CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

Polémica en Colombia por propuesta para revivir tarjeta profesional para periodistas

Por CNN Español

(CNN Español) — Organizaciones de periodistas en Colombia rechazaron la aprobación de un proyecto de ley que busca revivir la tarjeta profesional para los periodistas, una medida que había sido derogada por la Corte Constitucional hace 20 años.

El Proyecto Antonio Nariño, que agrupa a cuatro organizaciones de periodismo de Colombia, envió el pasado 7 de diciembre una carta al Congreso para rechazar este proyecto de ley, pues dice que otorgarles tarjeta profesional a los periodistas es contrario «al derecho a la igualdad y no discriminación».

¿Por qué?

Este proyecto, que fue radicado ante el Congreso en mayo de 2018, propone que sean reconocidos como comunicadores sociales y periodistas quienes hayan cursado programas de pregrado y posgrado en estas áreas en una institución de educación superior que les otorgue el título, ya sea de Colombia o en el exterior.

A quienes sean periodistas empíricos «no se les podrá exigir título o tarjeta profesional para su ejercicio laboral», dice el proyecto de ley.

¿El objetivo de este documento? Dignificar el trabajo de los periodistas, según dijo el exsenador Mauricio Aguilar, quien fue el que propuso el proyecto de ley en la legislatura pasada.

«Hay que dignificar las profesiones de nuestro país. Aquí lo que queremos es ayudar a mejorar las condiciones laborales de nuestros periodistas», dijo el exsenador Aguilar a la emisora colombiana W Radio al explicar la razón de ser de la misma. En esa entrevista Aguilar no explicó qué ventajas tendrían los periodistas que tengan tarjeta profesional, más allá de tener un certificado que digan que son periodistas profesionales y que se les diferencie de los empíricos.

Y el texto del proyecto dice que la tarjeta profesional es un documento al que se puede acceder «de manera voluntaria e independiente» para «acceder al reconocimiento profesional en Comunicación Social y/o Periodismo».

De hecho, el texto del proyecto de ley, dice que el objetivo es «reconocer la profesión de Comunicación social y/o Periodismo, y crear el Consejo Profesional del Comunicador Social y/o Periodista». Y los periodistas empíricos que quieran profesionalizarse podrán acceder a «beneficios administrativos y académicos otorgados por las instituciones de educación superior públicas y privadas».

Sin embargo, para el Proyecto Antonio Nariño, una alianza creada en 2001 con el ánimo de promover la libertad de expresión y el acceso a la información, bajo las normas que propone el proyecto, se quedarían por fuera de obtener esa tarjeta profesional:

– Los periodistas que no hayan cursado estudios universitarios en periodismo y que no tengan más de quince años de experiencia.

– Los periodistas que no tengan quince años de experiencia pero que, a pesar de ejercer el periodismo, no obtengan el 70% de sus ingresos de esta actividad. «¿Desde cuándo los ingresos de un periodista son un criterio válido para acreditar la calidad, rigurosidad o importancia del trabajo periodístico?», se preguntan los firmantes de la carta

– Los periodistas que no logren “acreditar” quince años de experiencia, incluso teniéndola.

En Colombia, muchos periodistas que ejercen esta profesión no han estudiado comunicación social y periodismo. En muchos casos sus carreras profesionales tienen que ver con otras ramas como la ciencia política, el derecho, la medicina, etc. Y otros son periodistas empíricos que llevan años ejerciendo este oficio.

Más polémicas

Uno de los puntos que más polémica presentó fue el del Consejo Profesional, que será el encargado de, entre otras labores, estudiará las solicitudes de expedición de la tarjeta profesional, expedir y retirar dicho documento, recomendar el código de ética para periodistas, y hasta expedirá recomendaciones tarifarias para los periodistas.

La carta del Proyecto Antonio Nariño dice que esto «perjudicará al periodismo en Colombia» y «no avanza en la promoción de la ética periodística», pues el Consejo Profesional del Comunicador Social y/o Periodista «tendrá el poder de suspender temporal o, incluso, definitivamente las credenciales» de los periodistas.

Algunos periodistas han criticado que de este Consejo Profesional haga parte el gobierno, pues, dicen, será una manera de vigilancia a periodistas y hasta censura.

Sin embargo, el entonces senador Mauricio Aguilar, dijo en mayo de este año que no se trataba de vetar a ningún periodista, sino «reconocer» su paso por una institución universitaria.

«Es momento que el país reconozca la labor tan importante que cumplen estos trabajadores, al igual que los de otras profesiones», dijo Aguilar defendiendo el proyecto en mayo de 2018, según la página del Congreso. «La idea no es vetar a nadie el derecho a comunicar y menos a las personas que expresan su opinión de forma empírica desde hace muchos años, ellos podrán seguir aportando sus ideas, aun así el profesional que estudia 5 años y se esfuerza, debe recibir su tarjeta».

Ese proyecto de ley fue aprobado en su segundo debate en el Senado este lunes. Para que pueda ser ley, debe ser aprobado otros dos debates, por lo que aún queda largo camino, pero la propuesta generó quejas por parte de los periodistas.

Este lunes, Aguilar fue enfático en reafirmar que «no se quiere limitar ni el acceso laboral, ni coartar la libertad de expresión».

Los firmantes de la carta del Proyecto Antonio Nariño alertaron sobre el riesgo de la creación de la tarjeta profesional «sin ofrecer ninguna justificación suficiente para la creación de una credencial».

En 1998, en Colombia una sentencia de la Corte Constitucional eliminó la tarjeta profesional para los periodistas, pues estableció que para que un periodista tenga «libertad y experiencia profesional» no es necesario poseer un documento oficial, sino que sus derechos y deberes «derivan del ejercicio de su actividad… y no del hecho contingente de poseer o no una tarjeta expedida por una agencia oficial».