CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Fotografías

Fotografiando las fronteras invisibles de Europa

Por CNN

(CNN)– El fotógrafo italiano Valerio Vincenzo ha pasado los últimos ocho años fotografiando los límites internos de la Unión Europea: son 26 países y 16.500 kilómetros de límites que pueden ser cruzados libremente.

Sus imágenes serenas de aduanas abandonadas y de playas y bosques silenciosos plantean preguntas acerca de la autenticidad de las fronteras geográficas y las identidades nacionales.

Su proyecto «Borderline, the Frontiers of Peace» (Límites, las Fronteras de la Paz) será exhibido en septiembre en la sede de la UNESCO en París.

Recientemente habló con CNN sobre su proyecto y su deseo de una «Europa pre-1914» libre de controles fronterizos.

CNN: El Acuerdo de Schengen de Europa es una inspiración bastante extraña para un proyecto artístico, ¿cierto?

Valerio Vincenzo: el Acuerdo de Schengen condujo a la creación del Espacio Schengen, el cual desde 1995 ha permitido que los europeos viajen libremente, vivan y trabajen en muchos países de la Unión Europea… en 26 hasta el día de hoy.

Esto era inconcebible durante la Guerra Fría y probablemente sea el hecho histórico más importante en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Quería darle visibilidad a este cambio radical.

CNN: Las zonas fronterizas no son particularmente fotogénicas, ¿o sí?

Vincenzo: Muestro imágenes que son muy diferentes de lo que nosotros tendemos a asociar con la noción de fronteras: vallas, alambres de púas, patrullas.

Al mostrar paisajes fronterizos muy tranquilos y pacíficos, cuestiono el significado actual de las fronteras entre países.

Quiero hablar sobre las fronteras del futuro, más que de las fronteras del pasado.

CNN: ¿Cuál fue la primera fotografía en la serie?

Vincenzo: Mi primera fotografía fue en 2007 y muestra la aduana entre Francia y Bélgica, la cual ha sido convertida en una tienda de chocolates.

Cuando empecé, estaba interesado en mostrar todas las aduanas abandonadas, pero pronto me sentí más intrigado por las imágenes de los paisajes de las fronteras.

CNN: Usaste una Hasselblad de 1964 con un objetivo de 50mm. ¿Por qué optaste por algo antiguo?

Vincenzo: Necesitaba una cámara robusta que no funcionara con baterías y que pudiera producir una imagen con una resolución muy alta.

También me gusta el hecho de que cada rollo de película que utilizo solo tiene 12 fotografías.

¡Mientras menos fotos pueda tomar, más debo pensar antes de tomarlas!

Quiero hablar sobre las fronteras del futuro, más que de las fronteras del pasado.

CNN: ¿Tienes una foto favorita?

Vincenzo: La foto de la frontera entre Italia y Suiza con la nieve.

Me gusta su composición simple y esencial.

CNN: ¿Qué oportunidades has disfrutado como miembro autodenominado de la «generación del Schengen»?

Vincenzo: Nací en Italia, viví en Francia durante los últimos 10 años y adquirí la nacionalidad francesa, y ahora estoy establecido en los Países Bajos.

Sin tener que hacer ningún papeleo en absoluto, no solo puedo viajar sino también vivir y trabajar en cualquier momento en cualquiera de los 26 países del Espacio de Schengen.

Aún recuerdo cuando me mudé por primera vez a Francia en 1993, justo antes de los Acuerdos de Schengen: conseguir un permiso de residencia era una pesadilla.

CNN: La libertad para cruzar las fronteras de la UE ha sido cuestionada por la actual crisis migratoria en Europa, sobre todo en tus países de origen de Francia e Italia.

Vincenzo: Los controles temporales en la frontera franco-italiana y el muro entre Grecia y Turquía, así como las vallas del enclave español de Melilla, o la valla proyectada entre Hungría y Serbia, me hacen sentir triste y avergonzado.

Creo que deberíamos aprender de la historia; tiene mucho que enseñarnos.

Las barreras entre países y los muros entre las personas podrían dar la impresión de resolver la situación a corto plazo, pero en realidad nunca ha habido una verdadera solución viable a largo plazo en Europa, así como en el resto del mundo.

 

CNN: ¿Cuál es la solución?

Vincenzo: Como Stefan Zweig recordó en su «World of Yesterday», antes de 1914 no había pasaportes, visas, permisos ni se necesitaban autorizaciones y todos podían viajar libremente por todo el mundo.

Sé que esto suena utópico hoy en día, al igual que la Europa que muestro en mis fotos sonaba utópica hace menos de 50 años.

Creo firmemente que debemos trabajar hoy hacia una libertad pre-1914 de desplazamiento libre para todos.

Esto debería ser un derecho fundamental de todo individuo.

CNN: Muchas de tus fotografías cuentan con personas que conociste por casualidad a lo largo de las fronteras.

Vincenzo: Conocí a muchas personas durante este proyecto.

He oído muchas historias vinculadas a la antigua existencia de fronteras: historias de parejas o familias que fueron divididas en dos, historias de contrabando e historias de las vidas aventureras de los exfuncionarios de aduanas.

Recopilar estas historias es todo un trabajo adicional que espero que alguien haga o esté haciendo en este momento.

CNN: ¿Cómo fue tu reciente viaje a los bordes de la UE?

Vincenzo: Viajé a lo largo de las fronteras de la UE de Croacia y Rumania.

Del 2007 al 2013, crucé los límites del Schengen más de un millar de veces sin tener que mostrar mi identificación, pero en este viaje, me detuve en los controles fronterizos en numerosas ocasiones.

Tuve la impresión desagradable de regresar a un pasado irreal e irracional.

Me adelanto a decir que estos países de la UE se unirán al Espacio de Schengen en los años venideros.

Valerio Vincenzo es un fotógrafo que reside en París, Milán y los Países Bajos. Lo puedes seguir en Facebook, Instagram y Twitter.