CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
INCAE

Ángel Llerena, el ecuatoriano nominado al Premio Nobel de Medicina que le apuesta a la agroecología

Por Ana María Cañizares

(CNN Español) — Gracias a su investigación en el área de la agricultura para mejorar las prácticas en el manejo de cultivos de banano, el académico ecuatoriano Ángel Llerena fue nominado al Premio Nobel de Medicina este año.

Fue público en Ecuador pese a que, según las reglas del premio, los nombres de los preseleccionados no se pueden conocer sino hasta 50 años después.

Una nominación que ha generado interés por el uso del ozono como sustituto de los pesticidas para combatir la Sigatoka negra en las plantaciones bananeras. Se trata de una enfermedad causada por un hongo que afecta las hojas del banano y provoca grandes pérdidas.

Ángel Llerena, de 64 años, es ingeniero agrónomo e investigador de la Universidad Católica de Guayaquil. Nació en Quevedo, una importante zona bananera de la costa ecuatoriana. Desde muy pequeño, estuvo vinculado a estas plantaciones pues su padre tenía una hacienda productora de banano.

Su alternativa agroecológica consiste en utilizar el ozono mezclado con el agua para controlar el hongo de la Sigatoka negra.

Llerena dijo a CNN que “el ozono tiene una característica especial, que es capaz de oxidar todo tipo de hongos y bacterias que encuentra a su paso».

El investigador cuenta que el sector bananero no estaba abierto a técnicas amigables con el medio ambiente como la suya, que ha desarrollado en los últimos 5 años. Sin embargo, sostiene que desde hace 2 años, 5 productoras del país exportan banano orgánico a los mercados europeo, norteamericano y asiático.

Según Llerena, el productor convencional de banano, que usa químicos, gasta entre US$ 1.000 y 1.200 por hectárea, mientras que el productor orgánico, que usa su técnica no contaminante, invierte US$ 600 por hectárea y con un 25% más de rendimiento. El investigador asegura que la Sigatoka negra está presente en 280.000 hectáreas de plantación ecuatoriana y que su técnica busca contrarrestar el uso de 5 millones anuales de litros de fungicidas químicos en Ecuador que contaminan las áreas bananeras.

El informe más reciente del INCAE Business School, exclusivo para CNN sobre agricultura como motor de desarrollo, afirma que para impulsar la innovación en la agricultura se requiere: investigación, tecnología y financiamiento, con un rol importante del sector público. En eso coincide Ángel Llerena, pues cree que sin investigación no se podrán mejorar las técnicas de agroecología.

El uso del ozono para combatir la Sigatoka negra ya es una realidad y cuenta con la patente del Instituto de propiedad intelectual de Ecuador. Llerena considera que está listo para su uso masivo en las plantaciones de banano y en cultivos de otros productos como cacao, papaya y arroz.