CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Análisis | La cruzada antimáscara de Trump empieza a jugarle en contra

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La negativa del presidente Donald Trump a dar un ejemplo para cubrirse la cara, a pesar de la creciente evidencia de que puede ser una de las formas más efectivas de frenar la cada vez más desastrosa pandemia de coronavirus de Estados Unidos, siempre fue una declaración política.

Ahora, a medida que el daño clínico y electoral se acumula a partir de un virus resurgente que está cerca de estar fuera de control después de otro día récord para nuevos casos este miércoles, el presidente puede estar avanzando, muy lentamente, hacia un replanteamiento de su estrategia.

Al ir sin máscara cuando todos a su alrededor usan una, Trump creó una falsa impresión de que lo peor estaba detrás de nosotros, que la normalidad estaba a punto de regresar. Cimentó su vínculo con los partidarios de su base que ven las órdenes de usar máscaras faciales como una señal de servidumbre al gobierno y las élites y un impedimento para sus derechos.

Pence reaparece usando tapabocas 0:41

Sin embargo, la posición de Trump lo ha dejado cada vez más aislado incluso de los líderes republicanos que han facilitado su desencadenada presidencia, mientras los funcionarios de salud pública y los líderes locales y estatales de todas las tendencias políticas suplican a los estadounidenses que se cubran cuando estén en público para que el país pueda curarse a sí mismo.

El movimiento para el uso de las máscaras ahora parece imparable, en parte debido a advertencias como la de esta semana por el principal especialista en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, quien dijo que las nuevas infecciones por coronavirus en Estados Unidos pronto podrían llegar a 100.000 al día.

Fauci dijo que las agresivas aperturas estatales que defendió Trump han fracasado mientras personas sin máscaras celebraban en bares y en medio de multitudes.

«Es una violación de los principios de lo que estamos tratando de hacer, y ese es el distanciamiento social, el uso de máscaras», dijo Fauci a NPR el miércoles.

La realidad sugerida por tales advertencias ha ayudado a cambiar el debate sobre el uso de máscaras.

Lejos de convertirse en una marca de fortaleza y desafío, la cruzada aislada de Trump contra las máscaras —por la que se autodenominó «GUERRERO SOLITARIO» en un reciente tuit— ahora es emblemático de su negación de un desastre nacional que empeora rápidamente, una respuesta fallida del gobierno federal y su negativa a dar incluso los pasos más básicos para salvar vidas de los estadounidenses.

Este miércoles, Trump ofreció las primeras señales de que comprende la caja que ha construido para sí mismo sobre las máscaras, que según los expertos médicos puede contener las gotas que podrían infectar a las personas y las superficies y facilitar la propagación del coronavirus.

El presidente afirmó en una entrevista con Fox Business que estaba «completamente a favor de las máscaras» y que las había usado en situaciones en las que no era posible el distanciamiento social en grupos pequeños.

La respuesta de la OMS a Trump y más noticias del covid-19 1:39

Pero durante los últimos dos meses, Trump ha destruido el uso de máscaras, socavando el consejo de su propio gobierno. Le sugirió a The Wall Street Journal que la gente usaba máscaras para mostrar que lo desaprobaban. Advirtió que no le dará a la prensa el «placer» de ver su rostro cubierto en público. Ha recorrido el país sin precauciones y ha ignorado las recomendaciones de distanciamiento social. E incluso dijo que no podía usar una máscara cuando se reúne con «presidentes, primeros ministros, dictadores, reyes, reinas«.

«No sé, de alguna manera, no lo veo para mí mismo», dijo el presidente en abril.

Los pequeños pasos de Trump sobre las máscaras

El pequeño movimiento de este miércoles, un cambio de su posición arraigada, puede ser todo lo que se logre por ahora, especialmente porque su oponente de las elecciones de noviembre, el demócrata Joe Biden, ha dicho que exigiría el uso de máscaras a nivel nacional si es elegido.

Pero el problema no es si Trump ha usado una máscara en privado. Ver al presidente liderando el camino con una máscara facial sería una señal potente para sus millones de seguidores devotos, especialmente aquellos en los estados conservadores del sur donde el uso de máscaras está mal visto y el virus está empeorando, rápidamente.

Hasta ahora, Trump, que a menudo se ha resistido a correr riesgos con su base, una elección que todos los presidentes enfrentan tarde o temprano, no ha dado el paso. El hecho de que le haya llevado tanto tiempo significa que si finalmente sale del Air Force One con una máscara, provocará un alboroto y probablemente se le negará cualquier beneficio político que tal paso podría haberle ganado antes.

No es de extrañar que el presidente se haya destacado en la cuestión de usar una máscara. Cuanto más se ha debilitado su posición política antes de las elecciones, más ha adoptado posturas, sobre temas como el virus, la raza y la política exterior, que parecen atraer a sus partidarios más devotos.

La apostasía de la máscara de Trump es un acto de rebelión contra las figuras establecidas y los científicos y funcionarios profesionales del gobierno con los que ha estado librando una guerra interna desde que asumió su cargo. Es una opción natural para un outsider de toda la vida que se ve personal y políticamente obligado a romper las reglas.

La leve suavización de la posición del presidente el miércoles sobre usar una máscara se produjo después de que muchos de sus aliados políticos repudiaron implícitamente su postura, enfatizando repetidamente que usar una máscara no era un acto político sino un gesto de la humanidad.

«No debemos tener ningún estigma sobre el uso de máscaras», dijo el martes el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano de Kentucky. En Texas, que se vio afectado durante el fin de semana, el vicepresidente Mike Pence, quien ha pasado semanas socavando los mensajes del gobierno sobre el tema y es reacio a cruzarse con su jefe, respaldó el uso de una máscara. Sin embargo, Pence todavía no entra todo, por lo general, dice que el uso de máscaras debe hacerse donde está «indicado» por las autoridades locales.

Incluso el gerente de campaña del presidente, Brad Parscale, modeló una máscara de Trump-Pence en un mitin en Tulsa, Oklahoma, el mes pasado, sugiriendo, como cualquier otra cosa, una oportunidad de comercialización masiva que el jefe de división puede estar perdiendo.

Algunos republicanos han intentado retroceder con anterioridad con aprensión sobre un paso que va en contra del dogma conservador del programa de entrevistas al encontrar formas de hacer que el uso de máscaras sea más políticamente aceptable. El líder de la minoría de la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, un republicano de California que es un fuerte aliado de Trump, sugirió que, al acercarse el Día de la Independencia, los estadounidenses deben mostrar su patriotismo con cubiertas rojas, blancas y azules. El senador Lamar Alexander, un republicano de Tennessee, ha estado resplandeciente con una máscara a cuadros que recuerda la camisa roja y negra que usaba cuando caminó por su estado y fue elegido gobernador hace décadas.

Un hombre desafía a la pandemia en Miami Beach 0:36

Trump todavía está en negación

El aparente cambio de Trump en el uso de máscaras probablemente no indica un cambio correspondiente en su negación sobre el empeoramiento de la crisis y la negativa a proporcionar un fuerte liderazgo presidencial.

En la misma entrevista de Fox Business, afirmó que «lo hicimos bien» con el coronavirus, una pandemia que inicialmente ignoró, luego manejó mal y politizó, y finalmente volvió a ignorar incluso con más de 127.000 estadounidenses que han muerto.

«Hicimos un gran trabajo. Se nos atribuye haber hecho un gran trabajo», dijo, antes de devolver sus típicas predicciones basadas en la fantasía sobre el virus.

«Estamos regresando de una manera muy fuerte … Y creo que vamos a ser muy buenos con el coronavirus. Creo que en algún momento eso simplemente desaparecerá. Espero,» dijo Trump.

Si el presidente no ha tenido una epifanía sobre el empeoramiento de la situación, que ha visto a casi la mitad de los estados desacelerar o pausar sus planes de reapertura, ¿qué podría motivarlo?

Si registrar nuevas tasas de infección, llenar hospitales y un promedio de 1.000 muertes de estadounidenses por día no puede hacer que tome la pandemia en serio, hay una cosa que aún podría ser: su impacto desastroso en sus esperanzas de reelección.

Está surgiendo una brecha dentro del círculo íntimo de Trump sobre si el presidente debe dirigir públicamente su atención al virus que ha estado ignorando durante días o continuar abriendo la economía, dijeron fuentes familiarizadas con el asunto a Jim Acosta, Jeremy Diamond y Kevin Liptak de CNN.

Varios de los principales asesores de Trump, incluido el jefe de gabinete Mark Meadows y el yerno Jared Kushner, han comenzado a preocuparse por las posibilidades de reelección del presidente y han instado a centrarse en la economía. Pero otros asesores creen que ha sufrido graves daños en medio de la pandemia.

«Hay bastante preocupación», dijo un asesor, describiendo al presidente como «frustrado» por las recientes encuestas que indican que Biden podría ganar las elecciones de noviembre por un amplio margen.


— Maeve Reston de CNN contribuyó a este informe.