CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Colombia

En Colombia ya hay 346 municipios libres de sospechas de minas antipersonal, según el gobierno

Por CNN Español

(CNN Español) — El presidente de Colombia Iván Duque entrega este jueves 75 municipios y dos departamentos libres de sospecha de minas antipersonal, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de Sensibilización contra las Minas Antipersonal, este 4 de abril.

El evento se dará en el departamento de Tolima, en el centro del país, en el municipio de Icononzo, donde Duque hará la entrega protocolaria de 75 municipios que están ubicados en 19 departamentos de Colombia: Antioquia, Boyacá, Caldas, Caquetá, Casanare, Cauca, Cesar, Córdoba, Cundinamarca, Huila, Magdalena, Meta, Nariño, Putumayo, Quindío, Risaralda, Santander, Tolima y Valle del Cauca.

Según dijo la Presidencia de Colombia en un comunicado, este acto «se constituye en la entrega más grande en la historia del país de territorios libres de sospecha de este tipo de artefactos explosivos».

El programa Descontamina Colombia, que hace parte de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, y que se encarga del tema de desminado humanitario en el país, reportó a finales de marzo de 2019 que en Colombia hay un total de 693 municipios con «algún grado de contaminación» por minas. Según las cifras oficiales más recientes entregadas por el Gobierno, en total 322 municipios estaban declarados como «libres de minas antipersonal» y 187 se encontraban «en intervención».

De los 75 municipios que Duque entregará este jueves, 51 se incluyen en los 322 que ya estaban declarados como libre de sospecha de minas, según le dijo a CNN en Español una fuente del programa Descontamina. Los otros 24 municipios fueron certificados recientemente, por lo que Colombia llega a los 346 municipios donde no hay sospecha de minas antipersonal.

Los departamentos de Atlántico (en el norte del país) y Amazonas (en el sur) están libres de sospechas de minas, según el Gobierno. Duque anunciará otros dos departamentos que también quedan libres de sospecha de minas, este jueves.

Avances en desminado humanitario

En Colombia las operaciones de desminado humanitario empezaron en 2006 en cumplimiento del Artículo 5 de la Convención de Ottawa. En principio, estas se realizaron en 35 bases militares en Bogotá y en otros 19 departamentos. En estas acciones iniciales se ubicaron y destruyeron 3.562 artefactos y se despejaron 158.830 metros cuadrados de tierras, según cifras del Gobierno.

Sin embargo, la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla de las FARC en noviembre de 2016, fue un punto de inflexión importante para el desminado, según el más reciente reporte de la organización Landmine and Cluster Munition Monitor, publicado en 2018.

«En Colombia hubo un aumento significativo en el cubrimiento geográfico de la rehabilitación debido a la firma de los acuerdos entre el gobierno y un grupo armado ilegal que permitieron el acceso a áreas que previamente eran etiquetadas como de difícil acceso, o ‘zonas rojas'», dice el reporte de esa organización que hace seguimiento al desminado en todo el mundo.

  • Mira: Jody Williams: Si no limpian Colombia de minas no van a poder tener un desarrollo completo

Y las cifras así lo demuestran.

En 2016, datos de la Dirección Contra Minas indicaban que solo cinco municipios de los más de mil que hay en Colombia estaban libres de la amenaza de las minas antipersonal. Hoy, según cifras oficiales, 346 municipios estarían libre de sospechas de minas.

Para ese entonces, las operaciones de desminado humanitario se adelantaban solo en 25 municipios de siete departamentos del país. Para febrero 28 de 2019, 187 municipios en intervención, según la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

Así mismo, para el 31 de agosto de 2016 la Dirección Contra Minas indicó que se habían despejado más de 2,6 millones metros cuadrados de tierras y se habían destruido 5.328 artefactos explosivos.

Para febrero de 2019 se habían liberado de esta amenaza más de 8 millones de metros cuadrados en todo el país y se han destruido o neutralizado 6.488 artefactos explosivos, según el Gobierno de Colombia.

Y las víctimas también han disminuido sustancialmente, según el gobierno: mientras que en 2006 se habían registrado 1.228 víctimas (790 integrantes de la fuerza pública y 438 civiles), en 2016 fueron 89 víctimas (52 militares y 37 civiles). En lo que va corrido de 2019 se han registrado 24 víctimas de estos artefactos, entre ellos 18 militares y 6 civiles. El gobierno no discrimina las víctimas entre heridos y muertos.

Sin embargo, la Cruz Roja reportó unas cifras diferentes que dan cuenta de un aumento aproximado del 300% en el número de víctimas de minas antipersonal. Según cifras de esta organización publicadas en marzo de 2019, en 2017 se registraron 57 víctimas de minas antipersonal y en 2018, 221. De esos casos, 128 eran civiles y de ellos, 26 fueron menores de edad. Además, 31 personas murieron como consecuencia de «minas antipersonal y explosivos improvisados».

Martha Hurtado, comisionada adjunta para la Acción Integral contra las Minas de la oficina del Alto Comisionado para la Paz, explicó este jueves a periodistas en Icononzo que las diferencias de cifras se dan porque la Cruz Roja cuenta víctimas por todo tipo de artefactos explosivos y no exclusivamente por minas antipersonal.

«La Cruz Roja Internacional abarca un universo muchísimo mayor de víctimas (de minas) antipersonal porque no hace distinción en cuanto al tipo de víctimas», dijo la funcionaria. «Nosotros como Estado estamos sujetos a una ley que es el tratado de Ottawa en donde solamente podemos reconocer como víctimas a las (de) minas antipersonal, las personas que han sido afectadas por este tipo de artefacto. Evidentemente Cruz Roja lo que hace es abarcar todo tipo de víctima de todo tipo de artefacto explosivo».

Según la Cruz Roja, los departamentos más afectados son Norte de Santander (en la frontera con Venezuela) que tuvo un aumento de 800% de minas instaladas entre 2017 y 2018; y Nariño, en el suroccidente del país, en la frontera con Ecuador, que vio un aumento de un 600% en ese mismo periodo de artefactos explosivos y minas.

El peligro continúa

Aunque las cifras oficiales demuestren que se ha reducido la incidencia de minas antipersonal en Colombia, el más reciente reporte de Landmine and Cluster Munition Monitor de 2018 dice que estos artefactos siguen siendo usados por grupos armados ilegales.

Según esta organización, en 2017 las disidencias de las FARC —que están conformadas por guerrilleros que no se acogieron a la desmovilización y que siguieron delinquiendo— fueron responsables por 306 incidentes con minas, y 341 incidentes en la primera mitad de 2018. El reporte no especifica qué tipo de «incidentes».

Entre tanto, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional, ELN, también fue responsable de usar minas: en 2017 se les responsabilizó de 219 y en la primera mitad de 2018, de 48, según el reporte de Landmine and Cluster Munition Monitor que agrega que «también se atribuyó el uso nuevo de minas a grupos criminales o paramilitares, que a menudo trabajan con narcotraficantes».