CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
ISIS

Mapa de ISIS: su alcance es cada vez mayor… pero es un cuadro complejo

Por Tim Lister

(CNN) — El mapa de la «actividad» de ISIS da lugar a una lectura alarmante.

El grupo o sus afiliadas asumen la responsabilidad de conspiraciones y ataques en cuatro continentes; sus autodeclaradas «provincias» dividen una franja a través de Oriente Medio y África y ha comenzado a llevar la guerra a sus enemigos con el bombardeo del avión ruso de Metrojet sobre el Sinaí y los ataques en París.

Aún existe una enorme diferencia entre el «núcleo de ISIS» que lleva a cabo asesinatos en masa en Iraq y Siria, o toma el control de una ciudad del tamaño de Ramadi, y un obsesionado seguidor en Boston o Londres armado con un cuchillo. Por un lado del espectro, vemos unidades bien entrenadas de combate y fábricas de bombas que operan en el corazón de ISIS. Por el otro vemos lobos solitarios que adoptan el nombre o el lenguaje del grupo en la soledad de sus apartamentos, y que adoptan la «marca» de ISIS porque tiene un dinamismo y caché que al Qaeda ya no posee.

En azul, los ataques por fuera de Iraq y Siria inspirados por ISIS. En rojo, los ataques realizados por ISIS o grupos afiliados

Pero también hay muchas sombras entre estos polos.

Un «mapa de ISIS» de CNN muestra la rápida propagación geográfica del grupo, pero también busca diferenciar entre este y sus afiliadas directas, qué es lo que apoyan y qué es lo que hacen en su nombre incluso sin que lo sepan. El reciente ataque armado en San Bernardino, California, es el ejemplo más notable de esta última categoría.

El enfoque del grupo sigue estando en gran medida en su califato, la tierra que controla desde Faluja en Iraq hasta Raqqa en Siria y más allá, y los aproximadamente 11 millones de personas que viven en la áreas que controla. Pero ha aceptado la lealtad de grupos desde Ansar Beit al-Maqdis en Egipto hasta Boko Haram en Nigeria. Y claramente ve oportunidades en Libia —donde ha declarado tres wilayat, o provincias— en Yemen, Afganistán e incluso Somalia.

publicidad

Ahora parece que el Consejo Shura de ISIS —el cual establece la estrategia del grupo— podría haber dado su bendición para llevar a cabo ataques al estilo de al Qaeda en Europa, lo que abre un nuevo frente en el extranjero como represalias por los miles de ataques aéreos dirigidos contra su liderazgo y combatientes desde agosto de 2014.

Las entidades afiliadas a ISIS

En cada caso, las relaciones entre ISIS y sus afiliadas son difíciles de precisar. En Libia, militantes en la ciudad de Derna prometieron lealtad al líder de ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi, en noviembre de 2014… una promesa que fue aceptada inmediatamente. Y parece que importantes figuras de Iraq han sido enviadas a Libia para ayudar a dirigir las operaciones allí.

Fuentes regionales dijeron a CNN hace unos meses que Abu Ali al-Anbari, un alto funcionario de ISIS en Siria, había sido enviado a Libia. Recientes informes libios —los cuales no pudieron ser confirmados— dicen que al-Anbari ahora está en Sirte, uno de los pocos lugares más allá de Iraq y Siria que se encuentra bajo el control de una afiliada de ISIS. Otro al-Anbari (Abu Nabil) fue enviado a Derna desde Iraq el año pasado.

El Estado Islámico en el Norte del Sinaí (ISNS, por sus siglas en inglés) —una región grande y escasamente poblada de Egipto— es un grupo local en gran medida, y hasta la fecha ha habido poca evidencia en relación a que sus operaciones están dirigidas por el núcleo de ISIS. El grupo era conocido como Ansar Beit al-Maqdis antes de declarar su afiliación a ISIS en noviembre de 2014. Pero desde entonces, tanto la escala como la frecuencia de sus ataques contra los militares egipcios han crecido exponencialmente. Por primera vez ha decapitado a un rehén occidental.

¿Qué es el grupo terrorista Al Wilayat Sinaí?

Sin embargo, el ataque para derribar el vuelo de Metrojet cambió las reglas del juego tanto para ISNS como para ISIS. ISNS asumió la responsabilidad inicialmente, al decir «Nosotros somos quienes lo derribamos, con la bendición de Dios. Y si Dios quiere, un día revelaremos cómo lo hicimos en el momento que queramos».

ISIS luego publicó una fotografía del supuesto dispositivo (una lata de soda y un detonador) en su revista en línea Dabiq. Lo que no se sabe: si la afiliada recibió instrucciones o ayuda de parte de la «oficina central» de ISIS para llevar a cabo el ataque.

Es difícil imaginar que el impacto de ISIS en Yemen que ha evolucionado rápidamente podría haber sido logrado sin recibir cierta asistencia del liderazgo central. En un abarrotado panorama yihadista, y aparentemente con la ayuda de algunas deserciones de la franquicia de al Qaeda, ISIS en Yemen ha asumido la responsabilidad por los devastadores ataques contra la minoría hutí y la coalición militar liderada por Arabia Saudita este año, a menudo eclipsando a la organización de más larga trayectoria en la península Árabe (AQAP).

La promesa de lealtad a ISIS que Boko Haram hizo en marzo coincidió con una reforma en la actividad de los medios de comunicación del grupo nigeriano, ya que adoptó los valores de producción más agudos de ISIS e impulsó castigos al estilo de dicha organización, como decapitaciones.

ISIS aceptó la promesa de lealtad y felicitó a sus «hermanos yihadistas» en África Occidental. Sin embargo, no hay indicios de que ISIS tenga voz en la voluble brutalidad que sigue siendo el sello distintivo de Boko Haram. El liderazgo de ambos grupos no podría ser más diferente. ISIS hace referencia a las operaciones de su afiliada en África Occidental, y Boko Haram rara vez menciona a al-Baghdadi o al Estado Islámico.

ISIS no ha declarado un wilayat en Turquía, pero ha demostrado que tiene la capacidad de realizar ataques ahí con un efecto devastador, al aprovecharse de la porosa frontera con Siria y de una red de casas seguras dentro de Turquía.

Funcionarios turcos han culpado a ISIS por los bombardeos suicidas en Suruc en julio y por los bombardeos dobles en Ankara en octubre, aunque la organización en sí no ha asumido la responsabilidad por ninguno de ellos. ISIS también logró rastrear y asesinar dentro de Turquía a dos activistas sirios que habían expuesto su brutalidad en Raqa.

Ahora, añade al Líbano al alcance regional de ISIS, incluso si se había sospechado de su presencia ahí antes de los bombardeos suicidas en noviembre dirigidos contra su archienemigo, la milicia chiita libanesa de Hezbolá.

Yihadistas hacia y desde el califato

Incluso antes de los ataques en París, empezó a surgir evidencia en relación a que algunos de aquellos que estaban tramando o llevando a cabo ataques en Europa habían pasado tiempo en territorio de ISIS en Siria o Iraq, lo que demostraba un vínculo directo entre la jerarquía y las conspiraciones fuera de su centro.

En Francia, un estudiante de 24 años de tecnología de la información, Sid Ahmed Ghlam, fue arrestado en abril y acusado del asesinato de una mujer. Él había pasado tiempo en Turquía y posiblemente en Siria en 2014. El fiscal de París, Francois Molins, afirmó que Ghlam estaba planificando ataques terroristas en contra de una o más iglesias, y había «actuado según las instrucciones que había recibido, probablemente de Siria, en nombre de organizaciones terroristas».

El hombre acusado de llevar a cabo un ataque armado contra un museo judío en Bruselas, Mehdi Nemmouche, había viajado a Siria; entre sus pertenencias encontraron una bandera de ISIS. Un periodista francés que había sido rehén en Siria afirmó que Nemmouche había sido uno de sus carceleros. Nemmouche espera ser juzgado en Bélgica.

Las autoridades belgas se movilizaron en contra de una célula en Verviers en enero del año pasado que tenía almacenadas armas y explosivos en un refugio. Tres de los miembros de la célula habían pasado tiempo en Siria. Dos murieron en un enfrentamiento a tiros; los investigadores belgas creen que ellos y un tercer hombre que fue arrestado estaban en contacto con un agente belga de ISIS llamado Abdelhamid Abaacud.

Abaaoud, por supuesto, más adelante se trasladó a Francia, al igual que otros que habían estado en Siria, a fin de planificar y llevar a cabo los ataques en París el 13 de noviembre, el ataque terrorista que más muertes ocasionó en la historia de Francia. Este fue el ejemplo más fuerte de las ambiciones y capacidades de ISIS, de cómo aprovecha los flujos de migrantes hacia Europa y las redes yihadistas existentes.

En respuesta a la creciente evidencia de yihadistas que regresan a Europa, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó una legislación el año pasado que obligaría a cualquier persona que hubiera visitado Siria, Iraq, Irán o Sudán a obtener una visa antes de viajar a Estados Unidos.

Las redes sociales ayudan a que ISIS tenga un alcance global

El uso intensivo que ISIS hace de las redes sociales e incluso de las plataformas de juegos en línea a fin de reclutar y comunicar la diferencia de otros grupos terroristas. También hace que sea más difícil distinguir entre los complots que son dirigidos, animados o simplemente inspirados. El reclutamiento en línea ha estado especialmente activo en Arabia Saudita, el cual ha visto —al igual que otros estados del Golfo— un aumento en los ataques organizados por ISIS.

Lo que resulta más difícil de categorizar son muchas de las conspiraciones por las que ISIS asume la responsabilidad (o aquellas atribuidas a la organización) tanto en Europa como Estados Unidos. En Estados Unidos, eso a veces se debe a que las autoridades prefieren hacer arrestos a extender el monitoreo. Las intenciones y capacidades máximas de los sospechosos (sin mencionar sus contactos) por consiguiente no son detectadas.

Algunas de las personas que han sido acusadas de ayudar a ISIS u organizar complots en su nombre han sido radicalizados en línea, gracias a la arremetida multilingue y de varias plataformas del grupo, y al esfuerzo que hace por reclutar simpatizantes. En Twitter, Facebook y otras redes sociales, estos individuos son animados o presionados para que se unan a la causa con su propio acto de yihad.

Los grupos terroristas no ordenan o dirigen actos que puedes «hacer tu mismo», ni tienen conocimiento previo al respecto. En cambio, sus partidarios mantienen un constante ritmo de instigación por medio de las redes sociales.

Elton Simpson y Nadir Sofi fueron dos ejemplos de este fenómeno. Ellos lanzaron un ataque armado frustrado contra una exhibición de caricaturas del profeta Mahoma en Garland, Texas, este año. Ambos fueron asesinados por la policía.

La cuenta de Twitter de Simpson incluía asociaciones con partidarios conocidos de ISIS.

«Él seguía a más de 400 usuarios, desde partidarios del Estado Islámico, hasta combatientes comprometidos con el Estado Islámico alrededor del mundo», escribió Rita Katz, directora de SITE Intelligence Group. Simpson tenía un compromiso serio: en solo tres semanas, cambió su nombre y usuario en Twitter al menos tres veces.

Funcionarios de Estados Unidos creen que Usaamah Rahim —quien el verano pasado fue asesinado en Boston, cuando tenía planificado atacar a la policía con un cuchillo estilo militar— también podría haber tenido contactos con individuos relacionados con ISIS. Ellos no encontraron dirección específica de parte del grupo, pero un propagandista de ISIS bien conocido —Junaid Hussein— afirmó en Twitter que él había instado a Rahim a portar un cuchillo en caso de que alguien intentara arrestarlo. No hay forma de confirmar ese contacto.

Otro ejemplo es Amedy Coulibaly, quien llevó a cabo un ataque contra una tienda judía en París en enero. En un video que fue filmado días antes del ataque, Coulibaly le prometió lealtad a al-Baghdadi, pero él no tenía contactos conocidos con ISIS.

Tales individuos tienen una inclinación hacia la violencia —adquieren armas y planifican ataques en nombre de ISIS— incluso si las entidades de ISIS a miles de kilómetros de distancia no tienen conocimiento de ello, ni dirigen sus planes. Lo mismo ocurrió con el ataque contra una clínica en San Bernardino.

Syed Rizwan Farook y su esposa Tashfeed Malik habían hecho varios intentos por contactar a grupos militantes en el extranjero, pero finalmente le prometieron alianza a ISIS antes de llevar a cabo sus ataques.

El desafío de rastrear a los lobos solitarios

Existen otras personas cuyos planes parecen ser más vagos y aspiracionales. Nader Saadeh, de 20 años de edad, fue arrestado en Nueva Jersey en agosto y fue acusado de intentar ofrecer apoyo material para el terrorismo. En 2013, él presuntamente discutió con un amigo la construcción de un «pequeño ejército… probablemente será dentro de unos 2 a 4 años, y estaremos en la mejor etapa de nuestras vidas». Él también había discutido viajar a Siria. Saadeh se declaró culpable de conspirar junto a otros a fin de proporcionar apoyo material para ISIS.

También en agosto, una pareja de recién casados de Mississippi fue arrestada cuando planificaban viajar a Siria. Ellos habían discutido sus planes de viaje con agentes federales encubiertos, al confundirlos con reclutadores de ISIS, según la denuncia criminal.

En julio, dos hombres fueron arrestados en Italia luego de publicar mensajes en línea que aparentemente amenazaban con realizar ataques contra objetivos en Milán. Sin embargo, el fiscal dijo que aún no habían llegado a la «fase activa».

Monitorear y a la larga procesar a estos individuos requiere de considerables recursos. Pero es discutible el hecho de si deberían ser descritos o no como inspirados por ISIS, al aparentemente no tener contacto con el grupo y al solo tener una vaga idea de su ideología. Algunos podrían ser descritos como fantasiosos crédulos. Otros efectivamente podrían estar a punto de cometer un ataque como el de San Bernardino.

El mapa de ISIS

El mapa del alcance global de ISIS puede ser interpretado de muchas maneras. No hay duda de su atractivo frente a un conjunto de musulmanes extremistas y musulmanes conversos, pero también existe el riesgo de exagerar sus capacidades actuales.

El grupo no va más allá del oportunismo al atribuirse ataques en los que podría no haber desempeñado ningún papel.

En su centro de operaciones, ha demostrado ser capaz de llevar a cabo una mezcla sofisticada de acciones militares convencionales y clásicas tácticas terroristas como los bombardeos suicidas. Ha demostrado una sorprendente pericia con explosivos y puede ofrecer capacitación en cualquier cosa, desde el cifrado hasta el manejo de armas. Tiene dinero e incluso la capacidad de falsificar pasaportes sirios altamente convincentes.

Quizá la mayor ansiedad es que a medida que ISIS se encuentra bajo una mayor presión en su centro, exportará ataques terroristas con más frecuencia e intensidad, en un intento por abrir nuevos frentes en Europa y Norteamérica, fomentará más los ataques a manos de «lobos solitarios» y tratará de provocar una reacción violenta en contra de los musulmanes.