CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Curiosidades

¿Pagarías por ser el primero en la fila del baño de un avión?

Por Juan Andrés Muñoz

Por Daisy Carrington, para CNN

(CNN) — Vivimos en la era de las tarifas de aerolíneas. Donde una vez los precios de los boletos incluían el registro de equipaje, comidas a bordo y selección de asientos, cada vez más esos servicios resultan en «cobros adicionales» para generar ingresos adicionales para las compañías de transporte.

De acuerdo a una encuesta reciente de Fly.com, hay algunos «lujos» por los que los pasajeros estarían dispuestos a pagar y que no siempre cobran las aerolíneas.

«En general, las tarifas están aquí para quedarse y… cada vez más a los pasajeros se les pide que paguen por varios servicios por los que anteriormente no lo hacían», dice Warren Chang, vicepresidente y gerente general de Fly.com.

«Hay una percepción general de que los consumidores sienten que se les cobra por todo y es importante para las compañías aéreas mostrar cuál es el valor que aportan».

Dales a los pasajeros lo que quieren

Según la encuesta de Fly.com, las tasas más generalizadas son algunas de las menos populares.

Mientras que las aerolíneas estadounidenses recolectaron 2.500 millones de dólares en las cuotas de equipaje facturado entre enero y septiembre de 2013, 89% de los encuestados dijeron que es importante para ellos poder registrar gratis su maleta.

También, con la excepción de Hawaiian Airlines, todas las compañías de Estados Unidos cobran ahora por las comidas durante el vuelo en los vuelos nacionales, a pesar que casi la mitad de los encuestados clasificó la comida gratuita como un beneficio importante.

Si las aerolíneas bajaran estos cargos, podrían recuperar en otras áreas. Fly.com también descubrió que el 20% de los encuestados pagaría por una comida de primera clase en clase turista, un servicio que ofrecen algunas compañías.

«En mi opinión, para las líneas aéreas eso sería algo en lo que todos realmente ganan. No devalúa primera clase, ya que la gente no solo está pagando por la comida, sino por la exclusividad, para tener más espacio, para un mejor servicio y comodidades. Las comidas de primera clase podrían mejorar la experiencia de volar en clase turista y sin menoscabo de la experiencia en primera clase», añade.

Ponlo en el compartimento

El espacio de almacenamiento limitado no es solo un dolor de cabeza para los pasajeros, sino que plantea una pérdida financiera para las compañías de transporte también.

Mientras que los clientes causan malestar por los pasillos, atrasando el abordaje tratando de acomodar su equipaje de mano en el avión, las aerolíneas pierden dinero (el abordaje lento les cuesta aproximadamente 10 millones de dólares anuales). Cada vez más, las compañías aéreas han comenzado a cobrar por el equipaje de mano, una tarifa que no es popular entre los pasajeros.

Los viajeros frecuentes tienen otra solución en mente. En lugar de pagar para llevar el equipaje a bordo, preferirían pagar más por compartimentos aéreos más espaciosos. De los encuestados, 42% dijo que este es un servicio en el que felizmente derrocharían.

«Ninguna aerolínea le permite comprar un espacio de compartimento aéreo designado, pero con base en nuestros resultados, sin duda es algo que deben tomar en cuenta», afirma Chang.

¿Por qué wi-fi?

Mientras que las compañías aéreas invierten bastante en la modernización de sus sistemas para ofrecer a los pasajeros wi-fi, muchos de los encuestados expresaron que no es una prestación importante para ellos. Solo el 30% dijo estar dispuesto a pagar más por wi-fi, una cifra que sorprendió a Chang.

«Con una gran población que tiene sus propios teléfonos inteligentes, yo habría pensado que querrían llevar sus propios sistemas de entretenimiento a bordo, pero eso no fue lo que descubrió nuestra encuesta», dice.

Un poco más por la comodidad

A medida que siguen reduciéndose los asientos de avión, probablemente no es ninguna sorpresa que la mayoría de los viajeros estén dispuestos a pagar por un poco más de espacio.

Casi el 90% de los pasajeros dijo querer asientos más cómodos y 45% pagaría por espacio para las piernas. Una buena parte estaba dispuesta a ir incluso más lejos, el 34% de los viajeros pagaría para evitar que el asiento delante de ellos se recline y el 26% pagaría por tener vacío el asiento del centro a su lado.

Algunas de los beneficios que los encuestados querían sería un reto difícil de implementar para las líneas aéreas: 13% de los encuestados dijo que pagarían por tener el control de sus descansa brazos, el 4% dijo que pagarían por el derecho a controlar la cortina de la ventana y 4% dijo que pagaría por ser el primero en la fila para ir al baño.