CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Los propietarios de bares de Texas y Florida cierran sus puertas por segunda vez y temen impactos devastadores por la pandemia

Por Christina Maxouris

(CNN) — Scott Repass, un copropietario de un bar en Houston, había abierto su negocio unas tres semanas antes de que el gobernador volviera a implementar órdenes de cierre de algunos negocios nuevamente en respuesta a un aumento en los nuevos casos de coronavirus.

En el corto tiempo que estuvieron abiertos, Repass dice que el personal siguió las pautas de seguridad al pie de la letra: exigieron que los clientes usaran mascarillas al moverse. Ofrecieron desinfectante de manos en la puerta. Los camareros y los servidores llevaban máscaras faciales. Nadie se amontonó y casi nadie usó efectivo. Pero eso no resultó ser suficiente.

Inseguro de cuánto tiempo puede durar este segundo golpe, Repass ahora ha solicitado el subsidio de desempleo. Y no está solo.

Así fue el cierre por pandemia en Miami en marzo 3:00

Los propietarios de bares en todo el estado y en otras partes del país que se vieron obligados a un segundo cierre dicen que no saben cómo será esta vez, y si podrán sobrevivir.

En un comunicado de prensa, el viernes, que anunciaba que los bares deberían cerrar nuevamente, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo: «Está claro que el aumento de los casos está impulsado en gran medida por ciertos tipos de actividades, incluidos los tejanos que se congregan en bares». La medida se produce después de que se permitió la reapertura de los bares, el 22 de mayo, en virtud de la segunda fase de reapertura del estado.

Las órdenes de cerrar bares, en varios puntos críticos de Estados Unidos, se producen cuando algunos profesionales de la salud han calificado las escenas de bares llenos de gente en todo el país como el caldo de cultivo perfecto para el virus.

Al menos 85 personas contrajeron coronavirus después de visitar un bar de East Lansing, Michigan, a principios de este mes. En Louisiana, los funcionarios de salud dicen que han recibido al menos 100 informes de casos positivos de personas que visitaron o trabajaron en bares Tigerland en Baton Rouge.

Al menos un condado de Idaho retrocedió una etapa en la reapertura, anunciando que no se permitiría que los bares y clubes nocturnos permanecieran abiertos después de que muchos de los nuevos casos del estado se asociaron con personas que informaron haber tenido una salida nocturna. Y en California, el gobernador ordenó el cierre de bares en siete condados, este domingo, días después de decir que un aumento en los casos fue impulsado por grupos y reuniones de jóvenes.

Reapertura sí, pero ¿cómo hacerla? 6:43

Segunda ronda de bares devastados en Florida

Cuando los casos comenzaron a surgir en Florida, el bar Volstead, en el centro de Jacksonville, se cerró para realizar otra limpieza profunda, dijo la directora de Marketing del bar, Hana Ferguson. Todos los miembros del personal fueron examinados para detectar el virus, agregó, y fueron autorizados.

«Apenas sobrevivimos al primer cierre y una vez que se nos permitió volver a abrir en la Fase 2, fuimos muy estrictos acerca de seguir todas las pautas de los CDC», dijo Ferguson. «Hemos tenido dificultades para llegar a fin de mes, especialmente con todas las reglas que se han establecido».

Y ahora no tenían más remedio que cerrar sus puertas por segunda vez después de que el consumo de alcohol en las instalaciones fuera suspendido en los bares de Florida.

A mediados de marzo se ordenó el cierre de bares y discotecas. Como la mayoría de los condados de Florida entraron en la segunda fase de reapertura, el 5 de junio, se permitió la reapertura de los bares, manteniendo una capacidad de asientos del 50% en el interior.

En una orden de emergencia, emitida la semana pasada, el Departamento de Regulaciones Comerciales y Profesionales de Florida anunció que los bares aún podrían vender alcohol para llevar en contenedores sellados. El Departamento dijo que los restaurantes podían continuar sirviendo alcohol.

«Todo lo que hicieron fue encender el interruptor», dice Paul Medrano, dueño de dos bares en Tampa. «Así que ahora vas de un bar a un restaurante que actúa como un bar, por lo que no estás disminuyendo las personas que podrían infectarse porque todo lo que están haciendo es trasladarlos a otra ubicación».

«Nada de esto tiene sentido», dice Medrano.

Al igual que los otros bares con los que CNN habló, Medrano dice que el personal trabajó para hacer cumplir todas las precauciones de seguridad, incluso proporcionando máscaras para los clientes que no tenían una y manteniendo distancia de al menos dos metros entre cada mesa. Pero él dice que ese no fue el caso en todas los establecimientos.

«Para mí, fueron los infractores», dice el dueño del bar sobre lo que causó el segundo cierre. «Es como la escuela primaria. Una persona infringe las reglas y todos tienen que pagar».

Los impactos financieros

Detrás de cada ajuste que los estados tuvieron que hacer para combatir una mayor propagación del nuevo coronavirus, los propietarios de bares dicen que fue un impacto financiero devastador.

Los miembros del personal están luchando para ganarse la vida, dice Ferguson.

«Para ellos, esta es su carrera. Están arriesgando todo para volver a trabajar» solo para ser expulsados, dijo.

Pero también está el dinero utilizado para mantener vivo el negocio.

Repass, de Houston, dice que cuando sus bares se cerraron por primera vez durante el cierre inicial, gastaron miles de dólares ordenando equipo adecuado para poder vender sus productos para llevar. Entrenaron a sus servidores y camareros a un modelo de negocio completamente diferente.

Luego, cuando el estado comenzó a levantar medidas y se ordenó la apertura de bares, Repass dice que los bares invirtieron más dinero en crear terrazas agradables para que los clientes se sentaran afuera, como lo recomendaban los funcionarios de salud y de nuevo, entrenaron a su personal.

Y ahora, con el aumento de los costos y los plazos de impuestos, Repass solo dice que espera que su estado al menos haya alcanzado su punto máximo de nuevos casos, una señal que significaría que las cosas podrían comenzar a mejorar pronto.

Medrano, en Tampa, no ve que este segundo cierre dure menos de dos semanas.

«Yo diría que mi estimación será de un mes, un mes y medio y eso … pasaremos apuros», dijo Medrano.

«Va a doler».