CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Indonesia

Un hombre encontró a su familia a salvo tras el tsunami de Indonesia, mientras otro perdió a su esposa y compañeros de banda

Por Eliott C. McLaughlin

(CNN) — Bapu Suwarna acababa de concluir una reunión de trabajo en un hotel de la provincia indonesia de Banten cuando oyó un ruido como de trueno y vio gente corriendo y gritando: «¡Tsunami! ¡Olas! ¡Olas!». Pronto se vio separado de su familia.

Él recordó su historia días después de que el tsunami del sábado azotara el estrecho de Sunda entre las islas de Java y Sumatra, matando al menos a 429 personas, según el último recuento.

La ola, que según los funcionarios llegó hasta los 5 metros en algunas zonas, llegó casi sin avisar y también desplazó a 16.000 personas e hirió a 1.485 más.

LEE: Por qué no hubo una alerta de tsunami en Indonesia y por qué el sistema de alertas falló dos veces este año

Las autoridades dijeron que 154 personas están desaparecidas desde el martes y temen que el número de muertos, heridos y desaparecidos aumente a medida que aumentan los esfuerzos de rescate y se avecina la amenaza de más tsunamis.

publicidad

De acuerdo con Hendra Sudirman, jefe de la agencia de búsqueda y rescate de Yakarta, los rescatistas encontraron hasta ahora 34 cadáveres en el complejo Mutiara Carita en la costa de Java que acogió la reunión de trabajo de Bapu. Los huéspedes registrados del complejo han sido evacuados, pero muchos cuidadores de cabañas privadas siguen desaparecidos, dijo el jefe de rescate, dejando abierta la posibilidad de encontrar más cadáveres.

«¡Papá! ¡Papá! ¡Papá!»

Bapu dijo que al principio pensó que el fuerte estruendo emanaba de un concierto cerca del complejo de Mutiara Carita, pero no tardó en darse cuenta de algo más.

«Cuando salí, vi a gente huyendo de las olas cerca de la piscina y del comedor», dijo. «Vi que mi cabaña estaba oscura e inundada por las olas. Me sentía débil».

De pie, con el agua a la altura del pecho, observó cómo llegaba al techo de su cabaña luego. «Vi mi coche flotar y las alarmas se dispararon», dijo.

Él y sus amigos se preguntaron, «¿por qué estamos esperando aquí? Nuestras familias estaban allí. Vamos a recogerlas».

Bapu se abrió paso entre las olas, esquivando un tronco y mesas que pasaban flotando. Cuando llegó a la cabaña, oyó que uno de sus hijos gritaba: «¡Papá, papá, papá!» dijo. Estaba temblando por el frío, pero eso no importó mucho una vez que encontró a su esposa, Piniarti, y sus tres hijos, de 4, 14 y 18 años, a salvo, dijo.

Un cantante perdió a sus compañeros de banda y a su esposa

El padre de 49 años tuvo suerte porque se había reunido con sus seres queridos. Muchos indonesios no disfrutaron de tal fortuna. Entre ellos se encuentra Riefan Fajarsyah, vocalista de la banda pop Seventeen, que se presentaba en un balneario de Tanjung Lesung cuando el tsunami se estrelló en el escenario, colapsándolo y llevándose a su esposa y compañeros de banda.

Riefan dijo el domingo que dos miembros de la banda murieron, pero su esposa, Dylan Sahara, y otros tres miembros de Seventeen, dijo en Instagram, habían desaparecido.

«Hoy es tu cumpleaños, deseo que vuelvas a casa amor mío», dijo en el mensaje, que incluía una imagen de él y su esposa besándose en París.

Una ola se estrella en el escenario

El lunes, al enterarse de que los tres músicos desaparecidos fueron encontrados muertos, Riefan publicó un homenaje y dijo que eran su «familia para siempre». El martes, las noticias empeoraron para Riefan, cuando la directora de la banda Yulia Dian confirmó que la esposa del cantante había muerto también.

«Era la mejor esposa que Dios me había dado. No podía pedir más», escribió en Instagram.

Rescatistas trabajan en medio de amenaza de tsunami

Tanjung Lesung es una de las zonas más remotas que los socorristas aún deben buscar, y tardará horas llegar a la zona desde el complejo Mutiara Carita, donde se encontraron los cadáveres , dijo Hendra, el jefe de rescate. Al menos 16 personas siguen desaparecidas en la zona, dijo.

Hay 371 agentes de búsqueda y rescate que trabajan en las costas que sujetan el estrecho de Sunda, todas equipadas con chalecos salvavidas en caso de tsunami en las profundidades.

El volcán Anak Krakatau, a unos 40 o 50 kilómetros de las costas de Java y Sumatra, continúa en erupción y muchos temen que puedan llegar más olas gigantes a las costas de Indonesia.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de Indonesia ha dicho que espera que aumente el número de muertos y Médicos Sin Fronteras ha dicho que es probable que aumente el número de heridos.

Indonesia advierte de la posibilidad de otro tsunami en sus costas

Además del enorme número de víctimas humanas, el daño a la propiedad es extenso. Una evaluación inicial dada a los periodistas el lunes indica que más de 880 viviendas fueron destruidas, y que 73 hoteles, 60 restaurantes y 435 embarcaciones sufrieron graves daños.

Los testigos dijeron que no tenían idea de que el tsunami llegaría segundos antes de que impactara, y Bapu, el superviviente de Mutiara Carita, es uno de los muchos indonesios que piden un mejor sistema de alerta temprana para el archipiélago, que es conocido por la actividad tectónica y los tsunamis.

«Desde el fondo de mi corazón, solicito sinceramente al gobierno que establezca un sistema de alerta temprana para que la gente pueda anticipar un tsunami entrante», dijo. «No tuve mucho tiempo para escuchar los ruidos fuertes. En segundo lugar, necesitamos un mejor procedimiento de respuesta a emergencias».

El tsunami del sábado fue inusual en el sentido de que no hubo terremoto, que según los funcionarios contribuyó a la falta de una advertencia.

¿El sistema de alerta de tsunami volvió a fallar en Indonesia?

Según un conglomerado de agencias, el desastre fue producto de múltiples desencadenantes: una erupción volcánica que provocó que un trozo de Anak Krakatau de 64 hectáreas se deslizara fuera del volcán de la isla y penetrara en el océano durante la luna llena marea

El estrecho de Sunda también ha sufrido lluvias intensas, dijeron las agencias.

Los sensores del Ministerio de Asuntos Marítimos de Indonesia «no sonaron como advertencias tempranas porque se refieren a la actividad tectónica y no a la actividad volcánica», dijo el portavoz Rahmat Djamaluddin.

En cuanto a las advertencias de tsunami, Sutopo Purwo Nugroho, portavoz de la Agencia Nacional de Mitigación de Desastres, proporcionó una lista de razones por las que la red de boyas de tsunami no funciona correctamente en seis años.

«Vandalismo, presupuesto limitado, daños técnicos no causaron tsunamis (alertas) en este momento», dijo en su cuenta oficial de Twitter.

A pesar del devastador maremoto que mató a cientos de miles de personas el 26 de diciembre de 2004, Indonesia carece de los equipos adecuados para advertir de la llegada de un tsunami.

Los funcionarios también culparon al sistema de advertencia defectuoso en octubre cuando un tsunami mató a más de 2,000 personas en la costa occidental de Sulawesi.

El presidente Joko Widodo ordenó a la Agencia de Meteorología, Climatología y Geología del país que compre detectores para avisar con anticipación a los indonesios.

Mientras el volcán permanezca activo, los residentes deben estar atentos, dijo Sutopo.


— Yosef Riadi, Susanna Capelouto, Dakin Andone y Ben Westcott,de CNN y el periodista Devianti Faridz contribuyeron a este informe.