CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Curiosidades

¿Cómo apareció esta cara humana en una gema?

Por Sebastián Jiménez Valencia

(CNN) -- Parece haber una cara humana encerrada dentro de la gema.

Cuando se le da vuelta a la joya se fragmenta, y parece ver en varias direcciones al mismo tiempo.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

De qué manera la cabeza incorpórea, que pareciera tener vida propia, está presente en la gema parece ser un misterio.

"Crear una cara es algo sagrado", dice Wallace Chan, de 58 años, el joyero artesano chino que creó la pieza.

"Es como si un fantasma apareciera en la gema a medida que trabajas. El dialogo de la piedra preciosa, el color y la luz le da vida".

publicidad

"Hay un dicho budista que dice que cada persona tiene muchos 'yo', y eso me inspiró espiritualmente a medida que creaba esta obra".

La obra, Now and Always (Ahora y siempre), es una representación de las Horas, las diosas griegas de las estaciones. Se decía que su baile cambiaba el año de invierno a otoño, primavera y verano.

Tal figura multifacética de la mitología pareció ser la inspiración perfecta para el joyero.

El arte excepcional de Chan ha llamado la atención de un número de compradores de alto perfil, entre ellos Francois Curiel, presidente de Christie's en Asia, y el príncipe Henrik de Dinamarca.

Tallando su propia identidad  

Ésta no es la primera vez que Chan ha "creado" un rostro humano en una joya. Pero "Ahora y Siempre" es, sin duda, la mejor demostración del "corte de Wallace", una técnica que Chan inventó y perfeccionó durante décadas.

En lugar de cortar en la superficie de la joya, para darle una forma geométrica, Chan corta desde la parte de atrás, tallando imágenes complejas desde el interior de la gema.

"Cada golpe y corte tiene que tener en cuenta el movimiento de la luz", dice. "Requirió mucha práctica porque tenía que aprender a tallar a la inversa".

"Cuando trabajas desde la parte de atrás de la joya, la derecha es la izquierda, la parte superior es la parte inferior, y lo profundo se convierte en lo plano. Es como tener que conducir un auto hacia atrás y hacia adelante al mismo tiempo".

Chan utiliza un taladro de dentista con una cuchilla especialmente adaptada, que gira 36.000 veces por minuto.

Cuando comenzó a usar la herramienta, rápidamente se dio cuenta de que el calor generado podría dañar la piedra preciosa; éste es un problema importante con un material que es tan caro.

Así que desarrolló una técnica de trabajar bajo agua fría.

"Significa que no puedo ver con claridad cuando corto", dice. "Se convierte en un proceso muy repetitivo. Hago un corte, la saco del agua para revisarlo, seco la piedra, la reviso de nuevo, y si está bien la pongo de regreso en el agua y hago otro corte".

Éste es un proceso laborioso, pero para Chan también es contemplativo.

Él pone su "alma y conciencia en la creación", dice, y se vuelve tan absorto en él que "se olvida de su propia existencia".

"Mi mente es una con el trabajo, y mi yo físico sale de la piedra preciosa", explica.

"Es muy emotivo, porque me sumerjo en el mundo interior de la piedra preciosa, enfocado en cómo la luz entra e interactúa con los colores".