CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

Una madre de tres hijos murió por una roca que cayó sobre su auto desde un paso elevado

Por Tina Burnside, Eric Levenson

(CNN) — Con su novia Keila sentada junto a él y los tres hijos de ella en en el asiento trasero, Christopher Rodriguez conducía tranquilamente en una fresca y clara noche de sábado.

La familia de cinco integrantes acababa de visitar al hermano de Keila Ruby Flores en Round Rock, Texas, y se dirigía al norte hacia Waco sobre la carretera interestatal 35. Sin previo aviso, una gran roca cayó desde un paso elevado y se estrelló contra el parabrisas del vehículo, impactando a Flores.

«De repente, algo golpea la ventana. Es una explosión», dijo Rodriguez a KWTX, afiliada de CNN. «Volteo y veo a Keila, ella está tendida allí sin responder. La sacudo, trato de despertarla, (pero) ella no responde».

Flores siempre tenía una sonrisa en su rostro, dijo Rodriguez.

Rodriguez se detuvo en una incorporación, llamó a la policía y comenzó a realizar técnicas de reanimación, pero no fue suficiente. Flores, madre de tres hijos, de 33 años, fue llevada a un hospital cercano y murió a la mañana siguiente, dijo la policía de Temple.

No hay sospechosos

La policía dijo que alguien arrojó la roca y está investigando la muerte como un homicidio. Rodriguez le dijo a CNN que no vio a nadie en el paso elevado debido a la oscuridad, y la policía informó que no tienen sospechosos.

Dos días después de su muerte, Rodriguez recordó a Flores por su alegría, su sonrisa perpetua y por ser una gran madre.

«(Ella) trabajaba muy duro para mantener a sus tres hijos», dijo. «Era una persona fuerte que siempre iba al grano y nunca se andaba por las ramas. Siempre honesta y (dispuesta) a ayudar donde pudiera».

Rodriguez dijo que quería agradecer al buen samaritano que ofreció su ayuda inmediatamente después del incidente. El extraño se puso al teléfono con el telefonista del 911 mientras Rodriguez realizaba las técnicas de reanimación, y además lo ayudó a mantener la calma, dijo.

«Cuando llegaron los paramédicos me di cuenta de que él se había ido», le dijo a CNN. «No supe su nombre y nunca pude agradecerle por ayudarme en ese momento de necesidad. Solo quiero agradecerle en persona por haberme ayudado».

Joe Sutton de CNN contribuyó con este informe.