CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Agencia de espionaje británico interceptó millones de conversaciones de cámara web

Por Paula Andrea Daza

Por Chelsea J. Carter y Alexander Felton, CNN

Londres (CNN) — Yahoo está criticando con vehemencia que es “completamente inaceptable» recabar imágenes digitales por parte de una agencia británica mientras espiaban secretamente las conversaciones con webcam, un portavoz del buscador por Internet dijo el jueves.

Y Yahoo dice que si el espionaje electrónico se llevó a cabo, el soporte de conexión no tuvo nada que ver con ello.

“Nosotros no estamos consientes ni consentiremos esta supuesta actividad», dijo el portavoz en relación a un informe publicado por el periódico The Guardian con base en el Reino Unido que decía que los Servicios Centrales de las Comunicaciones del Gobierno Británico, conocido como GCHQ, espiaba a la gente que chateaba por Yahoo usando la webcam, ya fuera que dichos usuarios fueran objeto de una investigación o no.

De acuerdo con el informe de The Guardian, que cita documentos filtrados por el exempleado de la Agencia de Inteligencia de Seguridad Nacional, el GCHQ capturó las imágenes con un programa conocido como “Optic Nerve».

Los documentos muestran de acuerdo con The Guardian, que el GCHQ; con la ayuda relacionada de la Agencia Nacional de Seguridad de los EE.UU., interceptó y almacenó las imágenes de las webcam de millones de usuarios de Internet.

publicidad

Si el informe es cierto, es “completamente inaceptable», dijo el portavoz de Yahoo.

La captura masiva de imágenes digitales de los usuarios de Yahoo empezó porque los objetivos de la GCHQ eran conocidos por usar la webcam del buscador, explicaban los documentos, de acuerdo con The Guardian.

Durante un período de seis meses en 2008, la GCHQ presuntamente capturó imágenes de las conversaciones con webcams de 1,8 millones de usuarios de Yahoo en todo el mundo, informó el periódico.

Las imágenes fijas fueron supuestamente captadas a intervalos de cinco minutos durante los chats. Un documento, de acuerdo con The Guardian, comparaba la recolección de imágenes digitales con la de un enorme libro digital de fichas policiales.

La GCHQ declinó hablar de las acusaciones, citando su tradicional política de no comentar sobre asuntos de inteligencia.

“Es más, todo el trabajo de la GCHQ es llevado a cabo de acuerdo con un estricto marco legal y político, que asegura que nuestras actividades están autorizadas, son necesarias y proporcionales, y hay una supervisión rigurosa», de acuerdo con una declaración publicada por la oficina de prensa de la agencia.

La GCHQ no está sujeta a las mismas reglas que tratan de limitar la recolección de información de la NSA sobre sus ciudadanos. Sin embargo, de acuerdo con The Guardian, se requieren autorizaciones legales adicionales antes de que la agencia pueda buscar datos de objetivos sospechosos que crea que están en Gran Bretaña.

De acuerdo con los documentos, no había mecanismos disponibles para bloquear la recolecta de datos sobre ciudadanos del Reino Unido o de los EE.UU., informó The Guardian.

Los documentos filtrados supuestamente también suministraban información de cómo la agencia de espionaje se enfrentaba con el problema de la pornografía encontrada en los chats con las webcams.

“Desafortunadamente, parece que un sorprendente número de personas usa las conversaciones a través de las webcams para mostrarle partes íntimas de su cuerpo a otra persona», se leía en un documento, según The Guardian.

La GCHQ estimó que hasta un 11% de las imágenes digitales que recabó de los chats con webcam eran explícitas, informó The Guardian, citando los documentos filtrados.

Como consecuencia de ello, supuestamente la GCHQ le advirtió a sus analistas que parte del material capturado podría ser ofensivo.

“Al usuario que se sienta incómodo con tal material se le aconseja que no lo abra», decía un documento, según The Guardian.

Joe Sutton de CNN contribuyó con este reportaje.