CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de EE.UU.

COP21: ‘Es hora de llegar a un acuerdo’

Por John D. Sutter

Nota del editor: El columnista John D. Sutter, de CNN, está informando sobre un minúsculo número —2 grados— que podría tener un enorme efecto en el futuro. Síguelo en Facebook, Twitter e Instagram. Lo puedes encontrar como jdsutter en Snapchat.

Le Bourget, Francia (CNN) — Es momento de la verdad en cuanto a la lucha contra el calentamiento global.

Y, a pesar de los actuales conflictos y la incertidumbre en la cumbre sobre el cambio climático de la ONU aquí en París, el optimismo sigue siendo alto.

«Es hora de llegar a un acuerdo», dijo el ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, quien está a cargo de presidir este proceso, en una reunión el jueves por la noche.

«Nosotros debemos hacer esto, y podemos hacerlo», agregó. «Pienso, queridos amigos, que lo lograremos».

Sin embargo, no lo lograrán hacer a tiempo. Fabius, quien se desempeña como presidente de la XXI Conferencia de las Partes (COP 21) había deseado que los 195 países presentes llegarán a un acuerdo sobre un marco jurídicamente vinculante para reducir la contaminación por carbono para el viernes a las 6 p.m. en París.

publicidad

Sin embargo, el viernes por la mañana Fabius le dijo a la prensa que era poco probable que los negociadores llegaran a un acuerdo antes del sábado, según BFM, afiliada de CNN.

Los negociadores cansados ​​han estado trabajando durante la noche para crear un acuerdo que sería la culminación de más de dos décadas de trabajo sobre el cambio climático.

El resultado del acuerdo podría ayudar a determinar el destino del planeta.

Y el éxito podría depender de un grupo relativamente poco conocido llamado la «High Ambition Coalition» (Coalición de alta ambición).

Sus miembros provienen de países grandes y pequeños, ricos y pobres.

Sin embargo, se han reunido —estos ministros del gobierno de 100 o más naciones— para tratar de lograr que el mundo haga lo imposible: deshacerse de los combustibles fósiles. Ellos quieren que se reduzca la contaminación tan rápidamente al punto que podamos evitar los efectos más desastrosos del cambio climático, incluyendo sequías extremas, olas de calor mortales, extinciones masivas de plantas y animales, mega-inundaciones y aumento de los mares que podrían erradicar del mapa a algunos país insulares.

Este amplio grupo de países —que incluye a Estados Unidos y la Unión Europea, así como a países en desarrollo en África, América Latina e Islas del Pacífico— no es un organismo oficial de negociación en la conferencia de la ONU. Sin embargo, ha reunido un amplio apoyo para tratar de exprimir las mayores «aspiraciones» que sean posibles del proceso.

Esto es clave si el acuerdo alcanzado realmente será «universal, jurídicamente vinculante, ambicioso, justo y duradero», como Fabius sostiene que debería ser.

«Si quieres estar en el lado correcto de la historia en cuanto al cambio climático, necesitas ser firme en relación a algunos principios básicos», dijo Jake Schmidt, experto climático del Consejo para la Defensa de Recursos Naturales. «Están tratando de demostrarles a otros países que hay un grupo significativo que quiere estar en este bando».

Muchos miembros de esta alianza están presionando para que se establezcan objetivos climáticos que habrían sido impensables hace apenas unas semanas. Entre ellos: un límite de 1,5 grados centígrados para el calentamiento desde la revolución industrial.

Durante años, 2 grados centígrados ha sido el número de facto en el centro de las negociaciones internacionales sobre el clima. Ahora los países desde Estados Unidos hasta Alemania, Canadá y las Islas Marshall están apoyando este objetivo más riguroso como parte del acuerdo; y ese texto aparece en el último borrador del acuerdo.

Esa cifra podría parecerte insignificante, pero estoy seguro que no es así para Tony de Brum, el ministro de Relaciones Exteriores de las Islas Marshall, un país que según dicen los científicos posiblemente dejará de existir si las temperaturas alcanzan los 2 grados. Las islas, en el lejano Océano Pacífico, son tan bajas en el agua que el aumento del nivel del mar podría hundirlas por completo.

«Existe un claro reconocimiento de que el mundo debe trabajar para limitar el calentamiento por debajo de 1,5 grados centígrados y que sería mucho más seguro hacerlo», dijo de Brum en un comunicado emitido el viernes temprano. «Con esto, yo podría volver a casa y decirle a mi pueblo que no se ha perdido nuestra oportunidad de supervivencia».

Ese lenguaje es fuerte.

Sin embargo, eso no garantiza que estas conversaciones sobre el clima tendrán éxito.

Muchos otros —en particular las negociaciones de Copenhague en el 2009— han fracasado de forma miserable.

Existen serias dudas en relación a si la meta de 1,5 grados podrá lograrse sin la nueva tecnología.

Y, hay dos países notables —India y China— que no son miembros de la High Ambition Coalition.

China es el país con mayor contaminación anual de gases de efecto invernadero. Beijing, la capital, está cubierta de niebla esta semana… a un nivel tan alto que el gobierno por primera vez emitió su «alerta roja» por contaminación del aire, suspendiendo las escuelas, retirando automóviles de las carreteras y, en general, recordándoles a todos en el mundo sobre las consecuencias de nuestra sucia economía energética. Hasta ahora, China ha sido un participante entusiasta en las negociaciones sobre el clima, pero eso siempre podría cambiar.

Otros países, como Arabia Saudita, Malasia y Venezuela, son considerados como comodines que podrían tratar de descarrilar el proceso… en busca de escalar drásticamente estas ambiciones o rechazar el proceso completo.

No es necesaria la aprobación de cada uno de los países con el fin de forjar un acuerdo, dijo Jennifer Morgan, directora mundial del programa de cambio climático del Instituto de Recursos Mundiales.

Sin embargo, tendría que ser casi la mayoría de ellos, dijo. En otras palabras, un pequeño opositor aislado no cancelaría el acuerdo, pero un solo opositor de alto nivel como China o la India podría arruinar las cosas.

«La manera en que los franceses han jugado esto es realmente todo o nada», dijo ella.

Se esperaba que los negociadores de los 195 países llevaran a cabo reuniones durante toda la noche del jueves y viernes por la mañana para tratar de negociar algunos puntos de la discordia. Entre estos puntos, según los observadores, están: si se les pagarán reparaciones a los países que sufrirán un daño irreparable a causa del cambio climático, pero que casi no han hecho nada para causarlo; y si se monitorearán los esfuerzos de reducción de contaminación y cómo lo harán. Después de trabajar durante la mayor parte de la noche, las partes volverán a reunirse el viernes. Entonces, se espera que el presidente de la COP21 lance una versión nueva y definitiva del borrador del acuerdo.

Ahí es cuando se aclararán las verdaderas ambiciones del mundo por combatir el cambio climático.

Esperemos que todos los países —no solo los que han firmado la coalición del clima con un nombre que rima— establezcan sus ambiciones en estas últimas horas de reuniones a un nivel increíblemente alto.

Las generaciones futuras recordarán este momento histórico.

No les demos motivos para juzgarnos severamente.