CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

Drogas, trabajo sexual y juegos de azar acogidos por los aspirantes a las elecciones de 2020

Por Zachary B. Wolf

(CNN) — Un demócrata quiere legalizar el trabajo sexual. Un gobernador republicano está tratando de legalizar las apuestas deportivas en su estado. La gran mayoría de los demócratas que se postulan para presidente quieren legalizar la marihuana.

Las elecciones de 2020 se perfilan como un nuevo capítulo sobre cómo se perciben los vicios.

La marihuana ya no es tan controvertida

El esfuerzo liderado por el senador Cory Booker para legalizar la marihuana ni siquiera se siente tan controversial. No todos sus rivales potenciales para las primarias demócratas han firmado, pero la mayoría lo ha hecho.

MIRA: Elecciones 2020: ¿cuáles son las posibles candidatas que podrían vencer a Trump?

Es un cambio enorme con respecto a hace solo tres años, cuando la candidata demócrata Hillary Clinton adoptó un enfoque más de esperar y ver. En 2008, Barack Obama se opuso por completo, a pesar de su propia historia con las drogas: la marihuana y más. En 1992, Bill Clinton intentó escabullirse de las preguntas sobre la marihuana diciendo que no fumó en los años sesenta. Hoy en día, los estadounidenses a lo largo de toda la costa oeste no tienen que fumar porque tienen acceso legal a una increíble variedad de productos comestibles.

publicidad

Booker dice que él mismo nunca fumó cannabis, pero apoya la legalización como un medio para abordar la desigualdad en el sistema de justicia penal. (Nota: una gran cantidad de esa desigualdad se vio agravada por el proyecto de ley sobre justicia criminal de 1994 del presidente Clinton).

«La guerra contra las drogas no ha sido una guerra contra las drogas, ha sido una guerra contra las personas, y desproporcionadamente personas de color y personas de bajos ingresos», dijo Booker en un comunicado al publicar el proyecto de ley. «La Ley de Justicia de Marihuana busca revertir décadas de esta política desigual, injusta y fallida al eliminar la marihuana de la lista de sustancias controladas y hacerla legal a nivel federal».

LEE: Donald Trump dice que vencería a Oprah Winfrey en las elecciones de 2020

Dos tercios de los estadounidenses apoyan la legalización de la marihuana, según una encuesta de Gallup realizada en octubre de 2018. Esto es un aumento relativamente lento y constante del 12% que apoyó la legalización del cannabis en 1969, cuando Gallup hizo la primera pregunta.

La aceptación de la marihuana, o el cannabis, como les gusta llamarlo a los defensores, ha llegado en un tono agresivo. Es legal para uso recreativo en 10 estados y se usa como medicina en 15 más, mientras que es completamente ilegal en solo 15 estados.

Sin embargo, hay mucho espacio entre los republicanos y los demócratas sobre cómo lidiar con las drogas. Booker está impulsando la despenalización de la marihuana. El presidente Donald Trump, quien firmó la ley de reforma de la sentencia, a menudo utiliza el espectro de las drogas que cruzan la frontera para ayudar a acumular apoyo para su muro fronterizo. Pero el nuevo Secretario de Justicia de Trump, William Barr, ha señalado un enfoque más abierto y directo que Jeff Sessions en los estados con marihuana legalizada.

Apoyo público a la trabajadora sexual legalizada

La senadora Kamala Harris apoya la legalización del trabajo sexual, que discutió con el sitio web The Root, quejándose de que la ley actual termina por lastimar a las mujeres más que a los clientes y los proxenetas que pueden beneficiarse de la prostitución.

MIRA: Un sorprendente número de republicanos quieren a Donald Trump fuera de las elecciones en 2020

«Cuando estás hablando de adultos que consienten, sabes, sí, deberíamos considerar que no podemos criminalizar el comportamiento consensuado siempre y cuando no se haga daño a nadie», dijo.

Los comentarios fueron una sorpresa para los defensores de las trabajadoras sexuales que criticaron a Harris por su apoyo a una ley de 2018 firmada por Trump, y patrocinada por otra candidata demócrata, la senadora Amy Klobuchar, que responsabilizó a los sitios web de publicitar la prostitución por parte de terceros.

Destinadas a combatir el tráfico sexual, las trabajadoras sexuales dicen que les han robado una forma segura de encontrar clientes y han hecho que sus vidas sean más peligrosas. Harris también ha sido criticado por sus esfuerzos como fiscal del distrito de San Francisco para enjuiciar un sitio web de este tipo, Backpage.com, que luego fue cerrado por el FBI.

«La oposición al trabajo sexual proviene de un lugar profundamente moralista y religioso», dice RJ Thompson, director del Proyecto de Trabajadores Sexuales en Nueva York, un abogado de derechos humanos y un trabajador sexual desde hace mucho tiempo. «Pero no tiene una razón de política pública».

LEE: Joe Biden dice que su familia quiere que sea candidato en 2020 y que está “muy cerca” de tomar la decisión

Argumenta que hay un montón de trabajo sexual legal, desde desnudarse hasta la industria del porno, y que los servicios de acompañamiento deberían incluirse y despenalizarse por completo. Las leyes locales en todos los estados hacen que la prostitución sea ilegal, y está fuertemente regulada en Nevada.

Los cambios en ese sistema se sienten mucho más alejados que en la marihuana. Un primer paso, a los ojos de Thompson, sería para la policía local, que a menudo hace la vista gorda a las leyes de marihuana para tratar las leyes de trabajo sexual de la misma manera.

«El trabajo sexual no va a ninguna parte. No es posible acabar con la demanda de trabajo sexual. Lo que está mal es la explotación de los trabajadores y la trata de personas», dijo, argumentando que la creación de una comunidad abierta para los trabajadoras sexuales sería más efectiva para combatir la explotación que criminalizarla.

No hay muchas encuestas sobre el tema de la prostitución legalizada, pero en una encuesta de Marist de 2016, el 49% de los estadounidenses dijo que el trabajo sexual debería ser legal si se realiza entre dos adultos que lo consienten. Los hombres y las personas más jóvenes eran más propensos que las mujeres o las personas mayores a apoyar el trabajo sexual legal. Pero una mayoría (53%) en esa encuesta nacional dijo que la legalización haría más seguro el trabajo sexual.

Harris dijo en una entrevista que el hecho de que ella apoye el trabajo sexual legal es algo muy diferente de hacerlo parte de su plataforma como candidata. Ella no ha hecho eso y no parece estar cerca de eso. Y Harris agregó enormes advertencias a su apoyo al trabajo sexual legal en su entrevista con The Root.

LEE: Bernie Sanders recauda casi US$ 6 millones en 24 horas después de su lanzamiento para 2020, dice la campaña

«Hay un ecosistema alrededor de esto que incluye crímenes que dañan a las personas», dijo. «Y para esas cuestiones, no creo que nadie que dañe a otro ser humano o se beneficie de su explotación deba ser amonestado o debería estar libre de enjuiciamiento criminal».

Las apuestas deportivas están en camino

Y además, está el tema de las apuestas.

Una decisión de la Corte Suprema de 2018 despejó el camino y, entre quienes impulsan las apuestas deportivas, se encuentra el gobernador de Maryland, Larry Hogan, un republicano exitoso en un estado azul y que ha provocado un desafío para Trump en las primarias.

«Hay muchas probabilidades de que tengamos apuestas deportivas», bromeó Hogan en enero.

Maryland ya tiene varios casinos, incluido uno justo fuera de Washington DC. El ayuntamiento de DC también aprobó la idea recientemente de las apuestas deportivas, pero no la ha promulgado.

En una encuesta anual sobre la moralidad de Gallup publicada en mayo pasado, el 69% de los estadounidenses dijo que el juego era moralmente aceptable, una tasa más alta que el 65% que dijo que fumar marihuana era aceptable.

Esa encuesta señaló una mayor apertura general para aceptar cosas donde existe una disputa moral (con la excepción de las pruebas con animales y el uso de pieles). Dado el movimiento en las leyes estatales y las posturas de algunos de los candidatos de 2020, y otros que podrían ser candidatos, la política de Estados Unidos podría ser la siguiente.