CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Argentina

Argentina

Jefe de Gabinete de Argentina cuestiona las facultades de juez de 97 años

Por Iván Pérez Sarmenti

(CNN Español) -- El enfrentamiento entre el gobierno de Argentina y el máximo órgano de la Justicia, la Corte Suprema, sumó un nuevo capítulo esta semana. El jefe de gabinete, Aníbal Fernández, cuestionó las facultades del magistrado Carlos Fayt, de 97 años, al que desafió a ofrecer una conferencia de prensa para demostrar que se encuentra en perfecto estado psicofísico.

Este miércoles, en su habitual contacto matinal con la prensa, el ministro coordinador instó al magistrado a “salir a trabajar como lo hacía siempre, encontrarse con la prensa en la puerta de su casa y hablar de los temas que él quiera y despejamos todas las dudas, en este caso sería muy simple poder hacerlo".

Esta nueva polémica comenzó con la reelección hasta 2019 del presidente del Máximo Tribunal, Ricardo Lorenzetti, que suele realizarse en octubre pero que fue votada anticipadamente en el seno de la Corte el 21 de abril.

Sin embargo, el martes el jefe de Gabinete puso en duda la legitimidad de esa resolución.

publicidad

"Si se llega a comprobar lo que todos estamos diciendo, porque ya las actas las han visto porque dice que se hizo todo en la Corte Suprema porque todos sabemos que el doctor Fayt no vino, sabemos que el que le lleva los documentos para firmar es su secretario, bueno tendrá que dar las explicaciones ante la Comisión de Juicio Político", sostuvo.

De inmediato, la Corte ratificó la validez de su resolución con un comunicado escueto en el que no aludió a los cuestionamientos sobre las capacidades de Fayt.

En paralelo el kirchnerismo reactivó la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados, donde pidieron que se investigue el estado de salud de Fayt, para saber si está en condiciones de seguir en su puesto.

"No hay antecedentes recientes en la historia moderna de intentar destituir a un juez en función de su avanzada edad. Creo que esto es parte de un intento del gobierno por desgastar a la Corte para así forzar la renuncia eventualmente de Fayt”, sostiene Álvaro Herrero, director del Laboratorio de Políticas Públicas.

Para este analista, la embestida contra Fayt responde a una estrategia del gobierno para tratar de designar, al menos, un nuevo integrante en la Corte Suprema, que debe funcionar con cinco jueces, pero que desde principios de año tiene cuatro miembros.

"De cara a la culminación del mandato de Cristina, el gobierno está buscando la oportunidad de poder designar al menos un integrante de la Corte Suprema. Lo que buscan es que haya dos vacantes para así poder negociar mejor con la oposición y tratar de que se incorpore un juez que sea más afín a las políticas del oficialismo", agrega.

Luego del alejamiento del juez Eugenio Zaffaroni, quien ateniéndose a lo que estipula la ley, presentó su renuncia en enero al cumplir 70 años, la oposición se mantiene firme en que no favorecerá el acuerdo con el gobierno de Cristina Fernández para nombrar a un nuevo magistrado.