CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Entretenimiento

Hillary Clinton revela en su nuevo libro que tras dejar la Casa Blanca quedaron en quiebra

Por CNN en Español

Por Dan Merica

(CNN) — El lunes, Hillary Clinton inició la gira de promoción de su libro «Hard Choices», e hizo lo que la mayoría de políticos de alto perfil que están considerando una contienda presidencial hacen: dar una amplia entrevista para hablar sobre temas bien conocidos -su gestión, logros anteriores, aspiraciones presidenciales- y algunos asuntos que no han sido abordados en años.

Reveló que cuando ella y su marido abandonaron la Casa Blanca estaban inundados de deudas. Resultado del escándalo de la exbecaria Monica Lewinsky y otros asuntos, la pareja dejó la Oficina Oval en el 2001 con millones de dólares en deudas.

En la entrevista con ABC, Clinton perfeccionó lo que probablemente sea el mensaje de su gira de promoción, el mensaje de una seria diplomática que está preparada para volver a presentarse ante los votantes, especialmente las mujeres.

«Cuando estás en el centro de atención como mujer, sabes que constantemente estás siendo juzgada», dijo Clinton hablando sobre el sexismo. «Me refiero a que nunca termina… Tu tendencia natural es cómo reúnes a las personas para que puedas comunicarte de mejor manera. Yo ya no hago eso; simplemente no lo hago».

Pero mientras Clinton empieza a afinar su mensaje, los republicanos se han aprovechado de cómo la ex primera dama describió el ataque terrorista en Benghazi en 2012 y los supuestos 5 millones de dólares que ha hecho en el circuito de conferencias desde que dejó el Departamento de Estado.

publicidad

La entrevista con Diane Sawyer de ABC (la primera de su gira) se da justo cuando el nuevo libro de Clinton, «Hard Choices», acerca de sus años como la primera secretaria de Estado de Obama, sale a la venta en librerías el martes. Se trata del más reciente vistazo a su ilustre carrera en el centro de la atención global como primera dama, senadora de EE.UU., candidata presidencial y alta diplomática.

Por primera vez en años, a Clinton le preguntaron durante una entrevista en televisión acerca de Monica Lewinsky, quien fue pasante de la Casa Blanca y tuvo una aventura con su esposo, el ex presidente Bill Clinton. Lewinsky ha vuelto a salir a luz en el último mes debido a un ensayo publicado en Vanity Fair donde reflexiona sobre su infamia y su vida después de la aventura con Clinton.

«Ella es perfectamente libre de hacer eso», dijo Clinton acerca del ensayo de Lewinsky. «En mi opinión, ella es una estadounidense que puede expresarse como elija hacerlo. Pero eso no es algo en lo que pienso mucho».

Clinton añadió que ha «salido adelante» y que si pudiera hablar con Lewinsky, le «desearía que le fuera bien».

«Espero que pueda pensar en su futuro y construir una vida en la que encuentre significado y satisfacción», concluyó Clinton.

Gran parte de la entrevista se enfocó en el ejercicio de Clinton como secretaria de Estado, incluyendo sus relaciones con Rusia, sanciones impuestas a Irán y el ataque terrorista en 2012, que llevó a la muerte de cuatro estadounidenses en Benghazi.

Clinton, como lo ha hecho antes, se describió como alguien que hacía avanzar la pelota en asuntos diplomáticos, no como alguien que lo solucionaba todo. Respecto a Irán, ella dijo que Estados Unidos está en una «mejor posición que lo que heredamos», reconociendo que las perspectivas de un acuerdo llevaban tiempo y agregó que ningún secretario de Estado puede «eliminar toda amenaza, todo peligro».

«Hablemos de los logros y luego hablemos de las amenazas que aún permanecen», dijo Clinton cuando se le insistió sobre su gestión en el Departamento de Estado.

Respecto a Benghazi, los republicanos sostienen que el ataque que mató al embajador Chistopher Stevens y a cuatro estadounidenses ilustra los fracasos del gobierno de Obama en cuanto a la política exterior. Los demócratas dicen que el continuo escrutinio liderado por los republicanos es político y está diseñado para debilitar cualquier posible candidatura de Clinton.

«Veo esto como algo que aparta -incluso como una desviación- del arduo trabajo que el Congreso debería estar haciendo respecto a los problemas que enfrenta nuestro país y el mundo», dijo Clinton, y señaló que Estados Unidos debería «estar en las ligas principales» en cuanto a los asuntos del mundo.

Clinton ha asumido la responsabilidad por el ataque en el pasado y lo hizo de nuevo en la entrevista. Pero la ex secretaria de Estado también se defendió diciendo que «no estaba tomando decisiones de seguridad» para el complejo de Benghazi.

«Bien, ciertamente daría cualquier cosa en el mundo porque esto no hubiera sucedido», dijo. «Y sin duda desearía haber hecho algunos de los cambios que nos dijeron podríamos haber hecho como resultado de la investigación. Pero también tengo muy claro en mi mente que teníamos un sistema, y que ese sistema, por supuesto, terminaba conmigo».

Clinton también sostuvo que mientras la seguridad en Benghazi era un tema importante, los asuntos de seguridad en el complejo «quizá estaban entre las 10 primeras» amenazas y que «había lugares donde nuestra preocupación era mucho mayor».

En lo que posiblemente fue el comentario más sorprendente de la entrevista, Clinton le dijo a Sawyer que su familia estaba «en bancarrota» y endeudada cuando salieron de la Casa Blanca hace más de doce años. Clinton hizo los comentarios en defensa de la elevada cantidad de dinero que cobra por dar discursos desde que terminó su gestión como secretaria de Estado el año pasado.

Clinton más adelante añadió que su familia «no tenía dinero» en aquella época y que «les costó reunir los recursos» para las hipotecas y la educación universitaria de su hija Chelsea.

«Sabes, no fue fácil», dijo.

Los Clinton dejaron la Casa Blanca en deuda debido a enormes gastos legales. Para finales del año 2000, su deuda ascendía a una cantidad entre 2,28 millones y 10,6 millones de dólares. Pero los ex presidentes y primeras damas tienen la capacidad de hacer mucho dinero; los Clinton no fueron la excepción y así lo han hecho. Sus activos aumentaron rápidamente.

Bill Clinton hizo más de 9,2 millones en discursos bajo pago en 2001, y más de 9,5 millones en 2002. Pagaron sus gastos legales para 2004. Un análisis de CNN de los registros financieros de la familia a principio de 2013 mostró que Bill Clinton había ganado 106 millones de dólares en discursos bajo pago desde que dejó atrás el cargo presidencial. Solo en 2012, obtuvo 17 millones en honorarios.

Aunque a menudo sus conferencias no tienen costo en ciertos eventos, Mother Jones informó unos meses atrás, que Clinton hizo aproximadamente 5 millones de dólares en el circuito de conferencias desde que terminó su gestión como la más alta diplomática de Estados Unidos. Clinton no discutió la cifra cuando Sawyer le preguntó al respecto.

Aunque no es tan rentable como su esposo -a quien le han pagado hasta 750.000 dólares en un discurso- Hillary Clinton supuestamente cobra 200.000 dólares por discurso. Ambos también han recibido considerables adelantos por sus libros.

Hillary Clinton dijo que su familia con el tiempo vio un cambio en sus finanzas, señalando que «su esposo ha trabajado arduamente y para mí, eso ha sido increíble».

Ella comentó que tuvieron que pagar sus deudas, arreglar sus casas y «ocuparse de miembros de su familia».

American Rising, un grupo de investigación republicano que junto al Comité Nacional Republicano suelen criticar a Clinton, rápidamente se expresó en contra de sus comentarios a ABC, diciendo que «revelan a alguien que está extremadamente fuera de contacto con la realidad financiera que enfrentan los estadounidenses».

En su sitio web, America Rising dijo que las dos casas que los Clinton adquirieron en Chappaqua, Nueva York, y Washington después de salir de la Casa Blanca les costaron más o menos 4,5 millones de dólares en conjunto.

La autobiografía de Clinton y la posterior gira de promoción han generado bastante atención, principalmente porque la ex primera dama está considerando postularse a la presidencia en 2016.

«Voy a decidirlo cuando crea que es el tiempo correcto», dijo Clinton, añadiendo que «es probable» que no lo anuncie sino hasta el próximo año.

Una gran cantidad de grupos que apoyan a Clinton han surgido en torno al prospecto de que se postule a la presidencia. Algunos «super PACs» (comités de acción política), muchos dirigidos por quienes fueron asesores de Clinton durante mucho tiempo, han empezado a instar a la ex senadora a que se postule.

¿Qué piensa Clinton de ellos? «Aprecio mucho a todos los que me están animando, y estoy agradecida de que tengan esa confianza en mí, pero esta es realmente una decisión personal», dijo.

Clinton también mencionó la idea de que podría no postularse, atribuyéndolo al hecho de que «realmente» le gusta su vida.

«Me gusta lo que hago», dijo.

La gira de promoción del libro de Clinton continúa el martes, cuando dará una entrevista en vivo con ABC, una entrevista en la radio con NPR, asistirá a su primer evento de firma de libros en Nueva York y dictará una conferencia por la noche en Chicago.