas por el Daily Item; añadió que el asesinato ocurrido en noviembre fue el primero de la pareja. «Es como ver una película».

Los Barbour se enfrentan a varios cargos por la muerte de LaFerrara, entre ellos asesinato. A pesar de las declaraciones de Miranda Barbour a Scarcella, ambos se han declarado no culpables.

Si bien dijo que el asesinato de LaFerrara fue el primero de la pareja, Barbour afirmó que empezó a matar cuando tenía 13 años y estaba involucrada en un culto satánico, informó Scarcella.

«Puedo señalar en un mapa dónde pueden encontrarlos», dijo Barbour refiriéndose a los cuerpos.

Afirmaciones generan dudas

Los investigadores están indagando las afirmaciones de Barbour, pero no han corroborado su participación en otros asesinatos, según funcionarios.

El jefe de la policía de Sunbury, Steve Mazzeo, le dijo a CNN que los investigadores han estado en contacto con el FBI y la policía en algunos de los estados donde Barbour ha vivido.

«Investigamos todas las pistas simplemente porque ése es el protocolo adecuado que debemos seguir», dijo Mazzeo.

El padre del hijo de 1 año de Barbour está muerto, y la policía de Sunbury informó que eso es parte de su investigación.

Las autoridades también están investigando las afirmaciones de Barbour respecto a que estuvo involucrada en el satanismo, según otra fuente de la policía con conocimiento de la investigación.

Gilmore, de la Iglesia de Satanás, dijo que su iglesia tiene una «filosofía de ley y orden» que no aprueba el darle muerte a otra persona. Él comentó que la iglesia no ha tenido contacto con Miranda Barbour o su esposo.

Monica Caison, la fundadora de un centro de personas desaparecidas en Carolina del Norte, donde los Barbour vivieron alguna vez, dijo que empezó a recibir llamadas telefónicas respecto a las afirmaciones de Barbour el domingo por la noche.

Sin embargo, dijo que Barbour iba a tener que ser interrogada exhaustivamente por parte de los investigadores, antes de que dichas afirmaciones puedan ser puestas a prueba.

«Tienen que encontrar ubicaciones y sectores para los casos», dijo Caison, fundadora de Community United Effort Center for Missing Persons. «No puedes sencillamente decir que has matado a 22 personas entre ésta y aquélla región. Tienes que darnos un pueblo o algo de lo que solo la policía o una organización como nosotros pudiera tener conocimiento».

Ella dice que duda de las afirmaciones de Barbour.

«Se trata de muchas víctimas en tan poco tiempo, y no creo que siendo tan joven nunca haya cometido un error. Me cuesta creer esa cifra», dijo.

Si Miranda Barbour sí mató en más de 22 ocasiones, ella sería un ejemplo inusual de una asesina en serie, dijo Danny Cervallos, analista legal de CNN.

«Según las estadísticas y desde una perspectiva académica, una asesina en serie es algo extremadamente poco común», dijo a CNN el lunes.

El abogado de Barbour, el defensor público Edward Greco, le dijo a CNN que no sabía que ella pensaba conceder la entrevista. No quiso hacer comentarios respecto a sus afirmaciones.

Cómo se logró la entrevista

Scarcella le dijo a WNEP que logró llevar a cabo la entrevista después de que Barbour le enviara una carta en la que decía que quería hablar.

El domingo, Scarcella le dijo a CNN que no le permitieron llevar un cuaderno o cualquier tipo de aparato de grabación a la entrevista. Él dijo que la policía le permitió escuchar la entrevista luego de que fuera llevada a cabo.

En su entrevista con WNEP, Scarcella describió a Barbour como una joven «muy sumisa, muy tranquila» con un «tono de voz muy bajo».

«Nunca dudó una sola vez», le dijo a la estación. «Nunca dio la impresión de que lo haya ensayado».

Scarcella dijo que en algún punto le preguntó si tenía remordimiento.

«Y ella respondió ‘no'», dijo Scarcella a WNEP.

Pero eso no es lo que Scarcella dijo le pareció lo más sorprendente.

Fue «el hecho de que ella afirmara que si lograra salir de ahí, lo haría de nuevo».

Daniel Burke, Haley Draznin, Susan Candiotti y Chris Welch, de CNN, contribuyeron a este reportaje.