CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Viajes y Turismo

10 cosas que en Brasil se hacen mejor que en ningún sitio

Por CNN

(CNN) — Una de las tierras más animadas del mundo, Brasil, ha dejado su huella en los campos de fútbol y los espectáculos de carnaval, pero por lo que realmente lidera en el mundo es por su exuberancia y pasión por la vida.

A medida que el mundo pone sus ojos en Río de Janeiro para los Juegos Olímpicos, los brasileños están listos para ayudar al mundo a sacarse un peso de encima y experimentar algo que falta desde hace un tiempo: divertirse.

Aquí hay 10 cosas que Brasil hace mejor que cualquier otro lugar:

Jugar

Es una parte clave de la personalidad brasileña: una disposición a reírse de sí mismos y dar la bienvenida a otros a la broma.

A pesar de sus problemas, los brasileños pueden dejarlos a un lado y vivir el momento, algo que el resto del mundo podría aprender.

publicidad

Ya se trate de voleibol, ciclismo, fútbol, escuchar música o pasar un rato en la playa, los brasileños trabajan para vivir.

Lo lúdico da claras muestras de afecto positivo -brillo en los ojos, entusiasmo, sonrisa irónica- que se han generalizado en Brasil. Es altamente contagioso, y los visitantes están dispuestos a recogerlo.

Universo de sonidos y ritmos

Brasil es un universo de música, sin rival en diversidad de estilos musicales, instrumentos y ritmos.

El mundo conoce la samba, una mezcla de marchas europeas y percusión africana, y la bossa nova, una samba lenta infundida con el impresionismo francés y el jazz estadounidense.

Pero la diversa población de Brasil se mueve al ritmo de baterías diferentes.

Oscilan estilos afrobrasileños, desde el afoxé (una banda sonora para las procesiones religiosas del candomblé) a lundú, axé, ijexá, maracatu y frevo.

Instrumentos como el cuíca, un tambor que suena como un perro en celo, solo se encuentran en Brasil.

Comidas abundantes

Las porciones brasileñas pueden ser gigantescas. No es falta de comunicación cuando el camarero trae comida suficiente para el doble de personas.

Se aconseja un desayuno ligero, ya que se va a comer mucho más de lo que pensaba en el almuerzo.

Los brasileños no entierran su cocina en salsas picantes que matan el sabor. De hecho, excepto los bahianos, se mantienen alejados de salsas picantes en favor de los sabrosos condimentos.

Se especializan en tiras finas de carne de vacuno y otras delicias carnívoras, servidas con arroz, frijoles y plátanos fritos, regados con una cerveza o refresco de guaraná.

Ir de fiesta

A menudo se dice que si los brasileños pudieran canalizar la creatividad y la industria que ponen en su Carnaval a esfuerzos económicos, el país sería imparable.

Celebrar es una prioridad para los brasileños, ya sea a escala colosal o simplemente una barbacoa en el patio.

Son expertos en dos de las fiestas más grandes del mundo: el carnaval y las celebraciones de Fin de Año de Año Nuevo.

Pero las fiestas no se detienen ahí. Una profusión de celebraciones regionales, un gran apoyo para las artes y una abundancia de fiestas religiosas mantienen las fiestas en el calendario de todo el año.

Cirugía plástica

En un país con una gran cantidad de playas y pocas inhibiciones sobre mostrar la piel, no es de extrañar que tener un cuerpo hermoso sea una preocupación -y una muy buena ocupación, también-.

Brasil superó a Estados Unidos en 2014 como el principal país en operaciones de cirugía estética, según la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética.

Las contribuciones de Brasil ascendieron a casi el 13% de las operaciones de cirugía plástica del mundo.

El decano de la cirugía plástica brasileña, Ivo Pitanguy, es un icono nacional, tan venerado como el famoso arquitecto Oscar Niemeyer y el músico Milton Nascimento.

Pitanguy cree que la cirugía plástica va más allá de lo superficial y fue pionero en un programa hace cinco décadas que ofrece cirugías gratuitas o con grandes descuentos para las personas de pocos recursos.

Más de dos docenas de hospitales públicos de Río han hecho lo mismo con planes para pacientes de bajos ingresos.

No hay estigma sobre la cirugía plástica en Brasil y la gente habla abiertamente sobre sus operaciones y recomiendan médicos.

La calidad de los cirujanos es alta y los precios bajos. La combinación atrae a turistas médicos de todo el mundo.

Fruta exótica

Brasil tiene la mayor colección de frutas exóticas, muchas de las cuales quizá ni las hayas escuchado. ¿Te suena el camu camu? ¿Qué hay de la graviola? ¿Jabuticaba? ¿Cupuaçu?

El fruto del árbol del anacardo, cajú, es muy popular. Algunos, como el açaí y acerola, de la región amazónica, han empezado a popularizarse fuera de Brasil por sus propiedades para la salud, pero muchas de las frutas exóticas solo pueden probarse en Brasil, ya sea en el mercado o en una de las muchas barras de jugos.

Además, el país es el productor número 1 de cítricos en el mundo.

Besar

Puede ser incómodo para los extranjeros, pero a los brasileños les gusta olvidar los preliminares e ir directamente a saludar como un amigo de toda la vida.

Es habitual que un hombre salude a una mujer que acaba de conocer con dos besos en las mejillas, y otro par de besos en la despedida.

Por supuesto, no hay contención para las personas que son más que amigos, y verás ‘beijos’ apasionados que se intercambian abiertamente en público como si nadie más estuviera mirando.

La panadería

Las ‘padarias’ son templos de barrio que ofrecen a los más golosos una enorme variedad de pasteles, o bolos, una gran variedad de tartas, pasteles de queso, galletas, brownies, tartas de frutas, flanes, mousses y los potentes mini-cafés conocidos como ‘cafezinhos’.

Las padarias locales mantienen los presupuestos bajo control y el paladar encantado.

También ofrecen una amplia variedad de pan y croissants recién horneados y muchos tienen tarifas especiales para el almuerzo y la cena. Algunas tienen sopas, crepes y jugos frescos.

Solo hay una cosa mala con estas ventanillas únicas para las papilas gustativas: están en Brasil y no en tu barrio.

Las selvas tropicales

¿Árboles? El Amazonas tiene unos 390 millones de árboles, lo que equivale a la mitad del total de las selvas tropicales que sobreviven en el mundo -y 16.000 especies diferentes de árboles-.

El bosque sirve como un filtro atmosférico gigante, aspirando y almacenando dióxido de carbono de la atmósfera, alrededor de 2.200 millones de toneladas métricas al año, según un estudio del Jet Propulsion Laboratory, proporcionando un arma fundamental en la lucha contra la contaminación y el calentamiento global.

Tiene 40.000 especies de plantas y árboles cruciales para limitar los gases de efecto invernadero.

Sin embargo, la deforestación destruye una parte importante de la Amazonía cada año, según el Fondo Mundial para la Naturaleza. Los mayores culpables son la ganadería (80% de la tierra deforestada), la tala y la agricultura.

Se ha avanzado en los últimos años para reducir la deforestación, pero existe la preocupación de que la inestabilidad política actual pueda deshacer todo eso.

Carne a la parrilla

Brasil es un reino de los sentidos. Eso se aplica a uno de los elementos del menú favoritos del país: el churrasco, delicias de carne a la parrilla.

El churrasco es oriundo de la zona sur del país y de la cocina de los gauchos -ganaderos de Brasil, Argentina y Uruguay-. Una gran cantidad de restaurantes continúan con la tradición.

En el churrasco se incluye porciones de carne de res, de cerdo, de pollo y salchichas. Cuando están braseadas a la perfección, se sacan los pinchos con la carne y se corta en secciones delgadas.

Conseguir el corte justo, la distancia adecuada de la carne al fuego, y el condimento preciso es una ciencia para los aficionados.