CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Defensa

El presidente Donald Trump y la primera dama están en Iraq para una visita sorpresa a los soldados

Por CNN

(CNN) -- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, están en Iraq para una visita sorpresa a los soldados en ese país.

Trump cumple así con su idea de viajar a una de las zonas de guerra de Estados Unidos que él ha considerado como costosos errores.

Después de un vuelo secreto durante la noche desde Washington, la difícil situación de seguridad restringió a Trump a una visita clandestina 15 años después de la invasión estadounidense.

MIRA: Estados Unidos se prepara para retirar a soldados de Siria

Una foto tuiteada por la secretaria de Prensa de la Casa Blanca mostraba al presidente, con un abrigo negro y corbata roja, posando para una foto con soldados uniformadas. La señora Trump se quedó sonriendo junto a él, vestida con una blusa color mostaza.

publicidad

En su discurso frente a los soldados, les agradeció por "la casi eliminación del califato territorial de ISIS en Iraq y Siria". Además, dijo: "Hace dos años, cuando asumí la presidencia, [ISIS] era un grupo muy dominante. Eran muy dominantes. Hoy ya no son tan dominantes (aplausos). Gran trabajo. Miré un mapa y hace dos años había mucho rojo en todo el mapa y ahora tienes un par de lugares pequeños y eso sucedió de manera muy rápida [...] Solo quiero decir 'gran trabajo' y estaremos vigilando a ISIS muy de cerca".

Trump ha intentado distanciarse de los enredos extranjeros que él describe como errores imprudentes cometidos por sus predecesores, incluida la guerra en Iraq.

Recientemente ordenó un retiro de los 14.000 soldados estadounidenses en Afganistán y un retiro completo de 2.000 soldados de Siria. No ha declarado planes para los aproximadamente 5.000 soldados estadounidenses en Iraq, que regresaron al país en 2014 para luchar contra el ISIS.

Durante una sesión informativa en una mesa redonda el miércoles con oficiales militares y civiles dentro de una tienda de campaña en la base aérea de Iraq, Trump defendió su decisión.

"Dijeron otra vez, recientemente, '¿podemos tener más tiempo?'", recordó el presidente. "Les dije: 'No. No puedes tener más tiempo. Has tenido suficiente tiempo'. Los hemos tumbado. Los hemos dejado tontos ".

"Mucha gente va a unirse a mi forma de pensar", predijo Trump.

El presidente Trump no ha declarado planes para los cerca de 5.000 soldados estadounidenses en Ira1 que regresaron al país en 2014 para combatir a ISIS. Al inicio, el presidente tenía previsto reunirse con el primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi, durante su visita, pero el encuentro fue cancelado.

"Se suponía que debía haber una recepción formal y una reunión entre el primer ministro Adil Abdul-Mahdi y el presidente de Estados Unidos, pero una diferencia de opiniones para organizar la reunión los condujo a tener una conversación telefónica", dijo una declaración de la oficina del primer ministro.

Trump dijo el miércoles que no tenía planes de retirar tropas de Iraq, sugiriendo que el país podría ser utilizado como base para futuras misiones potenciales en Siria.

Pero reiteró que la era de la fuerte intervención estadounidense en el extranjero estaba terminando.

"Estados Unidos no puede seguir siendo el policía del mundo", dijo Trump. "Estamos dispersos por todo el mundo. Estamos en países en los que la mayoría de las personas ni siquiera han oído hablar. Francamente, es ridículo".

Una década y media después del inicio de la guerra de Estados Unidos, que costó la vida de casi 5.000 soldados estadounidenses, Iraq sigue siendo un lugar peligroso.

La invasión liderada por Estados Unidos en 2003 derrocó al presidente de Iraq Saddam Hussein, pero durante varios años más tarde, las tropas estadounidenses se enfrentaron en extensos combates en todo el país, luchando contra una insurgencia y luego con la violencia sectaria. En su punto máximo, el número de soldados estadounidenses en Iraq se mantuvo cerca de 166.000. Después de que la misión de combate terminó en 2010, algunas tropas se quedaron atrás para ayudar a estabilizar el país.