CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Análisis

ANÁLISIS: Los aliados de Estados Unidos una vez parecían intimidados por China. Ahora responden con rara coordinación

Por Angela Dewan

(CNN) — El presidente chino, Xi Jinping, sorprendió al mundo con un discurso en Davos en 2017, defendiendo el libre comercio y la acción conjunta sobre el cambio climático, ya que el entonces presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, argumentó exactamente lo contrario. Podría haber sido un paso demasiado ambicioso por parte de Xi posicionar a China como el próximo líder mundial, pero también parecía una señal genuina de que Beijing se estaba comprometiendo con el orden internacional basado en normas.

Hoy, el calor en la habitación de Davos casi se ha ido.

La pandemia de coronavirus ha transformado el mundo y ahora algunos de los líderes que quedaron impresionados con la visión de Xi para China se quejan del secreto de estado de Beijing, la desinformación y el murmullo de los denunciantes durante las etapas iniciales del brote de coronavirus, acusaciones que el gobierno chino niega firmemente.

Beijing está acostumbrado a tales escaramuzas diplomáticas, pero algo ha cambiado: los países que una vez condenaron a China en voz baja se han vuelto más fuertes y sus acciones más audaces. Están coordinando claramente sus respuestas a China, buscando fuerza en los números.

Xi Jinping, fotografiado en Davos en enero de 2017.

Esta coordinación ha sido más evidente en sus fuertes reacciones a la imposición de China de una controvertida Ley de Seguridad Nacional, que socava la autonomía de Hong Kong, un estado que se suponía que estaría garantizado hasta 2047 por un acuerdo legal con el Reino Unido.

El lenguaje utilizado y las acciones tomadas por las potencias occidentales para condenar esta ley, en muchos casos, han sido las mismas.

Tome los Five Eyes (Cinco Ojos), una sociedad basada en inteligencia entre Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Canadá y Nueva Zelanda. Cuatro de sus miembros emitieron una rápida declaración conjunta condenando a China por aprobar la ley y defendiendo a Hong Kong como un «bastión de la libertad», en una muestra rara y abierta de unidad. Solo Nueva Zelanda se excluyó de la declaración.

El Reino Unido confirmó que abrirá un camino hacia la ciudadanía para los residentes de Hong Kong con derecho a un pasaporte británico de ultramar nacional, que incluye potencialmente alrededor de 3 millones de hongkoneses. El secretario de Asuntos Exteriores del Reino Unido, Dominic Raab, dijo que había planteado la cuestión de «compartir la carga» con los Five Eyes, si hay un éxodo masivo de la ciudad.

Australia ya ha extendido visas para hongkoneses en el país, también abriendo una ruta para la ciudadanía, mientras que Canadá busca formas de «impulsar» la migración desde la ciudad. Australia ha suspendido su tratado de extradición con Hong Kong, al igual que Canadá, mientras que Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelanda están revisando sus tratados.

Y el principal diplomático de la Unión Europea, Josep Borrell, también advirtió el lunes que el bloque coordina su respuesta, aunque dijo que aún no se había decidido nada concreto.

Los refugios seguros y las suspensiones de extradición han irritado a los funcionarios en Beijing, que han prometido contraatacar. Ya advirtieron a los estudiantes chinos que no viajen a Australia debido a los ataques discriminatorios contra los asiáticos, mientras que el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, le dijo al Reino Unido «que retroceda desde el borde» y «reconozca la realidad de que Hong Kong ha regresado a China».

Por supuesto, los países aliados probablemente han discutido sus estrategias de China durante años, pero esa acción concertada rara vez es tan evidente.

A principios de este mes se estableció una nueva alianza de legisladores de 16 países y la Unión Europea, llamada Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC, por sus siglas en inglés). Organiza acciones sobre China para que sus miembros promuevan en sus países. Sus miembros incluyen a los senadores estadounidenses Marco Rubio y Bob Menéndez, así como a legisladores del Reino Unido, Australia, Canadá, Suiza, Japón, la República Checa y Uganda, entre otros.

Manifestantes protestan contra la Ley de Seguridad Nacional en Hong Kong el 1 de julio.

Una de sus campañas actuales insta a los países miembros a abandonar los tratados de extradición con Hong Kong para proteger a las personas de las autoridades chinas. Otro insta a las naciones miembros a ofrecer a hongkoneses refugios a través de visas.

«Si ve que los países van más allá de las Naciones Unidas con los parlamentarios que ahora van más allá de las fronteras para crear un frente unido contra China, nunca he visto algo así. Eso es bastante notable», dijo Yuka Kobayashi, profesora asistente en China y política internacional en SOAS, Universidad de Londres, que asesora a gobiernos y organizaciones sobre China.

«Muchos países se acomodaron anteriormente a China, pero ya no», aseguró.

Señaló la forma en que varios países han prohibido a la compañía tecnológica china Huawei su infraestructura de internet de alta velocidad como otro ejemplo de esta unidad internacional sobre China.

«Si ahora están coordinados, representará serios desafíos para China».

El martes el Reino Unido prohibió al gigante tecnológico chino Huawei su red 5G, en una gran victoria para la administración de Trump, que ha presionado a los aliados clave de Estados Unidos para que lo hagan durante meses. Estados Unidos, Australia y Japón ya habían prohibido efectivamente, o planeado eliminar gradualmente, los productos de Huawei de su infraestructura inalámbrica de alta velocidad, preocupados de que permitir que la compañía ingrese a sus redes podría hacer que los datos personales sensibles sean vulnerables al gobierno chino.

Es posible que estas decisiones no se hayan tomado juntas, necesariamente, pero estas naciones estados observan de cerca las decisiones de los demás y, en algunos casos, siguiendo el ejemplo.

Huawei ha hecho todo lo posible para demostrar que no es un brazo del gobierno chino, alegando que nunca entregará datos personales a las autoridades chinas, pero algunos expertos dicen que podría estar legalmente obligado en ciertas circunstancias.
India también citó preocupaciones de seguridad cuando recientemente prohibió la plataforma de video de redes sociales TikTok y docenas de otras aplicaciones de propiedad china, a pesar de que la decisión fue vista en general como un acto de represalia luego de enfrentamientos mortales entre tropas indias y chinas en una frontera disputada el mes pasado. Estados Unidos estaría considerando una prohibición de TikTok por razones de seguridad.

China y el orden mundial

Con el ascenso extraordinario de China, Pekín ha estado dispuesto a asumir un papel de liderazgo en algunas de las instituciones en los cimientos del orden mundial actual. La rápida expansión económica del país está indisolublemente ligada a la globalización, por lo que obtener acceso a la Organización Mundial del Comercio y participar en el G20 son plataformas importantes para Beijing. La firma del acuerdo de París sobre el cambio climático también promovió las credenciales globales de China, particularmente a medida que Estados Unidos se retira.

Pero algunas de sus decisiones clave de este año muestran las limitaciones del compromiso de China con las normas mundiales. Beijing ha llevado su política exterior más asertiva a un nuevo nivel en los últimos meses, ya que el mundo sigue centrado en controlar la pandemia.

Sus recientes enfrentamientos en el Himalaya mataron a más de 20 soldados indios, en el primer ataque mortal en una frontera compartida en más de 40 años. India informó que decenas de soldados chinos también fueron asesinados, pero las autoridades en Beijing nunca confirmaron un número.

Los buques de la armada china también se han enfrentado a embarcaciones de otras naciones asiáticas en los mares del sur y el este, mientras que los supuestos ataques cibernéticos respaldados por Beijing en Estados Unidos y Australia solo han empeorado las relaciones. Beijing ha negado rutinariamente que el estado esté detrás de tales ataques cibernéticos.

Las acusaciones de ataques recientes contra las instituciones farmacéuticas y de investigación de EE.UU. que avanzan en el coronavirus fue para algunos un ejemplo contundente de lo difícil que puede ser censurar a China.

China es tan importante para la economía global que cada vez que se lanzan críticas al país, casi siempre se combina con un reconocimiento de la importancia de los lazos con China.

El director del FBI, Christopher Wray, quien culpó a China por los recientes ciberataques, dijo que el país era «la mayor amenaza a largo plazo para la información y la propiedad intelectual de nuestra nación y para nuestra vitalidad económica».

Pero al mismo tiempo dejó en claro que las relaciones con China eran increíblemente importantes.

«Enfrentar esta amenaza de manera efectiva no significa que no debamos hacer negocios con los chinos, no significa que no debamos recibir visitantes chinos, no significa que no debamos dar la bienvenida a estudiantes chinos o coexistir con China en el escenario mundial» afirmó.

«Significa que cuando China viola nuestras leyes penales y normas internacionales, no vamos a tolerar, mucho menos permitir».

Zhao, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, le dijo a CNN que las declaraciones de Wray equivalían a «mentiras políticas».

«Los comentarios de Wray muestran un desprecio por los hechos y están llenos de rumores políticos que exponen su arraigada mentalidad de la Guerra Fría y su sesgo ideológico», indicó Zhao.

Australia cambia su postura sobre China

Es un equilibrio que el mundo todavía lucha por resolver. China está tan integrada en la economía global que tiene una influencia envidiable durante las disputas, ya sea sobre comercio, territorios disputados, soberanía o ideología.

Nunca ha sido tan obvio. La pandemia de coronavirus destacó cuán profundamente depende el mundo de las cadenas de suministro de China para todo, desde los autos que manejamos, los medicamentos que tomamos y los teléfonos que usamos. También puso de manifiesto la dependencia de los países individuales de China para consumir exportaciones.

La interrupción ha obligado a gran parte del mundo a considerar la diversificación de sus cadenas de suministro y mercados de exportación.

Un empleado trabaja en barras de acero en una fábrica en Hangzhou, en la provincia oriental china de Zhejiang el 15 de mayo de 2020.

Australia es un buen ejemplo de esto. China es el mayor socio comercial de Australia. En 2018-19, el comercio bidireccional valió US $ 235.000 millones, más de 2,5 veces el de Japón, el siguiente socio más grande de Australia. China gastó $ 153,2 mil millones en exportaciones australianas, una participación del 32.5%.

Pero China, después de que Australia lideró los llamados para investigar los orígenes del coronavirus, Beijing impuso un arancel de 80,5% sobre las importaciones de cebada provenientes de ese país.

Eso es doloroso: China generalmente compra alrededor de la mitad de las exportaciones de cebada de Australia. Beijing también impuso aranceles a algunas carnes australianas y su embajador en Australia, Cheng Jingye, sugirió que los chinos podrían boicotear el vino, el turismo y las universidades australianas, en una entrevista con el Australian Financial Review.

El llamado del primer ministro australiano, Scott Morrison, para una investigación de coronavirus en los orígenes del virus es una rara muestra de liderazgo en asuntos globales de su país. También es sorprendente, porque la proximidad geográfica de Australia a China hace que la amenaza de un conflicto militar sea muy real.

De manera reveladora, Morrison anunció recientemente un aumento en el gasto de defensa.

«Queremos un Indo-Pacífico abierto y soberano libre de coerción y hegemonía. Queremos una región donde todos los países, grandes y pequeños, puedan interactuar libremente entre sí y guiarse por las reglas y normas internacionales», señaló.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha dicho en repetidas ocasiones que el país ha sido abierto y transparente en su trato con su brote de coronavirus.

No todos los países han sido tan audaces. La UE puede haber coordinado una respuesta a la Ley de Seguridad Nacional, pero ha tardado en actuar. En China, la alemana Angela Merkel parece no encontrar las palabras correctas: algunos líderes empresariales la han elogiado por su enfoque pragmático del país y por alentar una creciente relación comercial. Pero también ha recibido críticas en Alemania por ser demasiado blanda con China y por estar demasiado cerca de Beijing.

Aunque respaldó la promesa de la UE de una respuesta unida el lunes, también dijo que «no había razón para no permanecer en diálogo con China», informó Reuters.

Su dilema es comprensible. Dejando de lado el comercio, hay otros argumentos fuertes contra la alienación de China. El mundo necesita la cooperación de China con el medio ambiente: es el mayor emisor de carbono del mundo y ha estado dispuesto a participar en un esfuerzo global para combatir el cambio climático. Solo China puede proporcionar las respuestas a algunas preguntas sobre los orígenes del coronavirus, respuestas que según los expertos en salud podrían ayudar a prevenir otra pandemia.

Y si China desarrolla la primera vacuna contra el coronavirus, el resto del mundo sin duda querrá acceder a ella.

Apartar a China simplemente no es una opción realista. Pero gran parte del mundo está demostrando que está decidido a remodelar las relaciones con Beijing, manteniéndose unidos.