CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Reino Unido

Ira en Gran Bretaña: Policía pide a víctimas de violación acceder a sus teléfonos y redes sociales

Por Rob Picheta

Londres (CNN) — A las víctimas de violación en Gran Bretaña les pidieron entregar sus teléfonos móviles y cuentas de redes sociales a la Policía o correrían el riesgo de que sus casos colapsen, bajo las nuevas directrices que han sido criticadas por grupos de derechos de las mujeres y altos funcionarios policiales.

Las nuevas políticas estandarizadas que están siendo implementadas por la Policía en Inglaterra y Gales solicitan permiso para acceder a los mensajes, correos electrónicos, fotografías y cuentas de redes sociales para que las personas que denuncian una variedad de delitos, incluyendo violaciones y agresiones sexuales, tengan un proceso judicial exitoso.

Pero la medida ha sido rechazada por «tratar a las víctimas de violación como a sospechosos» y los grupos de derechos de las mujeres temen que esto disuada a las víctimas de denunciar los delitos. Un grupo que brinda apoyo legal a las víctimas de agresión sexual también advirtió a la Policía que impugnarán en los tribunales para detener la estrategia.

«La mayoría de los reclamantes entienden por qué la divulgación de las comunicaciones con el acusado es justa y razonable, pero lo que no está claro es por qué su historia pasada (incluida cualquier historia sexual pasada) debe estar en juego», dijo en un comunicado Harriet Wistrich, directora del Centro para la Justicia para la Mujer.

«Parece que volvemos a los viejos tiempos en que las víctimas de violación son tratadas como sospechosas», agregó, revelando el plan del grupo para impugnar el enfoque.

La medida es una respuesta a un aluvión de fuertes críticas a las que se enfrentó la Policía a finales de 2017, cuando se desestimaron una serie de casos de violación de alto perfil cuando surgieron nuevas pruebas en el último momento. Un juicio ese año, contra el estudiante Liam Allan, se derrumbó en el Tribunal de la Corona de Croydon cuando las pruebas de teléfonos móviles salieron a la luz, y la Policía se disculpó posteriormente por su manejo del caso. Allan había negado las malas acciones.

publicidad

La política le dice a los demandantes de violación que «los teléfonos móviles y otros dispositivos digitales como computadoras portátiles, tabletas y relojes inteligentes pueden proporcionar información importante y relevante y ayudarnos a investigar lo que sucedió», según la Asociación de Prensa.

«Esto puede incluir que la Policía mire mensajes, fotografías, correos electrónicos y cuentas de redes sociales almacenadas en su dispositivo», agrega, señalando que «sólo se deben seguir las líneas de consulta razonables para evitar la intrusión innecesaria en la vida personal de las personas. »

En el Reino Unido, se estima que una de cada siete mujeres ha reportado haber experimentado algún tipo de violencia sexual, lo que la ubica entre los cinco países con la mayor cantidad de agresiones sexuales registradas, según Amnistía Internacional.

Pero, a pesar de esto, el número de condenas por violación disminuyó un 23% entre 2017 y 2018, en comparación con el periodo anterior, según datos del Servicio de Prosecución de la Corona del Reino Unido.

‘Rastreo digital excesivo’

Los nuevos planes han sido criticados por algunos dentro de la fuerza policial, y Vera Baird, comisionada de Crimen de la Policía de Northumbria, advierte que la solicitud evitará que las víctimas de violaciones denuncien.

«Necesitamos tratar a los denunciantes en casos de violación con la misma imparcialidad y apoyo que tratamos a los denunciantes en cualquier otro tipo de caso y no a identificarlos y exigirles que revelen su historia de vida para convencer a las autoridades de que son aptos para el sistema judicial penal», le dijo a la AP.

Los grupos de privacidad también han amontonado críticas sobre las propuestas. «Este rastreo digital excesivo es simplemente una respuesta impulsiva que retrasa y obstruye más la justicia», dijo Griff Ferris, funcionario legal y de políticas públicas de Big Brother Watch.

«Tratar a las víctimas de violación como sospechosas retrasa las investigaciones y los juicios, prolonga la angustia tanto para las víctimas como para los sospechosos, disuade a las víctimas de informar y obstruye la justicia», agregó Ferris.

«Se necesita una reforma urgente para que las víctimas ya no tengan que sacrificar sus vidas privadas para llevar a los criminales ante la justicia».

El Reino Unido es uno de los ocho países europeos encuestados por Amnistía Internacional que tiene leyes que definen el sexo sin consentimiento como violación. La gran mayoría solo reconoce la violación cuando se trata de violencia física, amenaza o coerción, dijo el grupo en un informe el año pasado.

Un portavoz del Consejo Nacional de Jefes de Policía (NPCC, por sus siglas en inglés) dijo: «Entendemos que la forma en que se usan los datos personales puede ser una fuente de ansiedad. Nunca quisiéramos que las víctimas sintieran que no pueden denunciar delitos debido a la» intromisión» en sus datos».

«Sin embargo, la legislación existente no anticipa el volumen de datos a los que los oficiales tienen acceso; y el asesoramiento legal que hemos recibido sugiere que buscar el consentimiento es una forma de asegurar el equilibrio «.