CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

Este exoplaneta potencialmente habitable podría ampliar la búsqueda de vida más allá de la Tierra

Por Ashley Strickland

(CNN) – Cuanto más descubren los científicos sobre el exoplaneta K2-18b, más intrigante resulta. Y ahora podría ampliar los tipos de exoplanetas que los astrónomos observan para buscar vida más allá de la Tierra.

El año pasado, los astrónomos miraron de cerca la atmósfera del exoplaneta —que está fuera de nuestro sistema solar— y encontraron tanto el vapor de agua como temperaturas que podrían permitir la vida.

  • FOTOS | Planetas extraños y maravillosos más allá de nuestro sistema solar

Ahora, los científicos han utilizado información del exoplaneta, incluyendo su masa, radio y lo que descubrieron en la atmósfera, para determinar si puede albergar agua en su superficie. La investigación fue publicada este miércoles en la revista The Astrophysical Journal Letters.

El K2-18b es ocho veces la masa de la Tierra y su órbita está alrededor de una estrella enana roja a 124 años luz de la Tierra en la constelación de Leo. El planeta fue descubierto en 2015 por la nave espacial Kepler de la NASA.

El exoplaneta completa una órbita alrededor de su estrella cada 33 días y se encuentra mucho más cerca de ella que la Tierra del Sol. Pero la enana roja también es mucho más fría que nuestro Sol. Sin embargo, la estrella se mantiene activa, lo que probablemente exponga el exoplaneta a más radiación de la que recibe la Tierra.

publicidad

El descubrimiento en la atmósfera de un exoplaneta 0:23

“Se ha detectado vapor de agua en las atmósferas de varios exoplanetas, pero, incluso si el planeta está en la zona habitable, eso no significa necesariamente que haya condiciones habitables en la superficie”, explicó en un comunicado Nikku Madhusudhan, autor principal del estudio y miembro del Instituto de Astronomía de la Universidad de Cambridge. “Para establecer las posibilidades de habitabilidad es importante lograr una comprensión unificada de las condiciones interiores y atmosféricas en el planeta, especialmente, si el agua líquida puede existir debajo de la atmósfera”, añadió.

Con base en su tamaño, el exoplaneta podría ser una “supertierra” o un mini Neptuno, porque tiene el doble de tamaño que la Tierra pero es no tan grande como Neptuno. Y también está dentro de la zona habitable de su estrella, o la distancia correcta entre exoplaneta y la estrella, lo que significa que puede existir agua líquida en su superficie.

Aunque la atmósfera contiene vapor de agua, también es rica en hidrógeno. Si el exoplaneta es un mini Neptuno, también puede tener una “cubierta” o capa significativa de hidrógeno alrededor de otra capa de agua a alta presión. Si esta capa de hidrógeno es demasiado gruesa, aumentaría la temperatura y la presión del exoplaneta, haciéndolo inhóspito.

El equipo de investigación examinó los datos atmosféricos disponibles para determinar que la cantidad de vapor de agua detectada es significativa, mientras que otros químicos como el metano y el amoníaco fueron más bajos de lo esperado.

Esto les permitió crear límites para un modelo que simule el planeta y su interior. Se les ocurrieron numerosas posibilidades. El planeta podría ser un mundo rocoso más grande que la Tierra, un mini Neptuno gaseoso o incluso un mundo oceánico. En el caso del mundo acuático, el modelo permitiría presiones y temperaturas similares a los océanos de la Tierra.

Encontramos 7 exoplanetas que podrían tener agua, ¿ahora qué? 6:00

“Queríamos saber el grosor de la capa de hidrógeno, a cuánta profundidad se extiende el hidrógeno”, señaló Matthew Nixon, coautor de la investigación y estudiante de doctorado en el Instituto de Astronomía de Cambridge. “Si bien es una pregunta con múltiples soluciones, hemos demostrado que no se necesita mucho hidrógeno para explicar todas las observaciones juntas”, completó.

Descubrieron que lo máximo que la capa de hidrógeno representaría asciende al 6% de la masa del planeta, y el mínimo sería apenas una millonésima parte de la masa. El mínimo es similar a la Tierra.

Los investigadores creen que el K2-18b es potencialmente habitable y capaz de soportar agua líquida, según sus hallazgos, especialmente cuando se combinan con investigaciones previas sobre su contenido de vapor de agua y temperatura.

De acuerdo a sus modelos, los investigadores creen que esto abre la búsqueda de vida por fuera de la Tierra a planetas mucho más grandes que el nuestro. Y cuando el telescopio espacial James Webb de la NASA se lance el próximo año, podría mirar dentro de la atmósfera de este exoplaneta para descubrir más sobre su composición.

Hasta ahora, pequeños planetas rocosos del tamaño de la Tierra han sido el objetivo en la búsqueda de exoplanetas potencialmente habitables. Pero aquellos diferentes al nuestro pueden crear otra oportunidad.