CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Figueres: Acuerdo de París no es caridad, es un buen negocio, es creación de empleos

Por Gabriela Frías

La siguiente es una transcripción de la entrevista de Gabriela Frías a Chistiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas, después de que se conociera la decisión de Donald Trump de retirar a EE.UU. del Acuerdo de París.

Gabriela Frías: Le quiero agradecer a Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas que nos acompañe esta tarde que acepte nuestra invitación porque es claro que como protagonista principal de aquel momento que ya presentamos en este video que ustedes vieron de aquel momento de júbilo, de entusiasmo, de logro. Bueno pues está haciéndole contraste un anuncio como el que acabamos de escuchar del presidente Donald Trump en la Casa Blanca. Sale Estados Unidos Donald Trump saca a Estados Unidos de este acuerdo. Deja abierta la puerta para una futura negociación pero bajo el argumento de que no le beneficia a Estados Unidos y de que otros países en el mundo se están riendo de Estados Unidos. Que el dinero de los contribuyentes bueno pues sale a beneficiar a terceros. Christiana Figueres. Gracias. Bienvenida. Qué decir. 

Christiana Figueres: No, muchas gracias, gracias por la invitación. Desafortunadamente lo que acabamos de escuchar denota un mal entendimiento no entendimiento de cómo funcionan los Tratados Internacionales. Este tratado, en particular tiene el artículo 28 que muy claramente dice que cualquier Estado tiene el derecho de retirarse del acuerdo de París. Tres años después de que ese acuerdo haya entrado en vigor en ese país. Eso quiere decir que los Estados Unidos podría comunicar oficialmente su retiro del Acuerdo de París a partir del 5 de noviembre del año 2019 y luego un año después de eso regiría entonces el hecho de que ese país se salga del Acuerdo de París, de manera que lo que hemos escuchado hoy es un mensaje político pero que no tiene fundamento legal. 

Es decir no se puede defender que el dinero que está utilizándose el que va a contribuir a Estados Unidos que serían 3000 millones de dólares de los cuales —ya le contamos a nuestros televidentes— entregó Barack Obama mil en dos contribuciones distintas. No ha lugar el argumento de que se están beneficiando terceros, que las metas de este acuerdo son mínimas. Así las escribió durante su mensaje el presidente Trump y que otros países se ríen y que otros países están creciendo a expensas del recurso de los contribuyentes estadounidenses.

No, la verdad es que es al revés, aquí todos los países están participando en igualdad de condiciones. Es imposible para un acuerdo internacional acordar situaciones o condiciones diferentes para los países en especial el Acuerdo de París, expresamente se pide que las condiciones sean igual entonces no hay ninguna condición que obligue a los Estados Unidos más que a ningún otro país. Es cierto que hay un compromiso político de apoyar con una suma de dinero para que los países más pobres que son los que están sufriendo el cambio climático que ha sido causado en el pasado por la responsabilidad histórica las emisiones de los países del norte. Hay un acuerdo de que esos países del norte van a apoyar a los países más pobres. Pero ese apoyo que pudieran brindar los países del norte jamás va a ser suficiente como para poder financiar la transición económica que es necesario hacer. Esa transición es una transición que requiere una financiación y una inversión más que todo del sector privado. Y es precisamente el sector privado de los Estados Unidos los que han estado demostrando y escribiendo cartas para que el presidente no se salga del Acuerdo de París porque ellos saben que ellos tienen una gran oportunidad acá tienen una oportunidad tanto en casa domésticamente para producir los bienes y los servicios de bajo carbono que van a tener un gran mercado alrededor del mundo. Pero también tienen una gran oportunidad de invertir en otros países para poder lograr los beneficios que logra cualquier inversionista. Entonces la verdad es que este anuncio es triste porque más bien está coartando las oportunidades para los Estados Unidos.

Esa era la siguiente pregunta. Las implicaciones de corto plazo a dónde nos lleva esta salida si bien dice Cristiane Figueres es una... es un anuncio político. No llegan estos dos mil millones de dólares comprometidos por Estados Unidos. Se sabe ya que la Administración Trump los compromisos que subrayamos no eran vinculantes, los compromisos de reducción de emisiones de Estados Unidos iban a quedarse cortos de lo que se prometió en París. Qué implicaciones si hay serias que tanto qué tanto importa la salida de un país como Estados Unidos en este acuerdo. En la práctica.

Como decíamos la verdad es que los Estados Unidos se podría salir en el año 2020, la fecha en la cual los Estados Unidos se pudiera salir desde un punto de vista legal. Por supuesto que desde el punto de vista político pues el señor Trump ya ha dado su su mensaje político. Ahora lo que es interesante aquí más que todo es el impacto global que está teniendo este anuncio del señor Trump porque hemos visto ya en las últimas 24 horas que la Unión Europea y China van a salir mañana con una una determinación del liderazgo de cada uno de ellos de la Unión Europea y de China por parte del premier chino diciendo que ellos no solo siguen apegados al Acuerdo de París sino que quieren implementarlo y sobrepasarlo que es lo que está en juego en el Acuerdo de París, no porque quieran salvar el planeta. Seamos muy claros, esto no es un tema medioambiental, esto no es caridad y esto no es salvar el planeta. Esto es buen negocio. Esto es creación de empleos. Esto es competitividad hacia el futuro y por eso es que China está interesada por eso es que la Unión Europea está interesada. Y la última noticia que salió hace solamente unas cuantas horas es que la Federación Rusa también sale a decir que ellos se apegan y siguen en la Transición y la transformación, para la Federación Rusa que está implícita dentro del Acuerdo de París. Entonces pareciera que el señor Trump es el único que no se ha dado cuenta de que el Acuerdo de París lejos de coartar las posibilidades de inversión y de creación de empleos.... el Acuerdo de París más bien es la plataforma para una transición tecnológica que es muy importante para todos los países del mundo incluyendo a los Estados Unidos.

Pero Trump no está solo. Hay un grupo de ciudadanos contribuyentes que aplaudían desde que él era candidato. El pronunciamiento de salirse precisamente bajo el lema de América First Estados Unidos Primero los intereses de Estados Unidos primero, la creación y la revitalización de la industria de carbón primero, los trabajos de los estadounidenses primero y hubo quienes lo llevaron a la presidencia precisamente basados apoyados en este tipo de ideas. 

Sí. Y lastimosamente la verdad acá es que esos empleos en la industria del carbón no van a regresar a los Estados Unidos con o sin París. Porque seamos muy claros: esos empleos en la industria del carbón no se perdieron por el Acuerdo de París se perdieron número uno porque el gas natural en los Estados Unidos es más barato que el carbón y entonces no puede competir, y número 2, esos empleos se perdieron por la automatización que ha venido sufriendo todos los sectores pero incluyendo el sector minero del carbón que se está pasando a la extracción automatizada y eso no lo digo yo eso lo dicen los líderes del sector de carbón de los Estados Unidos que han sido sumamente claros en decir nosotros no podemos volver a crear esos empleos que teníamos hace 50 años. Esos empleos simplemente ya no existen en nuestra industria. Entonces si el señor Trump estuviera sinceramente preocupado por esas personas que yo sí estoy preocupada sinceramente veríamos hoy por hoy un programa del gobierno federal de los Estados Unidos para apoyar a esos mineros de carbón que se han quedado sin trabajo no por el acuerdo París sino por el avance tecnológico. En los Estados Unidos deberíamos de tener un programa federal que apoye a esos trabajadores y que les permita una reeducación para que puedan ser todavía funcionarios y empleados productivos en alguna otra industria. Tenemos que apoyar a esas comunidades que se han quedado sin trabajo. [1:42.3

Para cerrar, Christiana Figueres, antes de que tuviera audio y pudiera escuchar lo que presentamos antes de darle la bienvenida. Bueno pues no solamente hablamos el anuncio del presidente Trump sino revivimos ese momento de este logro de la firma y lo queremos hacer también porque vemos a Cristina Figueres con mucha emoción.

Por supuesto.

Con una sensación de logro, un logro que le fue aplaudido de pie por centenares de asistentes allí en París porque después del fracaso de Copenhague. Bueno pues seis meses después le dieron la tarea de poner de acuerdo a tantísimas autoridades. Y lo logra y lo que sigue. Ese capítulo de ese día de diciembre y después de que se activó en 2016 formalmente el acuerdo preguntarle a Christiana Figueres qué representa una jornada como la de hoy en la historia de este acuerdo de París. 

Mire Gabriela yo creo que aquí hay que ser realistas y darnos cuenta que en la vida no todos los días son buena noticia. Obviamente esto es un día triste más que todo es un día triste para los Estados Unidos más que para ningún otro país del mundo que se van a aprovechar de los beneficios que los Estados Unidos aparentemente no quieren aprovechar. Pero lo que tenemos que entender es que si bien hay días buenos y hay días malos hay subes y bajas en la vida... aquí hay una tendencia una corriente por debajo de todo esto que va hacia la descarbonización.

Entonces con o sin el presidente Trump, con o sin la Casa Blanca la opinión de la Casa Blanca, el mundo se está descarbonizando, la economía global está en un proceso de descarbonización porque esa es la tecnología que tenemos a mano y que estamos desarrollando dichosamente para esta... para este para estas décadas y para este siglo y para las nuevas generaciones que vienen y que quieren ese tipo ese tipo de trabajo entonces hay que ser realista y decir bueno pasan por supuesto ese tipo de cosas. No te voy a decir que durante los seis años que trabajamos juntos para el acuerdo de París que no había también días difíciles por supuesto que siempre los hay. Pero uno tiene que tener la mirada puesta sobre el largo plazo. En qué dirección vamos.

Y a pesar de los altos y bajos vamos en la dirección correcta. Yo no me preocupo por la dirección. Yo estoy preocupada por la velocidad con la cual vayamos a alcanzar esas metas.

Agradecidísimos, Christana Figueres ha dicho en otros momentos que los primeros cinco años de este acuerdo son críticos. Le agradecemos la oportunidad en una jornada tan importante como la de hoy que nos permita hablar con ella hasta Santiago. Gracias.

Gracias a ti.