CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Investigaciones

Acusan de perjurio a un patrullero estatal por el caso de la muerte de Sandra Bland

Por CNN

(CNN) — El patrullero estatal Brian Encinia ha sido acusado de perjurio —falso testimonio— en el caso de Sandra Bland, confirmó a CNN el fiscal especial Darrell Jordan.

Bland fue hallada muerta en su celda y la policía dijo que se había ahorcado con una bolsa plástica en julio pasado. El FBI y los agentes especiales rangers de Texas están investigando su muerte, que el fiscal del distrito dijo que es un caso de investigación de homicidio.

Su muerte bajo la custodia de la policía levantó muchas preguntas sobre el uso excesivo de la fuerza de las autoridades y el tema racial.

El pasado diciembre, un jurado investigador había tomado la decisión inicial de no acusar a nadie, pero dijo que se volvería a reunir en enero para considerar si acusaba a personas con cargos en relación con el caso.

Una muerte en investigación

El 13 de julio de 2015, Sandra Bland, de 28 años de edad, fue encontrada muerta en su celda en Texas. Justo tres días antes, Bland había sido arrestada por agredir a un oficial que la detuvo por un incidente de tránsito.

publicidad

Su muerte, a la que se refieren como suicidio, planteó muchas preguntas acerca de la brutalidad de la policía, la raza y otros temas sensibles.

Sandra Bland tenía marihuana en su sistema al momento de su muerte en una cárcel de Texas, según se supo por los resultados preliminares de una autopsia.

El fiscal dijo en ese entonces que la muerte de Bland había sido determinada como un suicidio por ahorcamiento.

151107135218-sandra-bland-dashcam-screenshot-updated-1107-super-169

Bland no tenía heridas en sus manos. Las heridas son típicas si se hubiera defendido en caso de un homicidio violento, aunque no siempre se encuentran, dijo el fiscal.

“No había marcas de mordidas u otras heridas en su cara, sus labios, su lengua, algo que pudiera indicar una confrontación violenta”, dijo Diepraam.

Tampoco vieron daño en su traquea o su esófago, lo que se esperaría si hubiese sido asfixiada de forma violenta.

Si tenía aproximadamente 30 marcas en su muñeca izquierda, las que estaban ya en proceso de cicatrización. Aunque también tenía abrasiones en sus muñecas, estas eran consistentes con el haber estado esposada.

Los guardias en la cárcel donde se encontraba Bland violaron las políticas al no llevar a cabo las revisiones oportunas de los presos, según lo demuestra un informe obtenido el jueves por CNN.

El formulario «informe de inspección especial» de dos páginas de la Comisión sobre los Estándares de Cárceles no menciona a Bland por su nombre. Sin embargo, fue presentado el 16 de julio, tres días después de que el cuerpo de Bland fuera encontrado en su celda, una muerte que las autoridades caracterizaron como un suicidio, pero que su familia, amigos y simpatizantes, piensan que es sospechosa.

Una cronología de la oficina del alguacil del condado de Waller de lo que se ve en el video de la cárcel afirma que un guardia se detuvo y habló brevemente con Bland después de las 7 a.m., pero nadie regresó a inspeccionarla sino hasta las 8:55 a.m.

Fue ahí cuando el personal de la cárcel encontró que no respiraba y la encontró ahorcada con una bolsa de basura desde una barrera de metal que separaba el baño del resto de la celda; se trata de una muerte que la oficina del alguacil dijo, «parece ser una asfixia auto infligida».

El informe estatal señala que debería haber una «observación visual cara a cara de todos los presos por parte de los carceleros al menos una vez cada 60 minutos». No casi dos horas después, como fue el caso de Bland.

De hecho, el informe de la inspección encontró que «documentos… revelaban que el condado de Waller no está llevando a cabo tales inspecciones, según lo requieren los Estándares Mínimos de Cárceles».

Con información de Jason Morris, Chandler Friedman, Dana Ford y Ed Payne