CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ataques en París

Integrante de Eagles of Death Metal: "Atacante me vio directamente y me disparó"

Por Georgia McCafferty

(CNN) -- La banda de rock estadounidense que tocaba en la sala de conciertos Bataclan, donde 89 personas fueron asesinadas en el ataque terrorista de París la noche del 13 de noviembre, han elogiado el heroísmo de sus fans en su primera entrevista desde la tragedia.

Durante una conversación a menudo emotiva con el fundador de Vice, Shane Smith, los miembros de Eagles of Death Metal contaron desgarradores detalles del ataque y sobre cómo finalmente lograron escapar a un lugar seguro. Los músicos también compartieron algunas percepciones muy personales de cómo el ataque los ha cambiado, y prometieron seguir haciendo música.

"Ya quiero volver a París; ya quiero tocar", dijo Jesse Hughes, el cantante principal y cofundador de la banda.

Hughes estaba en el escenario la noche de los ataques. "Quiero ser la primera banda en tocar en el Bataclan cuando abra de nuevo porque yo estuve allí cuando se quedó en silencio por un minuto".

Jesse Hughes, a la izquierda, y Josh Homme de los Eagles of Death Metal se presentan en Los Ángeles en octubre.

Jesse Hughes, a la izquierda, y Josh Homme de los Eagles of Death Metal se presentan en Los Ángeles en octubre.

"Fue entonces cuando vi al atacante"

publicidad

Hughes y los otros miembros de la banda habían estado tocando en el escenario durante más o menos una hora cuando tres pistoleros enmascarados empezaron a dispararle a la multitud con armas automáticas.

"Al principio pensé que el PA estaba colapsando, y luego me di cuenta rápidamente de que no era así y reconocí lo que estaba pasando. En ese momento, Jesse corrió hacia mí, y nos dirigimos a un rincón del escenario", dijo el guitarrista Eden Galindo.

Galindo dijo que él, Hughes y un miembro del equipo llamado Boot lograron escapar por la salida trasera del lugar cuando el pistolero hizo una pausa para recargar el arma. Luego fueron a buscar a la pareja de Hughes, Tuesday Cross, en el vestidor, y cuando no la encontraron, Hughes abrió una puerta del pasillo para buscarla.

"Fue entonces cuando vi al atacante. Y se volteó hacia mí, bajó el arma y el cañón golpeó contra el marco de la puerta. Yo pensé 'oh diablos'", dijo Hughes, quien se mostró visiblemente alterado a lo largo de la entrevista.

La cosa más terrible del mundo

Hughes le advirtió a los demás y todos se dieron la vuelta y huyeron. Llegaron a un lugar seguro a través de una salida luego de encontrar a Tuesday en la aglomeración. El baterista de la banda, Julian Dorio, usó su batería a manera de protección para arrastrarse fuera del escenario y escapó por la misma salida, muy cerca de los demás miembros de la banda.

"Creo que lo que realmente me impresionó al principio es que somos una banda de rock enérgica, ¿sabes? El poder de la banda en el escenario, a través del PA, es difícil de superar y los primeros disparos fueron tan poderosos para mí que inmediatamente supe que algo andaba mal", dijo.

"Y vi a dos sujetos al frente, y eso podría haber sido la cosa más terrible del mundo, ver cómo le disparaban implacablemente a la audiencia".

El bajista Matt McJunkis se encontraba al otro lado del escenario cuando vio que estaban matando a las personas, y terminó atrapado en una habitación con el gerente de tour de la banda y muchos de los fans de la banda que también estaban tratando de escapar. Una mujer había recibido un disparo en la pierna y estaba siendo apoyada por sus amigos, quienes trataban de detener la hemorragia.

https://www.facebook.com/VICE/videos/1150737081626215/

Debido a que no había salida y no tenían nada con qué defenderse, McJunkins dijo que atracaron las puertas con algunas sillas y tomaron una botella de champán para usar como posible arma. Para empeorar las cosas, el techo empezó a gotear, lo que hizo que la habitación se empezara a inundar, y las personas empezaron a preocuparse de que el agua que caía en cascada haría que los atacantes llegaran a ellos.

"Los disparos se acercaban. Se escucharon durante, sabes, diez, quince minutos... simplemente no terminaban. Luego se dejaban de escuchar y había una sensación de alivio, y luego empezaban de nuevo", dijo. "Después hubo una explosión que simplemente sacudió toda la habitación, probablemente todo el edificio".

Más adelante se enteraron de que la explosión había sido el chaleco suicida de un pistolero.

Sangre por todas partes

El ingeniero de sonido Shawn London se encontraba en la parte trasera del escenario cuando empezó el tiroteo.

"Aún me encontraba de pie y pude ver al pistolero. Él me vio directamente y me disparó, pero falló y le disparó a mi consola", dijo.

"Todas las personas a mi alrededor estaban heridas y había sangre por todas partes. Él se quedó ahí y siguió disparando y matando personas, y solo gritaba 'Allahu Ackbar' con todas sus fuerzas".

London se refugió detrás de su consola, junto a una niña que había recibido un disparo en el torso, y trató de consolarla y mantenerla en silencio para evitar ser vistos por los atacantes. También logró huir cuando el atacante se detuvo a recargar su arma, y llevó a la niña a un lugar seguro con él.

Heroísmo compartido

Smith habló con Hughes y el otro fundador de la banda, Joshua Homme, en un segmento distinto de la entrevista, y ellos dijeron que los mensajes de apoyo que la banda había recibido tras los ataques los habían ayudado a sentirse unidos con sus fans en medio del dolor.

"Lo único que todos los miembros de la banda compartían una y otra vez era que fue como un heroísmo compartido", dijo Hommes. "Las personas salieron de sus casas para ayudar. Los fans que estaban ahí, incluso si estaban heridos, trataban de ayudarse unos a otros y a la banda".

Mientras el dolor y la impresión en los rostros de los miembros de la banda es evidente, su fortaleza y su emoción sincera es igualmente aparente, algo que McJunkins logró resumir de manera elocuente.

"La música es lo que hacemos, es nuestra vida, y no hay manera de que dejemos de hacerlo", dijo, antes de empezar a llorar.