CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Joven universitaria afirma ser víctima de violación y demanda a la fraternidad

Por CNN en Español

Por Lorenzo Ferrigno

(CNN) — Una estudiante de la Universidad Wesleyan, quien dice haber sido violada frente a espectadores en una fiesta de la fraternidad en el campus que «se salió desenfrenadamente de control», presentó una demanda en contra del capítulo Xi de la fraternidad Psi Upsilon, 11 de sus miembros y el presunto agresor, según documentos del tribunal.

Cabri Chamberlin, quien en ese entonces era una estudiante de primer año, dijo que ella fue violada por otro estudiante en mayo del año pasado en la sede de la fraternidad del capítulo Xi de Psi Upsilon en Middletown, Connecticut, en una juramentación de «striptease», según dice la demanda, la cual se presentó este martes en un tribunal federal de Connecticut.

CNN normalmente no menciona la identidad de las víctimas de abuso sexual, pero en este caso lo ha hecho porque la mujer quería que su identidad se diera a conocer.

«Estoy procediendo en este caso con mi nombre real en lugar de ‘Jane Doe’ porque como la víctima de un crimen atroz y violento no he cometido ningún error y no tengo nada de qué avergonzarme», dijo Chamberlin en una declaración presentada por su abogado. «Ni siquiera puedo describir el dolor de ser violada, o cuánto afecta esto en la vida, y ninguna otra persona debería ser forzada a pasar por esa experiencia. Espero que mi experiencia y la demanda generen cambios que protejan a otros».

En la fiesta, dice la demanda, muchos jóvenes «menores de edad y extremadamente intoxicados» bailaron e hicieron juramentas de desnudarse y «derramaron alcohol por toda el área».

publicidad

Chamberlin, quien tiene permiso para ausentarse de sus estudios, dijo que llegó a sentirse extremadamente incómoda, se puso su chaqueta y trató de salir cuando otro estudiante la levantó por detrás y la violó en presencia de «muchos otros», según la demanda.

Luego los oficiales de seguridad pública de la universidad la llevaron al hospital más cercano, donde se registró un diagnóstico de abuso sexual, dice la demanda.

«La fraternidad de Psi Upsilon toma muy en serio todos los informes de violaciones del manejo de riesgos, especialmente con respecto al abuso sexual», dijo Tom Fox, el director ejecutivo de la fraternidad Psi Upsilon, en el sitio web de la misma. «Actualmente estamos investigando el incidente y estamos recopilando más información».

Después de una investigación interna, la universidad expulsó al presunto agresor e impuso «sanciones en contra de la fraternidad y sus miembros», según una declaración de Michael S. Roth, presidente de la Universidad Wesleyan.

El estudiante identificado en la demanda, quien no ha sido acusado penalmente, no respondió las llamadas en busca de comentarios.

La policía de Middletown confirmó que ellos respondieron a una denuncia de abuso sexual desde la sede de la fraternidad de Psi Upsilon el 4 de mayo de 2013, dijo la teniente Heather Desmond, vocera de la policía de Middletown. La investigación está en curso, y no se han presentado cargos, dijo.

Desmond dijo que la policía no había logrado encontrar testigos e instaba a cualquier persona que hubiera asistido a la fiesta que se llevó a cabo del 3 al 4 de mayo y que pudieran haber visto algo, que llamaran a la policía.

La demanda dice que la fraternidad contractualmente exige la auto gobernanza de la Universidad Wesleyan, y renuncia a la seguridad pública y servicios de vivienda que la universidad generalmente le brinda a los estudiantes.

La fraternidad supuestamente no proporcionó de forma adecuada su propia seguridad, y los acusados no se capacitaron en asuntos de seguridad y manejo de riesgos, entre ellos la prevención contra el abuso sexual, las novatadas y el abuso de alcohol, según la demanda.

El abogado de Chamberlin, Douglas Fierberg, dijo que debido a que la fraternidad se independiza de la universidad, las autoridades del Departamento de Seguridad Pública de la Universidad solo pueden entrar a la fraternidad en «circunstancias apremiantes», o cuando se les pide específicamente que ingresen.

«Esta demanda busca responsabilizar a esta fraternidad por el mal manejo en general que tienen bajo la apariencia de automanejo», dijo Fierberg a CNN. «El automanejo de una fraternidad históricamente ha demostrado ser imperfecto y peligroso. Las mujeres han sido violadas por este mal manejo. Personas han muerto por este mal manejo. Y esta víctima, responsabilizará a la fraternidad por su tradición del peligroso mal manejo».

La Universidad Wesleyan no quiso hacer comentarios respecto al arreglo de la fraternidad con el Departamento de Seguridad Pública, pero la declaración de Roth reconoció que las fraternidades de la universidad tienen «cierta autonomía».

«Todas han visto un creciente escrutinio en años recientes», dijo Roth respecto a las fraternidades. «Queremos enfocar nuestra atención en mejorar la seguridad de estos espacios».

La Universidad Wesleyan no fue identificada en la demanda.

«En nombre de la comunidad universitaria, quiero expresar nuestro horror ante esta vergonzosa agresión», dijo Roth en una declaración. «La violencia sexual nunca será tolerada en nuestro campus. La violencia sexual en los campus universitarios es un problema nacional, y es importante crear conciencia acerca de este asunto. En la Universidad Wesleyan estamos comprometidos a preocuparnos por los sobrevivientes, a perseguir enérgicamente a los agresores, y a crear un ambiente positivo en el campus, en donde la violencia sexual y la mala conducta no tienen cabida».

Chamberlin tiene permiso para ausentarse de la universidad desde el ataque y está recibiendo «consejería intensa, mientras trata de retomar su vida», dijo su abogado.

Chamberlin busca recibir 10 millones de dólares en daños, dice la demanda.

En 2012, una estudiante de la Universidad Wesleyan demandó al establecimiento y a otra fraternidad, la cual la universidad ya no reconoce como una organización estudiantil, luego de que dijo haber sido violada en la sede de la fraternidad dos años antes. La fraternidad tenía la reputación de ser una «Fábrica de violaciones» en el campus, según la demanda. Su agresor se declaró culpable del ataque y detención ilegal, establecían los documentos del tribunal.

El caso se resolvió en una mediación ordenada por el tribunal en agosto de 2013.

Haimy Assefa de CNN contribuyó a este reportaje.