CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Paz en Colombia

¿Qué sigue tras el acuerdo final? Las claves para entender el plebiscito

Por CNN Español

(CNN Español) — Tras la histórica firma del acuerdo de paz que llegaron el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC, ahora les corresponde a los colombianos decidir si aprueban esos pactos. La mesa de negociación enviará el documento del acuerdo al Congreso para que autorice el plebiscito, que se realizará el 2 de octubre.

La Corte Constitucional de Colombia estableció una reducción en el umbral de aprobación del 25% al 13%, lo que se traduce en 4,3 millones de votos aproximadamente necesarios para la aprobación del documento.

El acuerdo contiene pactos en reforma rural integral, en participación política —que contempla que las FARC tendrán voceros en el Congreso, con voz pero sin voto, para discutir la implementación de acuerdos—, cese del fuego bilateral —que incluye reincorporación de los miembros de las FARC a la vida civil—, solución al problema de las drogas ilícitas, establecimiento de una comisión de verdad y un sistema de justicia y reparación y finalmente detalla los mecanismos de implementación y verificación.

El plebiscito tendría una sola pregunta que se podrá responder ‘Sí’ o ‘No’ sobre la aprobación del contenido del acuerdo final de paz.

El plebiscito puede fracasar, de tres formas:

  1. La primera es que aunque gane el ‘Sí’, el numero de votos no alcance el llamado «umbral de aceptación», es decir mínimo 4,3 millones de votos.
  2. Un segundo escenario en el que fracasaría la refrendación del acuerdo es que el ‘Sí’ alcance el umbral pero que gane el ‘No’ por mayoría.
  3. Una tercera posibilidad es que simplemente gane el ‘No’ y el si no logre superar el número de votos requeridos por el umbral.

La decisión que emane del plebiscito será vinculante políticamente mas no legalmente. Es decir: una decisión positiva en el plebiscito no implica necesariamente la incorporación de los acuerdos de paz a la constitución o al ordenamiento jurídico del país.