CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cuba

Foto de familia

Por Camilo Egaña

Nota del editor: Camilo Egaña es el conductor de Encuentro. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor.

(CNN Español) -- "Si viene Kerry es que la cosa va en serio", dicen en La Habana.

Tras el anuncio de que La Habana y Washington abrirán sus respectivas embajadas en Estados Unidos y Cuba el próximo 20 de julio, la esperanza reverdece en unos y la indignación en otros.

El alcalde de Miami, Tomás Regalado, dice que rechaza por "razones morales",  la eventual apertura de un consulado general de Cuba en Miami. Y los hay que tararean “Foto de familia’, una canción, que tiene más de veinte años, del incómodo trovador cubano Carlos Varela, que vive en la isla, y que  dice:

Detrás de los que no se fueron,
detrás de los que ya no están,
hay una foto de familia
donde lloramos al final.

https://www.youtube.com/watch?v=7TJHN-qU9_c

publicidad

Cuando el próximo 20 de julio, John Kerry, el secretario de estado de EE.UU presida la ceremonia de la bandera en La Habana, habrá comenzado algo más que una nueva era.

Cuentan los periodistas extranjeros en La Habana, que muchos admiten que jamás creyeron que "Cuba y Estados Unidos pudieran ponerse de acuerdo, porque éramos como el gato y el ratón".

¿Cuánto costará a partir de ahora cambiar las actitudes, archivar la reticencia y echar a un lado el chovinismo?

La gente tal vez esté lista para hacerlo. Pero ¿y los políticos?

Cuba y EE.UU. tienen muchos temas de interés común sobre la mesa, desde la emigración a los derechos humanos, hasta el intercambio comercial, pasando por la base naval estadounidense de Guantánamo.

El trovador Carlos Varela termina su canción con unos versos que tienen  la contundencia de un martillazo:

Detrás de todos estos años
detrás del miedo y el dolor
vivimos añorando algo
y descubrimos con desilusión
que no sirvió de nada.

Ojalá que algo pase para que una canción como esa, triste y hermosa, empiece a ser olvidada por unos y por otros. Ojalá.