CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Video

Madre de cuatro niños rompe récord: se come tres filetes de 2 kilos en 20 minutos

Por Brandon Griggs

(CNN) — No parecía ser una pelea justa. Por un lado había jugadores de fútbol y luchadores profesionales de gran tamaño, quienes competían en equipos de dos para comer tantos gramos de carne como les fuera posible, en conjunto, en una hora.

Por el otro, estaba solo una mamá de cuatro niños que pesaba 56 kilos.

Y por supuesto, al final, el concurso del domingo llamado «El desafío de las 72 onzas» en Texan Steak Ranch en Amarillo, Texas, ni siquiera estuvo reñido. Molly Schuyler comió tres filetes de 2 kilos 41 gramos, tres papas horneadas, tres ensaladas, tres rollitos y tres cócteles de langostinos… y con esto dejó atrás, por mucho, a sus corpulentos rivales.

Eso es más de 6 kilos de carne, sin contar los acompañamientos. Además, lo hizo todo en 20 minutos, y estableció un récord.

«Hemos estado llevando a cabo este concurso desde 1960, y en todo ese tiempo no ha habido nadie que en realidad se coma tantos filetes de una sola vez», le dijo Bobby Lee, el copropietario de Big Texan, a KVII TV, afiliada de CNN. «Así que esto es algo que sucede por primera vez para nosotros, y es algo importante».

Para ser justos, Schuyler no es como cualquier otra persona de 56 kilos. La originaria de Nebraska, de 35 años, es una profesional en el circuito de las competencias de comida y una vez se engulló 363 alas de pollo en 30 minutos.

publicidad

Con gafas de sol y una sudadera negra, Schuyer derrotó a otros cuatro equipos el domingo, entre ellos parejas de jugadores de fútbol y luchadores profesionales, y un matrimonio de personas que participan en competencias de comida. Ella también batió su propio récord de Big Texan de dos filetes de 72 onzas y guarniciones, el cual estableció el año pasado, cuando venció a quien era el titular del récord, Joey Jaws Chestnut.

El emblemático restaurante Big Texan ofrece su «Desafío de las 72 onzas» para cualquier persona que pueda comerse el enorme pedazo de carne, más acompañamientos, en menos de una hora. Quienes no puedan hacerlo deben pagar 72 dólares por la comida.

Schuyler, quien ahora vive en Sacramento, California, ganó 5.000 dólares por su esfuerzo. Su hazaña será enviada a los Récords Mundiales Guinness.

Sin embargo, la mujer solo parecía estar contenta por poder disfrutar una suculenta comida por cuenta de la casa y no tanto por el premio.

«Es gratis, así que estoy muy feliz por eso», le dijo a KVII. «De lo contrario, me habría costado alrededor de 300 dólares».