CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia y Espacio

Las impresionantes ruinas del programa de transbordadores espaciales de la Unión Soviética

Por CNN

(CNN) –  Lo que una vez fue el reluciente orgullo y el gozo del programa espacial soviético ahora yace cubierto en polvo y excremento de aves en un hangar en desuso en Kazajstán.

Estos transbordadores, con sus ventanas rotas, piezas que faltan e interiores saqueados, son una inquietante —y fascinante— parte de historia espacial, una historia que rara vez es vista por el mundo exterior.  

Ciertamente, cuando el fotógrafo ruso Ralph Mirebs, de 36 años de edad, descubrió los transbordadores y el cohete abandonado en el cosmódromo de Baikonur, él se sintió conmovido por el triste final de estas «maravillosas máquinas con alas».  

En otros tiempos, se cree que estos prototipos fueron parte del Programa Buran de los soviéticos, el cual inició en 1974 y fue descontinuado en 1993.  

Para Mirebs, un profesor de programación de computadoras y quien desde hace mucho tiempo ha sido un entusiasta del espacio, fue el descubrimiento de su vida. 

Hablamos con el explorador urbano sobre su increíble hallazgo.  

publicidad

¿Ya sabías lo que había adentro de estos edificios?  

«Sí, ver los transbordadores y el cohete era el objetivo principal de mi viaje a Baikonur. Había leído al respecto en los libros sobre la historia de la exploración espacial soviética».  

«Sin embargo, no sabía en qué estado se encontrarían, y no sabía acerca del otro equipo que habría dentro del hangar». 

https://instagram.com/p/2bPahelcxd

¿Cómo entraste al hangar?

«No estaba cerrado y no había nadie adentro». 

«Cuando vi los transbordadores por primera vez, me maravillé ante su tamaño.   También me sorprendió gran parte del equipo en las paredes del hangar».  

¿Cómo era el interior?  

«Fue durante el día, así que estaba muy claro dentro del hangar.   Al ver los transbordadores, admiré lo geniales que eran».  

«Creo que si no hubieran estado en condiciones buenas y limpias, mis fotografías no habrían creado tanta conmoción alrededor del mundo.   Lo importante es que haya contrastes».  

¿Cómo obtuviste acceso al sitio del cosmódromo de Baikonur?  

«Dejemos que permanezca en secreto».  

¿Qué más hay en el sitio?  

«El hangar está ubicado a unos cuantos kilómetros de la plataforma de lanzamiento de Gagarin (donde el cosmonauta Yuri Gagrin se convirtió en la primera persona en volar hacia el espacio, en 1961).  

«Y al lado del hangar del transbordador, existe otro edificio abandonado que alberga al modelo de prueba del cohete espacial Energy-M».  

Los transportadores de los cohetes espaciales Energy y Energy-M han dormido durante más de 20 años.   Visita mi página en LiveJournal para más detalles.  

https://instagram.com/p/4Zs_YPFc2B/

¿Qué crees que deberían hacer con los transbordadores?  

«Me gustaría ver que el hangar, con los transbordadores y el equipo que se encuentra adentro, se convierta en un museo».  

Te describes como un «explorador urbano»; ¿eso qué implica?  

«Me gusta una variedad de lugares artificiales o subterráneos que las personas han dejado. Existe una sensación de misterio en esos lugares.   Nunca sabes qué es lo que te espera en la próxima esquina o al entrar por la siguiente puerta.  

«Estos son lugares donde puedes tocar la historia.   No hay restricciones; estás solo tú y la ruina».  

¿Cuál es el atractivo de estas imágenes?  

«Creo que se debe a que los transbordadores espaciales son conocidos alrededor del mundo. Están relacionados con el progreso de la humanidad, con nuevos horizontes de conocimiento. Y aunque todos conocen sobre los transbordadores espaciales estadounidenses, es menos lo que se conoce sobre los modelos rusos.  

«Desde que publiqué las fotos, he recibido dos tipos de comentarios. El primero es de personas sorprendidas por el hecho de que Rusia aún tenga transbordadores espaciales. Y el segundo es de personas horrorizadas por las condiciones en las que se encuentran, cubiertos de polvo y excremento de aves.  

«Creo que este es un final terrible para estas maravillosas máquinas con alas».