CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Estados Unidos

Compañeros del sargento Bowe Bergdahl dicen que es un desertor, no un héroe

Por Sebastián Jiménez Valencia

Por Jake Tapper, CNN

(CNN) — El sentimiento de orgullo expresado por funcionarios de la administración de Obama tras la liberación del sargento del ejército Bowe Bergdahl no es un sentimiento que comparten muchos de quienes sirvieron con él: veteranos y soldados que dicen es un desertor cuyo «acto egoísta» terminó costando la vida de mejores hombres.

«Estaba molesto ese entonces y ahora lo estoy aún más por todo lo que está sucediendo», dijo el exsargento Matt Vierkant, miembro del pelotón en el que estaba Bergdahl cuando desapareció el 30 de junio de 2009. «Bowe Bergdahl desertó durante un tiempo de guerra y sus compañeros estadounidenses perdieron sus vidas buscándolo».

Vierkant dijo que Bergdahl necesita no solo reconocer sus acciones públicamente, sino enfrentarse a un juicio militar por la deserción bajo el Código Uniforme de Justicia Militar.

Un reportero le preguntó el domingo a Chuck Hagel, Secretario de Defensa, si Bergdahl había dejado su puesto sin permiso o desertado y, de ser así, si sería castigado. Hagel no respondió directamente. «Nuestra prioridad principal es asegurar su bienestar y su salud y dejar que se reúna con su familia», dijo. «Otras circunstancias que podrían desarrollase y preguntas que podrían surgir, serán tratadas posteriormente».

El sábado, luego de ser liberado tras pasar cinco años en cautiverio en Afganistán, Bergdahl fue trasladado a un hospital militar en Alemania.

publicidad

Un alto funcionario del Departamento de Defensa dijo que el «proceso de reintegración» de Bergdahl incluirá «tiempo para que él cuente su historia, se relaje y se vuelva conectar con su familia por medio de llamadas telefónicas y video conferencias».

El exlíder del escuadrón de Bergdahl, Greg Leatherman, dijo: «Me alegra ver que ha regresado sano y salvo. Por experiencia, espero que reciba la adecuada consejería para su reintegración. Creo que se debería llevar a cabo una investigación tan pronto como los profesionales de salud consideren que está en condiciones para ello».

Otro alto funcionario del Departamento de Defensa dijo que Bergdahl no enfrentará castigo alguno. »Cinco años es suficiente», le dijo a CNN en condición de anonimato.

Hay muchas preguntas en torno a las circunstancias de la desaparición de Bergdahl. Detalles contradictorios han surgido desde entonces sobre cómo los militantes lo lograron capturar. Las versiones publicadas han variado ampliamente, desde afirmaciones que indican que huyó de su puesto hasta otra que dice que fue tomado de una letrina.

Según versiones de primera mano de soldados de su pelotón, Bergdahl, mientras estaba de guardia, dejó caer sus armas y se alejó del puesto de observación con nada más que una brújula, un cuchillo, una cámara digital, y un diario.

Al menos seis soldados murieron en operaciones subsiguientes para encontrar a Begdahl, y muchos soldados de su pelotón dijeron que los ataques contra EE.UU. parecieron incrementarse en la provincia de Paktika en los días posteriores a su desaparición.

Muchos de los soldados compañeros de Bergdahl -desde los más o menos siete de su escuadrón que mejor lo conocían, hasta el grupo más amplio que comprendía el Batallón no. 1, el Regimiento de Infantería no. 501, el Equipo de Brigada de Combate no. 4, la División de Infantería no. 25- dijeron a CNN que habían firmado acuerdos de confidencialidad en los que se comprometían a nunca compartir información alguna sobre la desaparición de Bergdahl y los esfuerzos por rescatarlo. Algunos estaban dispuestos a desestimar ese documento con la esperanza de que la verdad saliera a luz sobre un soldado que ahora temen está siendo aclamado como un héroe, mientras los hombres que perdieron sus vidas en su búsqueda son ignorados.

Muchos están recurriendo a los medios sociales, como la página de Facebook «Bowe Bergdahl is NOT a hero» (Bowe Bergdahl NO es un héroe), donde comparten historias que detallan su resentimiento. Varios comentarios en la página de Facebook de su batallón llevaron al moderador a pedir que mostraran más respeto.

«Quiero retar a cualquiera de ustedes que lo tildan de traidor a pasar 5 años en cautiverio con el talibán o Haqqani, y a volverlo a acusar cuando regresen. Cualquiera que haya sido su intención cuando se alejó de su puesto o fue capturado, ya ha pagado por ello lo suficiente».

Correos electrónicos sobre los que informó el fallecido Michael Hastings en Rolling Stone en 2012 revelan de lo que los compañeros soldados de infantería de Bergdahl se enteraron días después de su desaparición: le dijo a algunas personas que ya no apoyaba el esfuerzo de Estados Unidos en Afganistán.

«El futuro es demasiado bueno como para desperdiciarlo en mentiras», le escribió Bowe a sus padres. «Y la vida es demasiado corta como para preocuparse por la condenación de otros, así como para pasarse la vida ayudando a tontos con sus ideas equivocadas. He visto sus ideas y me avergüenzo de ser un estadounidense. El horror de la arrogancia en la que viven, en la que se creen tan rectos. Todo es repugnante».

Bertdahl les escribió: «Lamento mucho todo. El horror que es Estados Unidos es desagradable».

CNN no ha confirmado de manera independiente la autenticidad de los correos electrónicos.

Un antiguo miembro del escuadrón de Bergdahl, quien aún no ha identificado su apellido públicamente pero se hace llamar «Cody», tuiteó este fin de semana que antes de desaparecer, Bergdahl una vez le dijo: «Si el despliegue no me parece, me voy a perder en las montañas y voy a dirigirme hacia China«.

Leatherman dijo a CNN que Bergdahl «siempre veía hacia las montañas a la distancia y hablaba de ‘ver lo que había del otro lado'».

Cody mencionó en sus comentarios en Twitter una historia que otros de la Compañía Blackfoot cuentan. Mientras soldados estaban buscando a Bergdahl, un pelotón «se encontró a algunos niños, y les preguntaron si habían visto a un estadounidense. Los niños dijeron ‘sí, se estaba arrastrando sobre su vientre por la hierba y se estaba comportando de forma extraña hace un rato'», según Cody.

El pelotón se dirigió a la aldea a donde los niños dijeron había ido el estadounidense. «Los aldeaños dijeron que un estadounidense había pasado por el área, pidiendo agua y preguntando si alguien hablaba inglés», compartió Cody.

El ex   soldado Jose Baggett, de 27 años, de Chicago, también estaba en la Compañía Blackfoot, y dijo que estaba cerca de dos hombres que «murieron debido a las acciones de Bergdahl».

«Se alejó», le dijo Baggett a CNN. «Dejó su puesto de guardia. Nadie sabe si desertó, si es un traidor o si fue secuestrado. Lo que sí sé es que estaba ahí pata protegernos y en lugar de eso decidió diferir de Estados Unidos y actuar por su cuenta. No sé por qué decidió hacer eso, pero invertimos muchos de nuestros recursos, y algunos recursos fueron las vidas de soldados».

El 18 de agosto de 2009, el sargento segundo Clayton Bowen y el   soldado Morris Walker murieron por un dispositivo explosivo improvisado mientras participaban en la búsqueda de Bergdahl. El sargento segundo Kurt Curtiss murió el 26 de agosto; el segundo teniente Darryn Andrews y el soldado   Matthew Michael Martinek murieron luego de ser atacados en el distrito de Yahya Khail el 4 de septiembre; el sargento segundo Michael Murphey murió el 5 de septiembre por un dispositivo explosivo no identificado en la Base de operaciones avanzadas, Saharana.

Además, otras operaciones fueron interrumpidas mientras la búsqueda de Bergdahl fue establecida como una prioridad número uno, según oficiales que sirvieron en Afganistán en aquella época. Recursos humanos y activos (como algunos drones y helicópteros de vigilancia) fueron empleados en la búsqueda. La falta de activos es una razón por la que el cierre de un peligroso puesto de avanzada de combate, COP Keating, se retrasó. Ocho soldados murieron en COP Keating antes de que finalmente fuera cerrado.

Un soldado del Regimiento no. 509, una unidad filial del no. 501, le dijo a CNN que después de que Bergdahl desapareció, el Ejército de EE.UU. recibió órdenes de en esencia bloquear toda la provincia de Pakitka. Él describió cómo se sentó en medio de un campo con su pelotón, con capacidades y personal mal dirigidos por toda la región. Diferentes pelotones se quedaron sin agua, alimentos y municiones.

Dos encargados de los morteros   -el soldado Aaron Fairbairn y el soldado de primera clase   Justin Casillas- murieron en un ataque ocurrido el 4 de julio de 2009.

«Fue increíble», dijo el soldado. «Todo por el acto egoísta de una sola persona. La cantidad de animosidad hacia él es algo nunca antes visto».

El hecho de que Bergdahl haya sido liberado en un intercambio por cinco detenidos en la prisión de Guantánamo, es otra fuente de consternación.

«No entiendo por qué estamos intercambiando prisioneros en la Base Naval de la Bahía de Guantánamo por alguien que desertó en una época de guerra, lo cual es un acto de traición», dijo Vierkant.