CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Cómo se derrumbó la cumbre soñada de Trump y Kim

Por Will Ripley

Nota del editor: Will Ripley, corresponsal de CNN, ha estado cubriendo la segunda cumbre Trump-Kim en Hanoi, Vietnam. Él visitó Corea del Norte 19 veces desde agosto de 2014.

(CNN) — El líder norcoreano Kim Jong Un irradió confianza cuando llegó a Vietnam en su lujoso tren blindado el miércoles, antes de su cumbre con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Pero cuando salió el sábado, saludando a las multitudes antes de abordar el tren con las manos vacías, las grietas en esa confianza habían sido expuestas.

LEE: La semana increíblemente mala de Donald Trump, en 5 eventos

«(Kim) no tenía un plan de respaldo», dice a CNN una fuente familiarizada con las conversaciones de desnuclearización. «Vino a Hanoi con mucha confianza y esperando que se firmara una declaración».

Dos funcionarios familiarizados con las conversaciones acordaron hablar con CNN de forma anónima, porque no están autorizados para hablar con la prensa. Describen a una delegación norcoreana que llegó a la cumbre con la expectativa de que se irían con un acuerdo.

publicidad

El inicio

Las conversaciones sobre desnuclearización se detuvieron a las pocas semanas de la cumbre del 12 de junio en Singapur. Esta vez sería diferente, pensaron los norcoreanos, porque estaban tratando directamente con el presidente Donald Trump.

En lo que quizás fue una señal de su seguridad en sí misma, Kim contestó la primera pregunta de un periodista extranjero, un reportero del The Washington Post que viajaba con el grupo de prensa de la Casa Blanca.

«Por lo que siento en este momento, tengo la sensación de que saldrán buenos resultados», dijo Kim el jueves por la mañana.

MIRA: Las condiciones de Corea del Norte que Trump no aceptó

El jueves por la tarde, la cumbre llegó a un abrupto y humillante final para los norcoreanos. El presidente Trump no solo abandonó las conversaciones, sino que también rechazó la comida final que él y Kim debían compartir juntos.

La mesa estaba servida y el menú listo para lo que debería haber sido un almuerzo de trabajo amistoso antes de la ceremonia de firma conjunta programada. En cambio, el pescado a la nieve y el pastel de banoffee se enfriaron y la mesa estaba vacía, un símbolo de la oportunidad perdida en Hanoi.

«Hubo una gran necesidad por parte de la RPDC de abandonar Hanoi con un acuerdo firmado, especialmente con toda la propaganda favorable antes y durante el período de la cumbre, que no tiene precedentes para la RPDC», dijo una fuente.

«Estaban promocionando esta cumbre como un gran éxito incluso antes de que sucediera».

Jugando duro

Los norcoreanos habían estado jugando duro ellos mismos antes de la cumbre, incluso amenazando con cancelar las conversaciones si Estados Unidos no estaba dispuesto a ceder ante el levantamiento de las sanciones. Pero a cambio, estaban dispuestos a ofrecer lo que, en su opinión, era una concesión significativa.

«Estaban dispuestos a darlo todo, incluidas todas las instalaciones en Yongbyon (el reactor nuclear conocido de Corea del Norte). No solo un reactor físico, sino todo el complejo», dijo una fuente.

«También estaban dispuestos a presentar su voluntad de desmantelar completamente en forma de un documento oficial. Se estaban poniendo en serio los negocios. Y luego, el señor Trump y la parte estadounidense rechazaron la propuesta y se fueron».

El asombroso colapso de las conversaciones creó una crisis para Kim y su equipo de negociadores experimentados, que quedaron desconcertados.

Narrativas en conflicto

El presidente Trump afirmó que los norcoreanos exigieron que se levantaran todas las sanciones, durante su conferencia de prensa posterior a la cumbre, celebrada dos horas, el jueves temprano, en Hanoi. Los norcoreanos luego tomaron el extraordinario paso de llamar a su propia conferencia de prensa en Hanoi a última hora de la noche para insistir en que solo solicitaron una reducción parcial de las sanciones.

«La celebración de una conferencia de prensa después de la medianoche para reaccionar (ante el presidente Trump) y el contraataque muestra el nivel de desesperación y el nivel de insatisfacción del lado de la RPDC», dijo una fuente.

Esta viuda, de 81 años, es la única residente de una isla disputada por Corea del Sur y Japón

Kim Jong Un no eligió a su negociador principal, Kim Yong Chol, para dar la conferencia de prensa, sino que se dirigió al Ministro de Relaciones Exteriores Ri Yong Ho y al Viceministro de Relaciones Exteriores Choe Son Hui, ambos diplomáticos experimentados, tal vez una señal de su insatisfacción con su exespía y la falta de resultados de su equipo.

Y mientras la cobertura de los medios de comunicación estatales norcoreanos de la cumbre a la mañana siguiente dio un giro positivo a la situación, el mal humor del líder norcoreano se transmitió de manera mucho más precisa durante esa conferencia de prensa nocturna, según las fuentes.

El viceministro de Relaciones Exteriores Choe, quien incluso se quedó atrás para responder preguntas, dijo a los reporteros que el presidente Kim «puede haber perdido la voluntad de negociar» y que Trump y EE.UU. «perdieron una oportunidad que se presenta una vez cada mil años» y afirmó que «nuestro presidente tuvo dificultades para entender el sistema de medición de Estados Unidos».

«Kim Jong Un instruyó a Choe Son Hui para que dijera esas cosas», dijo la fuente, agregando que esas declaraciones nunca podrían hacerse sin la instrucción directa de Kim.

«Para que esta (diplomacia) se reanude, es crucial para que (el presidente surcoreano) Moon Jae-in vuelva a desempeñar el papel de intermediario principal».

Kim viajó a la cumbre con la esperanza de avanzar en los objetivos económicos de Corea del Norte y acercarse a las relaciones normalizadas con Estados Unidos. Fue una apuesta diplomática para ambos líderes que se desmoronó de manera espectacular.

Este duro revés deja el futuro de la diplomacia entre Estados Unidos y Corea del Norte en una incertidumbre por el momento, según las fuentes.