CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias Recientes

Rarezas para el conserje del hotel

Por CNN en Español

(CNN) – Las solicitudes de conserjería son normalmente previsibles: entradas para un espectáculo, flores, chocolates artesanales. Sin embargo, algunos clientes exigen una experiencia de hotel verdaderamente extravagante. La capacidad de cumplir esas peticiones peculiares separa el conserje profesional de los recepcionistas que trabajan en el mostrador. Aquí van algunas de las mayores extravagancias pedidas en un hotel.

Réplicas de tamaño natural de una estatua en chocolate
Michael Romei, jefe de conserjería del Towers Waldorf de Astoria, en Nueva York, fue testigo de varias solicitudes de conserjería excepcionales durante su mandato de más de 20 años.

Una de las que más le impactaron fue la de una pareja australiana loca por los dulces. Querían tener estatuas de tamaño natural de sí mismos para su boda hechas de chocolate.

«El chef de pastelería en el Waldorf tenía sólo sus fotografías para trabajar», dice Romei. Pasaron varios meses e intercambiaron varios emails para obtener las dimensiones de las estatuas a la perfección.

Camellos
En el Loews Ventana Canyon Resort en Tucson, Arizona, la conserje Victoria Costa estaba en el primer mes de trabajo cuando un cliente le preguntó dónde podía comprar dos camellos.

Ella logró encontrar un distribuidor a 35 minutos del hotel.

El invitado fue a ver a los camellos, pero decidió no comprarlos, asegurando que les «faltaba una joroba».

Filete de Kobe para el perro
En el Hotel de St. Ermin en Westminster, de Londres, un invitado pidió el suministro diario de un filete de ternera de Kobe para su perro.

El equipo de conserjería compraba y le enviaba los filetes de un restaurante cercano a diario. Dos filetes de 150 gramos de Kobe al por menor cuestan cerca de 50 dólares en en Inglaterra.

Un unicornio
En el Hotel Indigo en Asheville, Carolina del Norte, un invitado pidió que un unicornio le esperase en su habitación a la llegada.

La Conserje, Katie Brown, compró un juguete de peluche de unicornio y redactó una nota descarada pero amable como una sorpresa especial:»Querido invitado, vimos su solicitud de un unicornio. Desafortunadamente esta no es la temporada apropiada para encontrar unicornios debido a sus hábitos migratorios. En esta estación los unicornios habitan en la segunda estrella a la derecha del crepúsculo. Se espera que regresen a Asheville en algún momento de este mes de junio. Mientras tanto, (como Asheville es conocido entre muchos círculos como la Capital del unicornio del Sur), esperamos que usted pueda aceptar esta precisa reproducción de nuestra fauna nativa. Si no es de su gusto, le pedimos disculpas efusivamente+. Como usted no es el primer invitado en expresar su interés por nuestra fauna local, hemos planeado una reunión con el jefe de los arco iris de los unicornios, el señor Mangus Biffy quizás pueda ajustar a estas criaturas míticas a trasladarse a un lugar fuera del universo para alinearse mejor con los deseos de nuestros huéspedes. Nuestras más sinceras disculpas. La Sociedad en favor del cuidado adecuado del unicornio».

Fiesta ‘Resacón en Las Vegas’
Cuando una compañía de Fortune 500 contactó con Vegas VIP Luxury Group para ayudarles a lanzar una «resaca inspirada en la película», el servicio de conserjería les dio un gran precio en la misma suite del filme. En el lote iban incluidos camareros con experiencia, un DJ y varios personajes relacionados: Un individuo de 250 libras en un juego del bebé, dos personas en trajes de tigre, un doble de Mike Tyson, gente con togas y otros vestidos como personajes de la «manada de lobos».

Dispersión de cenizas de perros en el mar
Una anciana se comunicó con el Hilton Hawaiian Village en Honolulu para preguntarle si podía esparcir las cenizas de su perro en el mar. El Conserje Bert Momotomi habló con la señora y descubrió que su perro querido, Aloha Pumehaha, que había nacido en Honolulu, acababa de fallecer.

Clubes de canoas y barcos de charter le resultaban demasiado caros. Pero Atlantis Submarines acordó llevar a la dama hacia el mar durante su último traslado a la sub y sin costo.

Momotomi acompañó a la mujer y la ayudó a esparcir las cenizas del perro en el océano. «Había conseguido un collar de flores de nuestro instructor lei y finalmente lo tiramosen el océano», dice Momotomi.
«Fue muy gratificante ayudar a esta mujer que lloraba y soñaba con traer a Aloha Pumehana casa».

Propuesta de Mariachi en el puente Golden Gate
En el Kenwood Inn and Spa en Sonoma, California, un caballero quería recrear parcialmente su primera cita con su novia -se escucha una banda de mariachi en un restaurante mexicano- para que pudiera hacer la petición de matrimonio de rodillas, en medio del Puente Golden Gate.

En medio de una alerta máxima de seguridad, ya que era poco tiempo después del 11S, el jefe de consejería Eric Edenfield logró colar a siete chicos en el Puente en sentido contrario, les puso en sus sombreros en el centro del puente, les lancé sus instrumentos y tocaron una melodía mientras el hombre se arrodillaba.
«Causó un gran revuelo en el puente ese día», dice Edenfield. » Ella dijo que sí, por suerte, pero era una de las peticiones más difíciles que me han hecho nunca».

Arte de huella digital personalizada
En el Four Seasons Resort The Biltmore en Santa Barbara, California, el conserje principal Katie Allan se enfrentó a un invitado iracundo porque la pieza central se su boda -una obra a la huella digital de encargo- no habían llegado por correo.
Faltaba una hora para la boda, pero «en poco tiempo, el conserje encontró un artista y tenía un mensajero para recoger el lienzo y las pinturas apropiadas», dice Allan.

«El artista creó obras de arte similares a la original – el equipo tuvo que secar la tela para asegurarse de que la pintura se secaba a tiempo».