CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

Joven ganó 35 becas y fue gratis a la universidad: «Pedir ayuda es mi única salida»

Por Katie Lobosco

(CNNMoney) — Ganar una beca completa para la universidad de tus sueños es algo prácticamente inaudito si no eres un estudiante con las mejores notas que obtuvo un resultado perfecto en las pruebas del SAT.

Incluso entonces, tu premio de ayuda financiera podría dejarte con una sustanciosa cuenta por pagar. Pero no pierdas la esperanza.

Existen miles de becas privadas —y a veces ocultas— allá afuera, que son ofrecidas por compañías, organizaciones sin ánimo de lucro y grupos comunitarios. Aunque podría ser difícil encontrarlas, y podría resultar molesto aplicar para ellas, existen buenas razones para que las busques (además de separarte de mamá y papá).

Pregúntale a Christopher Gray, quien ganó más de 35 becas privadas. Ellas lo ayudaron a asistir a la Universidad de Drexel en Filadelfia sin tener que pagar. Se graduó la primavera pasada y aún le quedan algunos fondos disponibles que podrá usar para la escuela de posgrado.

Definitivamente, Gray pasó mucho tiempo aplicando a cientos de becas. Él comenzó durante el verano antes de su último año en la escuela secundaria. Y Gray no es ningún holgazán. Él sacaba buenas notas, fundó una organización no lucrativa y trabajaba como voluntario.

publicidad

También provenía de una familia de bajos ingresos y recibía una subvención federal basada en las necesidades, pero esta tenía un límite de más o menos 5.500 dólares al año.

«Para mí, era cuestión de ya sea solicitar ayuda financiera o no ir a la universidad. Las becas eran mi única salida», le dijo a CNNMoney.

Desde entonces, ha hecho que su misión sea ayudar a otros a tener acceso al mundo de las becas privadas que a menudo no es aprovechado. En 2014, lanzó su propia aplicación, llamada Scholly, la cual te brinda una lista personal y actualizada de becas para las que podrías ser elegible. Recibió el apoyo de dos inversores en el programa de televisión Shark Tank. Los estudiantes que usan la aplicación recibieron más o menos 15 millones de dólares en becas este año, dijo Gray.

Algunas becas privadas son bastante amplias, pero otras buscan a alguien específico. ¿Eres zurdo? Hay una beca para eso. ¿Eres un apasionado por mejorar la velocidad del Internet en las áreas rurales? También hay una beca para eso.

Algunas son de tan solo 500 dólares. Pero otras, como una que Gray recibió de Coca-Cola, son de 20.000 dólares al año. Casi cualquier persona puede aplicar para esa beca, la cual tiene el objetivo de recompensar a quienes han tenido un impacto en su comunidad. Gray también recibió una beca de la Fundación Bill y Melinda Gates (para las minorías de bajos ingresos), la cual pagará los costos de la educación superior que no son cubiertos por otras subvenciones.

Encontrar una beca a la que puedas aplicar es solo parte de la batalla. La mayoría requieren que escribas al menos un ensayo. Estos son algunos consejos de Gray:

Reutiliza tus ensayos.

Así es como Gray pudo aplicar a cientos de becas… y tú también puedes hacerlo. Después de aplicar a algunas cuantas, probablemente encontrarás otras con indicaciones similares para los ensayos, dijo. Modifica el ensayo para la solicitud específica, pero tu contenido central debe permanecer igual.

Evita palabras como «impresionante», «impulsado» y «motivado».

Y mientras estás en ello, no expliques cómo «tomaste la iniciativa». En lugar de recitar un listado de logros, Gray trató de enfocarse en cómo la beca tendría un impacto en su vida.

No tengas miedo de ser creativo.

Para un ensayo, Gray escribió un poema. Él ganó esa beca y el comité de selección le dijo que realmente se destacó. Pero no ignores abiertamente las indicaciones. Arriésgate de manera creativa para los ensayos más generales.

Tómate tu tiempo.

No puedes escribir un ensayo en un día. Es un proceso, así que deja tiempo para la edición, dijo Gray. Le pidió a su maestro de literatura que se lo revisara.

No te extiendas mucho.

Trata de escribir entre 250 y 500 palabras. «Eso es lo que funcionó para mí», dijo Gray.