CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Escuelas públicas de EE.UU. no podrán exigir pruebas de situación migratoria

Por Juan Andrés Muñoz

Por Evan Pérez, CNN

(CNN) — El gobierno del presidente Barack Obama emitió una nueva directiva para garantizar que los niños puedan matricularse en colegios públicos aunque sus padres vivan ilegalmente en Estados Unidos.

La directriz de los Departamentos de Justicia y Educación autoriza a los distritos escolares y a los estados pedir pruebas que certifiquen la edad de los estudiantes y su condición de residentes en las jurisdicciones donde asistan a la escuela. Pero no pueden requerir pruebas de ciudadanía o impedir el ingreso de estudiantes si los padres no pueden demostrar su residencia legal.


El secretario de justicia Eric Holder explicó la normativa responde al hecho de que en distintas partes del país hay algunos distritos escolares que exigen requisitos de identificación para obstaculizar la matriculación de niños indocumentados en escuelas públicas, lo que viola la ley federal.

Holder citó una decisión de la Corte Suprema de 1982 que ordenó a los estados dar educación a cualquier niño que viva en su jurisdicción. “Los distritos escolares públicos tienen una obligación de matricular estudiantes independientemente de la situación migratoria y sin discriminar en función de raza, color o nacionalidad», dijo el secretario de justicia..

Las escuelas tienen que ser flexibles con respecto a las pruebas de residencia que solicitan a los padres, según las normas emitidas este jueves.

publicidad

Los responsables de los centros escolares pueden exigir facturas de luz, teléfono u otros servicios, o contratos de arrendamiento de vivienda para demostrar que el estudiante vive en el distrito al que asiste a la escuela. También pueden pedir el carnet de conducir de los padres, pero solamente para saber dónde vive y no para determinar su situación migratoria.

También pueden pedir un certificado legal para demostrar la edad del niño, pero no podrán rechazar estudiantes que no puedan entregar un certificado de nacimiento o cuyos padres se nieguen a proporcionar un número de seguridad social del niño o de los padres.

El gobierno de Obama legisló al respecto en 2011, pero persistían algunos problemas.

«Queremos estar seguros de que todos los líderes escolares entienden los requisitos legales de la constitución y las leyes federales, y esperamos que esta actualización resuelva algunas de las percepciones equivocadas», dijo el secretario de Educación Arne Duncan.

Las normas también buscan eliminar obstáculos para los niños sin hogar o cuyos padres no puedan demostrar su residencia en un distrito escolar, según el gobierno.