CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

La justicia de EE.UU., tras gobernadores de Tamaulipas

Por CNN Español

(CNN Español)-- El periodista José Reveles analizó en Aristegui los casos de los exgobernadores de Tamaulipas investigados por EE.UU. Eugenio Hernández y Tomás Yarrington, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Mira aquí la entrevista

La acusación contra Hernández (2005-2010), que involucra a su cuñado Óscar Gómez Guerra, se realizó ante la Corte Federal del Estado de Texas. Se le acusa de lavado de dinero y transacciones bancarias ilícitas. El Departamento de Justicia estadounidense busca recuperar 30 millones de dólares por operaciones realizadas por Hernández.

En este caso "lo grave es que se considera que ese dinero proviene de (el cártel de) Los Zetas", consideró Reveles. En el estado fronterizo de Tamaulipas los dos cárteles de la droga que operan son Los Zetas y el cártel del Golfo.

Eugenio Hernández cuenta con una orden de arresto en los EE.UU. De ser encontrado culpable podría recibir una condena de 20 años de cárcel por lavado de dinero.

En el caso de Yarrington (1999-2004), el exgobernador cuenta con acusaciones por el delito contra la salud en su modalidad de fomento. Fue acusado en el 2012 por la DEA por lavado de dinero para Los Zetas y el cártel del Golfo.

publicidad

Pero además, "A Yarrington lo señalan como que tuvo alguna injerencia en el crimen contra (Rodolfo) Torres Cantú", señaló Reveles.

Torres Cantú era el candidato a la gubernatura de Tamaulipas por el PRI y fue asesinado el 28 de junio de 2010, presuntamente por el crimen organizado. "Fue asesinado y no se dieron más explicaciones", dijo el periodista.

"Hay falta de voluntad en México para investigar estos altos crímenes", consideró Reveles, quien agregó que "es gravísimo que EE.UU. con toda su formalidad esté acusando a dos exgobernadores".

"Se van sumando situaciones. Hay que ver hasta dónde llega la investigación de EE.UU.”

"Si hubiera voluntad en México podría conducir a una gran investigación", concluyó.